Diario y Radio U Chile

Año XII, 7 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Juan Luis Castro (PS) y arriendo de Espacio Riesco: “Probablemente va a terminar en la Justicia”

En conversación con nuestro medio, el diputado de la comisión investigadora COVID-19 aseguró que "hay muchos argumentos" para pensar que la contratación del recinto no fue a raíz de una necesidad del Estado, "sino más bien de una oportunidad que se gestó en condiciones irregulares".

Tomás González F.

  Martes 7 de julio 2020 18:07 hrs. 
El 7 de mayo el Centro Hospitalario Huechuraba comenzó a operar con 280 camas distribuidas en dos módulos. Sin embargo, según el contrato, el lugar estaba arrendado desde el 1 de abril. Foto: Agencia UNO.





La contratación del centro de convenciones Espacio Riesco para la habilitación del hospital de emergencia Centro Hospitalario Huechuraba (denominado así mientras sirva ese propósito) sigue sumando cuestionamientos. No solo la ciudadanía, sino que también la Contraloría General de la República y el Congreso Nacional tienen sus miradas puestas en la determinación que tomó el Ministerio de Salud y sus justificaciones.

Más aún luego de hacerse pública, a través de Diario y Radio Universidad de Chile, la cifra de $86 millones que gastó el Gobierno en el primer mes de arriendo, cuando aún no comenzaba a operar como complejo asistencial, una que dista bastante de lo que en principio se había anunciado por las autoridades sanitarias -en ese momento el ex ministro Jaime Mañalich- y también por el Presidente Piñera, quien aseguró que éste valor era menor a lo que le costaba un parlamentario al Estado.

Este antecedente se sumó a otros que ya conocía la comisión investigadora de la Cámara de Diputados encargada de indagar las responsabilidades del Gobierno en el manejo de la pandemia. Y es que la contratación de Espacio Riesco es uno de los temas que han acaparado la atención de la instancia y es por esto que, en entrevista con nuestro medio, el diputado socialista y miembro de la comisión, Juan Luis Castro, advirtió que su trabajo podría derivar en tres escenarios: una acusación constitucional, una presentación en la Justicia o sanciones administrativas de la Contraloría.

¿Qué le parece esta cifra de $86 millones por el arriendo en el mes de abril?

“Son cifras muy onerosas, no tienen que ver con la realidad anunciada, ni menos con lo que el país presupuestó y se dijo por la autoridad de Salud en su minuto que era el valor real de este verdadero elefante blanco, porque ni merece el costo que está teniendo para el país, ni ha tenido la utilización que se había prometido, ni tampoco surgió como parte de una necesidad, sabiendo que hoy día existen residencias sanitarias para los casos menos graves de gente que tiene que estar confinada, ni tampoco para los casos graves, que se atienden en los hospitales en Unidades de Cuidados Intensivos”.

¿Cuál es su sospecha?

“Aquí la sospecha recae en que hubo un buen negocio y, por lo tanto, es parte, precisamente, de lo que estamos indagando en la comisión investigadora de la Cámara de Diputados que ya recibió el contrato, pero no solamente el contrato porque falta que el subsecretario de Redes Asistenciales haga llegar todos los indicadores de utilización, todos los protocolos, toda la capacidad instalada que se agregó, en equipamientos, en ventilación, oxígeno, monitores, camas, y que significó, además del gastó por el arriendo del terreno, un costo adicional del Ministerio de Salud”.

El diputado del Partido Socialista y ex presidente del Colegio Médico, Juan Luis Castro. Foto: Agencia UNO.

El diputado del Partido Socialista y ex presidente del Colegio Médico, Juan Luis Castro. Foto: Agencia UNO.

También se ha sabido de un vínculo con la FIDAE, que se realizaría en el mismo lugar y que fue cancelada el mismo día que se celebró el contrato con la Subsecretaría de Redes Asistenciales. ¿Qué le parece eso?

“Este es un hecho muy bochornoso, yo lo encuentro un escándalo, porque se abrió una oportunidad de negocios precisamente cuando ese Espacio Riesco, el mismo día que se contrató por vía directa y no por licitación, desahució la FACH el contrato que tenía con ellos por la FIDAE que estaba en Espacio Riesco por una similar a la que está pagando el Ministerio de Salud, si uno multiplica por el tiempo que se iba a usar.

De algún modo genera una duda muy profunda. Cómo el Estado, a través de la Fuerza Aérea, autoriza la FIDAE cuando ya había alerta sanitaria (estoy hablando en el mes de febrero). El mismo día que rescinde el convenio de la FACH lo toma el Ministerio de Salud, con esta cifra que hoy estamos conociendo. Y por último, la práctica, en estos cuatro meses, ha demostrado que nunca tuvo sentido hacer un arrendamiento de ese valor, en un recinto que no reunía las condiciones y no ha prestado uso, de hecho, a los enfermos que se había indicado que iban a requerir la utilización de Espacio Riesco.

O sea, hay muchos argumentos para pensar que esto fue una operación financiera, pero no a partir de una necesidad del Estado de tener un lugar de esas características, que lo ha suplido el resto de la infraestructura hospitalaria, sino más bien de una oportunidad que se gestó en condiciones irregulares y que vamos a investigar”.

A raíz de lo que han podido conocer en la comisión investigadora COVID-19 y lo que fue el propósito inicial, ¿cuál es su evaluación del Centro Hospitalario Huechuraba?

“A éstas alturas no ha habido capacidad de que alguien diga cuál es el sentido práctico que tiene tener todavía el Espacio Riesco funcionando, qué enfermos son los que están ahí. Nadie está dando un reporte concreto de la tasa de ocupación, ni tampoco del personal ni las condiciones en que eso se está operando en la actualidad. Esto va a ser parte de los requerimientos que ya iniciamos desde la comisión investigadora, porque hay un cuestionamiento real de la legitimidad que tuvo esta operación financiera y del costo económico-social que está teniendo un arrendamiento privado para un establecimiento público, cuando no se requería y cuando nadie imaginaba que se iba a hacer tan impracticable desde el punto de vista real el uso de ese recinto”.

El 7 de mayo el Centro Hospitalario Huechuraba comenzó a operar con 280 camas distribuidas en dos módulos. Sin embargo, según el contrato, el lugar estaba arrendado desde el 1 de abril. Foto: Agencia UNO.

El 7 de mayo el Centro Hospitalario Huechuraba comenzó a operar con 280 camas distribuidas en dos módulos. Sin embargo, según el contrato, el lugar estaba arrendado desde el 1 de abril. Foto: Agencia UNO.

¿Piensa que no era necesaria la contratación entonces?

“No era necesario finalmente, así los hechos lo demuestran. Es un hecho totalmente reprobable y que probablemente va a terminar en la Justicia ordinaria”.

¿Quién es el responsable?

“Si uno advierte como se hizo y cómo se gestó, esto fue anunciado por el ex ministro de Salud. Fue en acuerdo con el Presidente de la República. Si usted me pregunta a mí, el responsable final de esa contratación políticamente hablando es el señor Presidente de la República. Quien materialmente firmó el contrato es el señor ministro de Salud y el subsecretario de Redes Asistenciales, pero la decisión de hacer la contratación fue visada por el Presidente de la República. Por lo tanto, tiene una responsabilidad obvia en la génesis de esa contratación”.

Usted señala que esto probablemente va a terminar en la justicia ordinaria, ¿piensa tomar acciones legales usted como diputado o la comisión evalúa acciones de otro tipo?

“Estamos en etapa de recopilación de antecedentes, no descarto ninguna acción legal o administrativa. Sería precipitado de mi parte anunciar algo que todavía está en pleno proceso de recopilación, pero todo apunta a que va a desembocar finalmente en alguna de estas áreas: ya sea en una acusación constitucional de la Cámara de Diputados al ex ministro de Salud; o en una denuncia a Tribunales, en lo penal; o en las acciones administrativas de la Contraloría, que está investigando también el caso. Alguna de ellas o todas ellas”.