Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Guillermo Holzmann: “Colombia está viviendo algo similar a lo que pasó en Chile con el estallido social”

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el analista internacional Guillermo Holzmann sostuvo que el asesinato de Javier Ordoñez vino a ser la gota que rebalsó el vaso en una población colombiana cansada del sistema político y económico del país.

Camilo Villa J.

  Jueves 10 de septiembre 2020 20:15 hrs. 
Holzmann





Un saldo de diez muertos y más de dos centenares de personas heridas dejaron las manifestaciones registradas, la madrugada de este jueves, en distintas localidades de Bogotá, Colombia.

No fueron manifestaciones pacíficas, sino un enfrentamiento directo con la policía que, la madrugada del miércoles, matara al abogado Javier Ordoñez luego de numerosas descargas eléctricas mediante pistolas taser y luego de un prolongado tiempo de asfixia que hacen recordar el bullado caso de George Floyd en Estados Unidos.

El evidente abuso policial desencadenó una ola de indignación que se materializó con distintos atentados en contra de la institución de orden, incluyendo destrucción de edificios, vehículos y símbolos.

La población clama por justicia y por una profunda reforma a las fuerzas de orden, involucradas permanentemente en casos de abuso policial. El mismo presidente Iván Duque manifestó que “tenemos que exigir que se apliquen sanciones oportunas, objetivas y, por supuesto, producto de rigurosas investigaciones”.

policia

Sin embargo, las violentas protestas registradas en la capital colombiana revelan una frustración mucho más profunda. En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el analista internacional Guillermo Holzmann sostuvo que el asesinato de Javier Ordoñez vino a ser la gota que rebasó el vaso en una población colombiana cansada del sistema político y económico del país.

“Ahí hay un proceso que, finalmente, con la muerte de este abogado, termina generando el punto de inflexión o la gota que rebalsó el vaso, con una violencia que se vivió este miércoles que contenía un sentido orientado hacia la desestabilización del sistema político y económico en la medida de que no responden a las demandas ciudadanas que abriga este proceso”.

Y claro, el experto manifestó que el país cafetero vive en un ambiente de permanente violencia donde, incluso, las autoridades son cómplices. Violencia que no es menor, pues los dirigentes sociales asesinados son pan de cada día, además de los conflictos de guerrillas y paramilitares. permeado todo por el flagelo de las drogas.

Ante la reacción de la población colombiana, Holzmann puntualizó en que el país ha entrado en una crisis, la cual tiene similitudes con la del estallido social de Chile, en octubre del 2019.

“Lo que Colombia está viviendo hoy es algo similar a lo que pasó en Chile con el estallido social del 18 de octubre, tanto en términos de coordinación, de focos territoriales, de la protesta violenta más allá de la movilización social, y de la movilización social en sí, hay muchas similitudes con lo sucedido acá”.

Por lo mismo, el experto avizora que el conflicto en Colombia está lejos de apagarse y que si no llega la justicia demandada, la ola de indignación irá creciendo en un país que ya ha tenido numerosos instantes de protesta nacional.

¿Cómo queda el presidente Iván Duque ante este escenario? Holzmann aseguró que, por ahora, sigue teniendo un cierto respaldo de una parte de la población y de las Fuerzas Armadas, pero no cabe duda de que su imagen está totalmente debilitada. De cómo se resuelva el asesinato de Javier Ordoñez y como sea capaz de frenar el descontento social, dependerá el piso de su gestión.

“Iván Duque fue electo y, en virtud de ese respaldo, tiene una legitimidad de origen que, sin embargo, se ha ido debilitando en el tempo. Hasta ahora mantiene su legitimidad institucional, y yo diría que también de una parte de la sociedad colombiana, pero eso se ha ido debilitando a causa de una pérdida de confianza respecto de la capacidad del Gobierno de Duque. Este es un tema que quedará presente en lo que resta de la semana y también durante la próxima, sobre todo respecto de las decisiones y efectividad de la Justicia, así como de la capacidad de generar un control y una conducción creíble de Gobierno”.

Desde ya, las miradas internacionales están puestas en Colombia. Incluso desde la ONU advirtieron que seguirán el caso para evitar eventuales irregularidades. “Todo uso excesivo de la fuerza que desconozca los principios internacionales antes citados, debe ser investigado, juzgado y sancionado de manera oportuna e independiente”, sostuvo Juliette de Riveros, representante en Colombia de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.