Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

La otra pandemia

Durante los últimos días, incluso durante las últimas horas, la preocupación y el temor a las consecuencias de un cambio climático que por momentos se torna incontrolable, profundiza la certeza de que esta nueva circunstancia global, como una segunda pandemia, pareciera haber llegado para quedarse. El punto es que en este caso, las vacunas han llegado tarde, mal o… nunca.

Luis Hernán Schwaner

  Lunes 2 de agosto 2021 16:28 hrs. 
inundacionchina

Cientos de muertos en China por inundaciones, incontrolables incendios forestales en Grecia, Italia y Turquía, temperaturas sobre los 40 grados centígrados en varios otros países del hemisferio norte, rápido descongelamiento de la capa de hielo en Groenlandia, calores veraniegos en pleno invierno austral de América. Es el trágico avance del cambio climático.

Como una muestra de lo sucedido en varios puntos del lejano oriente, el balance actualizado de los daños dejados por las inundaciones del 20 de julio y días posteriores en el centro de China arrojó hoy nuevas cifras: 302 muertos y 50 desaparecidos, una cifra que no es definitiva. La mayoría de las víctimas fatales se produjo en la capital de esa provincia, Zhengzhou, ciudad de 12 millones de habitantes situada a orillas del río Amarillo. Al menos 39 de ellas perdieron la vida en zonas subterráneas, incluyendo garajes, túneles y una línea de metro que se inundó casi completamente y en la que perecieron 14 personas. En tres días cayeron 617 litros de lluvia por metro cuadrado en la capital de Henán, una cantidad que prácticamente iguala la media todo un año. La tromba de agua y el desbordamiento de los ríos obligó a desplazar a áreas seguras a más de 200.000 personas y sobre 1,2 millones resultaron afectadas de una u otra manera por un temporal que desbordó todas las medidas de protección. 580.000 hectáreas de tierras de cultivo fueron afectadas por el desastre meteorológico.

Por su parte Grecia está siendo afectada por “la peor ola de calor desde 1987”, afirmó este lunes el primer ministro Kyriakos Mitsotakis, en una jornada en la que la temperatura debería alcanzar los 45 grados centígrados en algunas regiones. Mientras los incendios forestales siguen extendiéndose en numerosas zonas del país, informaba esta tarde Reuters. El termómetro va a seguir disparado y se espera temperaturas de hasta 44 grados centígrados a lo largo de la semana. Este panorama ha llevado a las autoridades griegas a alertar a sus ciudadanos a cuidar y controlar el consumo de  electricidad, disparado por los aparatos de aire acondicionado, lo que ha llevado al sistema al límite de su capacidad de servicio. Los bomberos griegos están haciendo frente a un centenar de incendios en las últimas 24 horas, incluido un gran siniestr en la isla de Rodas, frente a las costas de Turquía.

Precisamente allí, en la otra orilla del Mar Egeo, Turquía lucha contra llamas que devoran desde hace seis días el suroeste del país, y que ya causaron ocho muertos. Las llamas amenazan las ciudades de Antalya, Bodrum y Marmaris, donde cientos de turistas y de residentes han sido evacuados. Los residentes y turistas llegados de vacaciones a Turquía han huido de los centros vacacionales afectados en pequeñas embarcaciones o convoyes de automóviles y camiones, mientras muchos aldeanos han perdido sus hogares y animales de granja. Solamente en la provincia de Mugla, unas 10.000 personas fueron evacuadas, según el ministro del Interior, Suleyman Soylu.

Mientras tanto, en el norte de la bota itálica comenzó a llover el martes 27 de julio y no escampó hasta recién tres días después. Tan intensa fueron las precipitaciones sobre la región lindante con la frontera sur de Suiza, que los vecinos tuvieron que refugiarse donde mejor pudieron porque el agua anegó sus casas, arrasando con varias de ellas. Los tres días de lluvias incesantes dejaron un paisaje devastado, en el que el barro que descendía de las montañas lo cubrió todo, arrastrando escombros y árboles que quedaron desparramados por doquier en las otroras ordenadas calles y caminos de una de las zonas más bellas, turísticas y lujosas de Italia, el entorno del célebre lago Como. Y en Sicilia, incendios han afectado también a bares y restaurantes en las playas de la isla, obligando a las autoridades a llamar a una movilización de emergencia y a examinar las condiciones de seguridad, al mismo tiempo que el primer ministro italiano, Mario Draghi, ha declarado el estado de movilización nacional y activado el sistema de protección civil. Bomberos confirmó el fin de semana que se detectaron 162 incendios, 124 de ellos forestales y 38 en zonas urbanas.

En otro extremo del planeta, en Groenlandia, una ola de calor que implica más de 10 C° por encima de las normas habituales en el verano boreal provocó un episodio de derretimiento masivo del hielo, advirtieron los glaciólogos. Sólo desde el miércoles pasado, cuando se llegó a medir 23,4 grados en el norte de este territorio siempre cubierto de permafrost y hielo milenario, el casquete glaciar que cubre el vasto territorio ártico ha perdido unos 8 mil millones de toneladas cada día.

Y en Santiago de Chile, donde en plena mitad del invierno soportamos una prolongada sequía y bajísimos índices pluviométricos, la tarde de este lunes el termómetro llega a los 27,5°C cuando son las 15,30 hrs. y termino de escribir este informe.