Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Cambio climático: ¿Nuevo pan nuestro de cada día?

Muertos, desaparecidos, destrucción material casi sin límites, desolación. Es el panorama dejado por un reguero de desastres que han afectado de modo cada vez más significativo a diversas comunidades humanas a lo largo y ancho del planeta. Son, definitivamente, zonas y territorios castigados de modo implacable por un cambio climático que no da tregua. Frente a ello, Costa Rica brinda un gran ejemplo. Y una esperanza.

Luis Hernán Schwaner

  Jueves 29 de julio 2021 16:25 hrs. 
afganistan

Aparte del incontenible avance militar de los talibanes por estos días, Afganistán sufre otro tipo de inundación. Son las aguas que bajan en torrente por las laderas de las desérticas montañas. Las lluvias inesperadas y diluvianas se han llevado decenas de vidas y fueron dejando a su paso otras decenas de desaparecidos, así como pueblos y aldeas destruidas hasta sus cimientos debido a lo precario de sus construcciones. Es el atraso material en un Afganistán que llora la tragedia ocurrida en el distrito de Kamdesh, zona controlada por los talibanes. Allí, en un pueblo pastoril levantado a base de casas de barro y caña brava, unas 40 personas murieron, 150 están desaparecidas, animales murieron enterrados en el fango y 80 viviendas fueron destruidas por las repentinas inundaciones que irrumpieron tumultuosas en la provincia de Nuristán, al noreste de Afganistán, según anunciaron las autoridades locales este jueves. Más tarde, Saeed Momand, portavoz del gobernador de Nuristán, corrigió el número de víctimas fatales y dijo que ya son 60 las almas que se han llevado las mortales crecidas.

Con sólo horas de diferencia y en otro punto de la inmensidad del Asia, lluvias torrenciales con desbordes de ríos dejaban casi 100 muertos, contabilizados sólo hasta el mediodía de este jueves 29 de julio. Esta vez se trataba de la provincia de Henán, en el centro de la República Popular China. Allí, las calles se convirtieron en fuertes corrientes, arrastrando a personas, vehículos y todo tipo de restos materiales; en algunas localidades, el agua llegó hasta el primer piso de los edificios. Agreguemos a esos datos que solamente entre el 17 y el 22 de julio, 39 ciudades de Henan han sido azotadas por lluvias que sobrepasaron la mitad de su media anual.

Como consecuencia directa, en sólo cuestión de horas el nivel de las inusitadas lluvias causó la rápida crecida de los ríos circunsantes que se desbordaron, sobrepasando completamente la capacidad de evacuación de un sinnúmero de centros poblados donde las calles se convirtieron en poderosas corrientes líquidas, mientras vehículos y personas eran arrastradas por las riadas. Como si lo anterior fuera poco, las autoridades chinas alertaron este jueves que algunas regiones del país continuarán siendo afectadas por eventos climáticos extremos aún durante buena parte del próximo mes de agosto.

Frente a los drásticos cambios climatológicos que se están sucediendo cada vez con más asiduidad en distintas latitudes planetarias, así como de sus desastrosas consecuencias, otros países buscan preservar el planeta que heredamos intentando suprimir una de las mayores fuentes causantes de esta -pareciera- incontrolable devastación a la que los seres humanos hemos sometido a nuestro entorno.

El trata de Costa Rica, un territorio de 55 mil km2. en el istmo centroamericano (superficie equivalente a menos de la mitad de la región de Antofagasta), que consolida su liderazgo internacional en materia ambiental impulsando un pionero proyecto de ley para prohibir de modo definitivo la exploración y explotación petrolera y de gas natural, así como la eliminación a perpetuidad del uso de combustibles fósiles en su territorio. Para ello parten desde un punto favorable, porque actualmente en el país “tico” la exploración y explotación petrolera se encuentra prohibida hasta el año 2050; pero, al mismo tiempo, es feble porque pende de un solo hilo.

Se trata de un decreto presidencial que fijó dicha proscripción hace ya un tiempo atrás, pero que podría ser revocado por cualquier futuro mandatario si lo considerase oportuno. Por ello, el actual Gobierno del presidente Carlos Alvarado está impulsando la prohibición definitiva de los combustibles fósiles de su territorio por medio de una ley que lo fije inamoviblemente. A cambio, el proyecto de ley presentado al Parlamento por el mandatario, propone una batería de alternativas energéticas en un país que, como Costa Rica, posee en su pequeño riquísimo territorio casi el 10% de la biodiversidad del planeta.

Así y todo, existe aún otro punto de vista que resulta conveniente y hasta provechoso tener en cuenta. Lo expresó la costarricense ex secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Christiana Figueres, quien, además, lideró la negociación del acuerdo de París. “Se trata de proteger al Estado de una negativa inversión en tecnologías que van en caída y que van llegando a su fecha de vencimiento a nivel global”, declaró.

Como para tenerlo en cuenta.