Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 19 de agosto de 2022

Escritorio

Epidemióloga María Paz Bertoglia y situación de Ómicron a nivel mundial: “Es muy preocupante”

La presidenta de la Sociedad Chilena de Epidemiología recomendó mantener el uso de la mascarilla adquiriendo aquellas de mejor calidad; limitar el contacto de personas en "burbujas familiares"; persistir en el lavado de manos y a tener precaución con aquello que se consume en el marco de las celebraciones.

Diario UChile

  Miércoles 22 de diciembre 2021 19:34 hrs. 
La académica de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, María Paz Bertoglia.

Compartir en

En conversación con la periodista Juanita Rojas y Claudio Medrano en la primera edición de Radioanálisis, la epidemióloga y académica de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile María, Paz Bertoglia, abordó el llamado que realizó la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre suspender las fiestas de fin de año dada la amenaza que representa la variante Ómicron en el mundo cuya propagación ha demostrado ser más rápida que la variante Delta, según indicó el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Una aprensión que compartió Bertoglia en cuanto el escenario internacional ha dado cuenta de la capacidad de transmisibilidad que tiene esta cepa. “En una semana se han incrementado los casos en la región de África en más de un 50 por ciento y eso es muy preocupante, también en la región de Pacifico Occidental se han aumentado también en un porcentaje importante y lamentablemente en África vemos que ha aumentado el porcentaje de fallecidos por esta enfermedad”.

Por este motivo la epidemióloga consideró importante el acento que pone la OMS para efectos de evitar que el aumento de contagios se suscite en otras partes del mundo y en la región de las Américas, “que ha sido muy golpeada por esta pandemia”, señaló.

“Lo que queremos es elevar un poco la percepción de riesgo porque sabemos que hay una gran preocupación de que eso pueda suceder en otras regiones como en la nuestra“, afirmó. Una situación que sería compleja para el país, añadió, en cuanto el sistema de salud se encuentra permanentemente en alta tensión. En ese sentido un aumento de los casos significará un alza significativa de la letalidad, no sólo por Covid sino además por las atenciones que quedan rezagadas por el virus, explicó.

“Nuestro país y nuestra región tiene una alta carga epidemiológica de otras enfermedades de base, esta pandemia se nos instaló arriba de una pandemia que es peor, de obesidad, de hipertensión, de cuadros diabéticos, de tabaquismo y también de inequidades que son sociales y estructurales que te pueden explicar distintas respuestas de las personas ante las estrategias sanitarias”.

En esa línea la académica consideró que las medidas colectivas que se adopten contra la diseminación deben ser proporcionales a los riesgos y de manera escalada con la finalidad de que “la ciudadanía entienda y pueda tomar decisiones basadas en los riesgos percibidos pero también en los riesgos reales”, como es la exposición al contagio en un mundo altamente globalizado, indicó, en el que las personas “viajan con los virus”. Una relación que en Isla de Pascua se tradujo a la detección de nueve personas contagiadas tras el arribo de un vuelo con 231 pasajeros, residentes de la zona el pasado 15 de diciembre.

Frente a esos escenarios, Bertoglia recalcó la importancia de “venir con identificaciones tempranas de los casos, de aislamiento, cuarentena de los casos confirmados y seguimiento de los pacientes para poder darles atención (…) En el caso de Isla de Pascua creo que esto funcionó muy bien porque se identificaron a tiempo y esperamos que no haya casos secundarios en base a esa identificación temprana”.

Respecto a los eventos masivos de fin de año, la recomendación de la académica fue a robustecer las prácticas que son efectivas contra el contagio como mantener el uso de la mascarilla, adquiriendo aquellas que sean de buena calidad; limitar el contacto de personas en “burbujas familiares”,  lo que también agilizaría el proceso de trazabilidad y cuarentena en la eventualidad de contagio; persistir en el lavado de manos y tener precaución con aquello que se consume en el marco de las celebraciones.

Sin perjuicio de lo anterior, la académica señaló que el escenario epidemiológico, tal como advierte la OMS, puede variar, lo que ameritaría volver a instalar el discurso sobre aplanar la curva, “de tratar de mantener los casos por debajo de este umbral de ocupación hospitalaria para que se le pueda dar atención a las personas. Una vez que sobrepasamos ese umbral, ponemos en riesgo a todo el país”, advirtió Bertoglia.

Consultada por la capacidad de Ómicron sobre infectar a personas vacunadas o recuperadas de Covid-19, la especialista explicó preliminarmente que la variante que sigue circulando mayoritariamente en el mundo sigue siendo Delta con más del 96 por ciento de las vigilancias genómicas que dan respuesta a esta cepa. Si bien las vacunas son efectivas frente a la variante de mayor presencia para proteger tanto de la infección como de cuadros graves de Covid, los estudios realizados a Ómicron, por otro lado, han dado cuenta de una reducción de la capacidad de las vacunas para reducir el riesgo de infección, explicó.

“Estamos viendo que por ahora ciertos datos preliminares indican que se podría mantener la protección contra los cuadros graves, contra la hospitalización y contra morir por Covid, que es una de las tareas que tiene la vacuna que es más importante (…) Esto se está estudiando pero por ahora la indicación es que tenemos que seguir vacunándonos y no solamente a nosotros, tenemos que preguntarnos por qué surgen estas variantes, que surgen en países donde las coberturas de vacunación son bajas y por lo tanto no sólo tenemos que preocuparnos de lo que está sucediendo en nuestro país si queremos evitar más variantes de propagación importante“, señaló.

De ese modo, Bertoglia subrayó la necesidad de establecer un apoyo colectivo para enfrentar la nueva variante a modo de proporcionar el acceso a la vacuna a quienes no lo tengan y a mantener en Chile la alta tasa de vacunación con refuerzos hacia las personas con déficit inmunitario y adultos mayores.

Síguenos en