Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 14 de agosto de 2022

Escritorio

Consejo Asesor Covid-19 llama a adoptar nuevas medidas por rebrote del virus: Contempla pasar a la modalidad de teletrabajo “en todos los ámbitos a la brevedad”

En atención al rebrote del virus, la instancia recomendó al gobierno adoptar diez medidas entre las que cuentan la reducción de los aforos en los recintos privados, disminuir a siete días el aislamiento de casos leves y activar los planes de respuesta de la red asistencial en todos los niveles.

Maria Luisa Cisternas

  Sábado 15 de enero 2022 10:09 hrs. 
ICOVID

Compartir en

El Consejo Asesor Covid-19 remitió una minuta a las autoridades de salud que contempla diez recomendaciones a adoptar en atención al rebrote del virus. El informe aborda la irrupción de Ómicron en el mundo señalando respecto a la variante que “ha marcado un hito en la dinámica de la pandemia y su manejo”. Asimismo que “el impacto social secundario a la ocurrencia de miles de casos diarios ha sido enorme, amenazando la capacidad de los países para mantener el funcionamiento básico de la sociedad y obligándolos a revisar sus políticas de aislamiento y cuarentenas”.

En cuanto a los antecedentes de Ómicron, la instancia indicó que “la información disponible sugiere que se trata de una variante altamente transmisible, que compromete principalmente la vía aérea superior y que genera menos casos graves que otras variantes”. 

“De hecho, los países que presentaron las olas iniciales de Ómicron reportaron aumentos importantes en hospitalizaciones por Covid-19 sin repercusión relevante aún en el uso de camas críticas ni en la mortalidad debida a Covid-19″, añaden en la misiva.

Asimismo, se sostuvo que “la experiencia más reciente, sugiere que la historia natural de la ola de Ómicron tiene un rápido declive, por lo que comprendería en total un período variable de 6 a 8 semanas, condicionando a que las decisiones para su manejo deban ser tomadas rápidamente y reevaluadas en un corto período de tiempo”.

En atención a lo anterior, el consejo sugiere al gobierno adoptar las siguientes diez medidas.

En primer lugar se llama a priorizar las actividades de Testeo, Trazabilidad y Aislamiento (TTA) “en brotes epidémicos o en situaciones en que el comportamiento de los casos sea distinto a lo observado (letalidad, gravedad, poblaciones afectadas inusuales, etc)”.

También se propone “reducir los aforos en sitios de reunión cerrados (restaurantes, fiestas, discotecas, sitios de culto, gimnasios, etc) en todo el país y de una vez. No hacerlo comuna a comuna”.

Además se recomienda la “fiscalización estricta del cumplimiento de exigencia del pase de movilidad en todos los sitios de reunión cerrados. Se recomienda que se haga con cobertura de medios, de modo que con pocas fiscalizaciones se impacte a todos”.

Por otro lado, se instó a “pasar a la modalidad de teletrabajo todo lo posible en todos los ámbitos a la brevedad pues reducir el número de personas que se desplazan y que se juntan debe disminuir la transmisión”.

Del mismo modo se requiere “focalizar la comunicación de riesgo en el autocuidado, respeto por el aislamiento y cuarentenas, evitar aglomeraciones y favorecer actividades al aire libre. Evitar el mensaje que “esta ola es menos agresiva -o ideas similares- que disminuyen la percepción de riesgo en la comunidad”.

En sexto lugar se llamó a “simplificar la indicación de aislamiento para hacer más factible su cumplimiento. La propuesta que ha concitado mayor consenso a nivel de distintos actores es disminuir a 7 días el aislamiento de casos leves en personas que cuenten con su pase de movilidad activo al momento del diagnóstico. Según el avance del conocimiento y habiendo conocido la experiencia de países que están acortando el aislamiento a 5 días, se podrá revisar esta indicación”.

Adicionalmente se indica que se debe “monitorizar la dinámica del número de consultas en Servicios de Urgencia, hospitalizaciones y uso de camas críticas como los indicadores más relevantes del impacto de la pandemia durante la ola por Ómicron. Esto significa revisar el rol del recuento de casos diarios y la política nacional de testeo. Una alternativa es establecer centros centinelas a nivel nacional, con financiamiento estable y que permitan contar con información representativa de la actividad comunitaria de la pandemia y continuar las evaluaciones de efectividad de las vacunas. Además, si esto logra consenso, se deberá ajustar la estrategia de trazabilidad, pasando a un sistema descentralizado liderado por las Seremis de Salud, con o sin el apoyo de aplicaciones informáticas”.

Además, se consideró sustancial “establecer precozmente centros fijos de testeo gratuito y con amplio acceso a la población sin barreras burocráticas en locales cercanos pero distintos a los servicios de salud existentes, por ejemplo cerca de los Servicios de Urgencias. Esto ayudará a descongestionar las atenciones en salud. Los test deben ser con resultados rápidos y con instrucciones de autocuidado en el momento de entrega de resultados que es un momento de alta motivación. Aumentar los testeos en sitios móviles en sitios de alta concurrencia de la población (ferias, accesos al Metro, centros comerciales), como son los BAC actualmente”.

Se apremió también “activar los planes de respuesta de la red asistencial en todos los niveles, en especial dado que el brote ocurre en un sistema en que el personal se encuentra en períodos de vacaciones”.

En décimo lugar se señala que “la opinión de consenso es continuar realizando todos los esfuerzos necesarios para vacunar rezagados con el objetivo de tener a la mayor proporción posible de la población con esquemas primarios de vacunación completos y sus primeros refuerzos administrados”.

Síguenos en