Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 27 de junio de 2022

Escritorio

Egon Montecinos y Estado regional: “Hay una lectura muy deshonesta de dejar entrever que se está incubando una especie de federalismo encubierto”

El director del Centro de Estudios Regionales de la Uach valoró la aprobación de la mayoría de los artículos emanados por la Comisión de Formas de Estado en la Convención y aseguró que hay apreciaciones infundadas al interior del órgano redactor en cuanto más de una norma visada en el pleno este miércoles, preserva el carácter unitario del Estado.

Maria Luisa Cisternas

  Viernes 18 de febrero 2022 12:04 hrs. 
egon 3

Este miércoles fue el turno del informe de la Comisión de Formas de Estado de pasar la prueba de los 2/3 en el pleno de la Convención Constitucional. Una jornada de votación extensa tal como sucedió en el caso de la Comisión de Sistemas de Justicia este martes, y que resultó con la aprobación de 28 de los 36 artículos del insumo entregado por la instancia coordinada por Jeniffer Mella (FA) y Adolfo Millabur (PP.OO).

Así los y las convencionales visaron entre otras disposiciones el artículo uno que dispone que Chile es un “Estado Regional, plurinacional e intercultural”, una norma por la cual reclamaron en el hemiciclo los y las constituyentes de la derecha en la Convención arguyendo que la fórmula desestabiliza el carácter unitario del Estado y que finalmente consistía en un “federalismo encubierto”. No obstante, al evaluar estas afirmaciones, el director del Centro de Estudios Regionales de la Universidad Austral (CER-UACh), Egon Montecinos, en conversación con nuestro medio, las consideró como caricaturas.

Bajo su parecer, las premisas que sostienen que el Estado regional es un federalismo encubierto carecen de fundamento. Esto considerando que el propio artículo uno del informe preserva la unidad del Estado en su redacción. Del mismo modo, el artículo quinto, al hablar de las autonomías de las entidades territoriales, “precisa muy bien que en ningún caso el ejercicio de esta autonomía que se reconoce en el marco del Estado Regional podrá atentar en contra del carácter único e indivisible del Estado de Chile ni permitirá la secesiones territoriales“, recalcó.

“¿Qué es lo novedoso en esta definición de Estado regional? Que se da un paso adicional de las clásicas autonomías institucionales que tiene Chile en regiones y comunas. Una autonomía institucional en una comuna es el Municipio, el Municipio es un ente autónomo, una institución autónoma en la región es el Gobierno Regional, pero hoy día se da un paso más en esta definición, se dice ‘mire el Municipio y el Gobierno Regional van a gobernar un territorio autónomo que se llama región y comuna en este caso’, pero esa definición de autonomía no se da en el marco de un Estado federal, se da en el marco de un Estado Unitario entonces hay una lectura de muchos intelectuales y académicos muy deshonesta de dejar entrever que lo que se está incubando es una especie de federalismo encubierto o federalismo mañoso”, criticó.

Abundando en el Estado Regional, Montecinos explicó esta es una forma de Estado intermedia entre las clásicas definiciones constitucionales de Estado unitario y las clásicas definiciones de Estados federales, la que tiene una larga data de al menos 70 años y que viene de una discusión de cómo hacer coincidir las autonomías territoriales. Una aproximación de ese modelo, indicó, es lo que se puede observar en países como Italia, España y en el caso del sur global, en Colombia.

“Es un Estado intermedio que reconoce que las regiones, o las autonomías en el caso de España, tienen un derecho político de autogobernarse pero en el marco de una unidad nacional, es decir, en el marco de una Constitución única, en el marco de un sistema judicial único, en el marco de un Congreso único de donde surgen las leyes y se aplican a todos y todas las personas que habitan una misma nación”.

La diferencia entre los Estados Regionales de otros países en el mundo con el modelo que está adoptando Chile, es la profundidad que empujó la Comisión de Formas de Estado de la Convención en cuanto a las atribuciones de carácter legislativo, señaló. Un paso sustantivo que se quiso dar cuando se busca relevar la consolidación de un país intercultural, bajo el parecer de Montecinos, pero que no logró convencer a los 2/3 de los y las convencionales en términos de las Asambleas Legislativas Regionales. Los artículos asociados al alcance de estas instancias retornaron a la Comisión para ser revisadas, y dentro de lo que proyectó el académico, mejoradas para modificar la arista legislativa. 

“Los artículos que efectivamente fueron cinco relacionados con las Asambleas Legislativas Regionales no establecían cuestiones con leyes civiles o penales, es decir no son como los Congresos en los Estados Federales. Este es un modelo que por ejemplo se usa en Colombia pero con menos atribuciones de las que allí se están planteando. En Colombia existen las asambleas departamentales que no tienen carácter legislativo, tienen carácter normativo. Si acá el problema básicamente es que esta asamblea le pone el adjetivo legislativo al regional y eso ha generado discusión, ciertos fundamentos. Yo creo que es una discusión abierta“, sostuvo.

Y es que a su juicio, en el seno de la Comisión de Formas de Estado, se adoptarán calificativos como “asamblea regional” o “política regional” o bien, “autonómica regional”, en lugar de las Asambleas Legislativas Regionales.

Aquilatando el avance del trabajo de la Comisión de Formas de Estado, el ex intendente de la Región de Los Lagos señaló que la autonomía que ha propiciado la Convención es sustancial en virtud de que se puedan formular políticas públicas que son de interés de un territorio en particular, señaló, considerando que “Chile tiene un conjunto de requerimientos que son territoriales en el marco de una política nacional que no da respuesta probablemente a las necesidades que se requieren en materia de agua, de protección medioambiental, de ordenamiento territorial, de disparidades territoriales, zonas apartadas o previsión de salud y educación“, indicó.

“Hay muchas y variadas intensidades que, en este marco de las autonomías, se persiguen, es decir, que se le dé mucha más fuerza a la Municipalidad y a los Gobiernos Regionales, mucha más fuerza que la que actualmente tienen, con recursos fiscales, con potestad de elaborar políticas públicas, con un mínimo de financiamiento y que los ministerios también se pongan a disposición de estas políticas públicas y que no impongan políticas públicas al territorio que muchas veces no les hacen sentido. A modo de ejemplo ¿Se ha preguntado el centro político, Santiago, si todas las comunas del país tienen los recursos y las capacidades para implementar la ley de tenencia responsable de mascotas? Hay muchas comunas del país que no pueden implementar una política pública que es nacional”.

Así las cosas, aseguró que la discusión en torno al Estado Regional aún no está zanjada bajo el entendido de cómo se llevará a la práctica. “Ahí hay dos posiciones, la posición uno es si lo que tenemos actualmente como institucionalidad se va a reforzar con más competencias, atribuciones y recursos, y la posición dos es si lo que tenemos más mucho más democracia va a ser lo que va a conducir a la práctica el Estado Regional, pero esa discusión en la práctica aún no se ha dado“, sostuvo, aludiendo a los argumentos que ha esgrimido en la derecha de la Convención sobre que lo aprobado este miércoles en el pleno de la Convención radicará en aumento del gasto público en un contexto donde se mantendrá la recaudación.