Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 28 de junio de 2022

Escritorio

Declaración pública

Columna de opinión por Académicos por Palestina
Martes 22 de marzo 2022 14:41 hrs.



El día 18 de marzo se ha publicado una declaración del Senado Universitario de la Universidad de Chile acerca del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, la cual nos parece que no está a la altura de una institución que promueve el pensamiento crítico complejo y la diversidad de perspectivas. En efecto, se hace eco del discurso mediático mainstream, promovido principalmente por el gobierno de los EEUU y sus aliados, que apunta irreflexivamente a la demonización de una de las partes en conflicto, Rusia, a la vez que la victimización de la otra, el gobierno de Ucrania. Es por ello que, como Académicos por Palestina, declaramos lo siguiente:

  1. Solidarizamos con el pueblo ucraniano, que hoy está siendo sometido a diversas violencias y es la gran víctima de esta guerra, así como solidarizamos igualmente con todos los pueblos del mundo que sufren ocupaciones militares y castigos colectivos, partiendo por casa, con el pueblo mapuche; con el pueblo palestino, yemení, libio, iraquí o sirio, entre otros. Vale la pena recordar que esto es algo que ha sostenido también el Presidente Gabriel Boric en el programa “Las caras de la moneda”.
  2. El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, bien se sabe, no se debe simplemente a un deseo expansionista del presidente ruso Vladimir Putin, sino también a las provocaciones que desde hace décadas llevan a cabo los EEUU y la OTAN hacia Rusia, incorporando a la alianza militar occidental a la mayoría de los países de Europa del Este que colindan con Rusia, incluyendo la instalación de bases militares estadounidenses con misiles apuntando hacia el territorio ruso.
  3. La crisis de refugiados que está provocando dicho conflicto, es por cierto muy lamentable y merece toda nuestra reprobación, pero del mismo modo, la merecen también las crisis de refugiados que han provocado los conflictos en Siria, Yemen, Palestina o Iraq, respecto de los cuales nunca hemos visto una declaración similar proveniente desde el Senado Universitario.
  4. El discurso mediático mainstream y la actitud de los países de la Unión Europea y los EEUU muestran un doble estándar respecto del deber de asistencia a refugiados, así como de la legitimidad de la resistencia de los pueblos ocupados. Así, por ejemplo, vemos cómo los refugiados ucranianos son recibidos con todas las facilidades mientras que no vimos la misma actitud respecto de los refugiados sirios o de los inmigrantes africanos que se han desplazado hacia territorio europeo por necesidad, con lo que se advierte una clara discriminación racial. Al mismo tiempo, se observa una valoración y ensalzamiento de la resistencia ucraniana como legítima, mientras las resistencias de pueblos como el mapuche o el palestino son tratadas bajo la categoría de terrorismo.
  5. Durante el desarrollo del conflicto, hemos visto cómo Rusia, Ucrania y la OTAN han confiado en Israel un rol de “mediador”, lo que constituye una de las mayores ironías de la historia, considerando que este país se ha constituido a partir de una colonización y limpieza étnica sobre Palestina y su pueblo y que, al día de hoy, mantiene un régimen de apartheid y un hostigamiento sistemático hacia los palestinos, lo que ha incluido asesinatos diarios, demoliciones de casas, confiscación de tierras y asedio permanente, lo que ha sido constatado por informes de Human Rigths Watch y Amnistía Internacional. De modo que Israel carece absolutamente de legitimidad para mediar en un conflicto de las características como el actual en Ucrania.
  6. Por todo lo anterior, consideramos que los conflictos bélicos y la solidaridad internacional con respecto a los mismos, se deben abordar con una perspectiva de universalidad de los DDHH, sin un doble estándar dependiendo de dónde tienen lugar y el origen racial de quienes los sufren. Asimismo, se debe atender a la profundidad y multiplicidad de las causas de dichos conflictos, teniendo en cuenta que en el tablero geopolítico no existen “buenos y malos”, sino potencias que compiten por el poder y, en este sentido, los EEUU no son menos responsables de lo que ocurre en Ucrania que la misma Rusia.

Académicos por Palestina

Nota editorial: La declaración de los académicos es una respuesta a la siguiente publicación del Senado Universitario:

foto-senado-universitario-

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.