Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 17 de agosto de 2022

Escritorio

Rusia y Ucrania: Antecedentes históricos y políticos para un debate (Segunda Parte)

Columna de opinión por Svetlana Agaltsova
Martes 5 de julio 2022 10:35 hrs.


Compartir en


La operación especial

Las razones de la operación militar

  1. Incumplimiento de los términos del Memorándum de Budapest sobre Ucrania como Estado sin armas nucleares y con un territorio libre de la presencia de la OTAN.

A pesar de los acuerdos firmados, desde 2014 en Ucrania se registraba la presencia real de los asesores militares de la OTAN que entrenaban no solamente al contingente del ejército regular ucraniano sino también a los combatientes de los batallones Azov y Aidar cuya ideología era la ideología del nazismo desatado.

Ahora, en el medio de la guerra, la admisión de Ucrania a la OTAN se ve poco probable. Pero antes de conflicto, de esta admisión se hablaba como de un hecho consumado. La expansión de la OTAN hacia el este, con sus bases militares en las regiones limítrofes con Rusia representaba una amenaza real para la seguridad del país. Sería lo mismo que la presencia de las bases militares rusas en México, por ejemplo.

Además, en octubre del año pasado Zelensky anunció el inicio de su programa nuclear. El deseo de Kiev de reiniciar la fabricación de armas nucleares era evidente. Durante primeras semanas del conflicto en los medios de comunicación rusos aparece la información de que el Reino Unido proporcionó a Zelensky materiales o tecnologías para crear su propia bomba nuclear. Lamentablemente, no podemos estar seguros, si esto es cierto o si se trata de una desinformación deliberada para provocar a Putin.

  1. Otra causa importante de la operación militar fue la probable producción de armas biológicas en Ucrania.

Según Igor Kirillov, el Jefe del Departamento de Defensa Radiológica, Química y Biológica de la Federación Rusa, había una red de más de 30 laboratorios biológicos en el territorio ucraniano. Los trabajos se realizaban bajo el auspicio del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Uno de los objetivos de esta investigación científica fue estudiar virus y bacterias, capaces de transmitirse a los humanos, específicos para la región de Rusia y Ucrania, y también potenciar sus propiedades patógenas mediante métodos de biología sintética.

El 8 de marzo, la subsecretaria de Estado de EE. UU., Victoria Nuland, de hecho reconoció existencia de laboratorios biológicos en Ucrania donde se realizaban investigaciones. Según ella, Washington trataba de hacer todo lo posible para que aquellas instalaciones no hubieran caído bajo el control de los rusos. Sin embargo, al día siguiente, el Pentágono informó que esta información no era cierta.

Los representantes del Pentágono se apresuraron a destruir las muestras, porque entendían que si esas últimas caerían en las manos de los expertos rusos, se confirmaría una violación de la Convención sobre la Prohibición de las Armas Biológicas por parte de Ucrania y los Estados Unidos.

  1. La tercera causa de la operación especial es siguiente. En el mes de febrero Moscú recibe la Información confirmada (se trata de las copias de los documentos firmados) sobre la ofensiva inminente del ejército ucraniano en el Donbass, planificada para el mes de marso. Un ataque masivo que tenía el objetivo de acabar definitivamente con las repúblicas de Donetsk y Lugansk, con sus gobiernos y con la población que apoya a estos gobiernos. Es decir, con la mayoría de la etnia rusa. La segunda etapa de esta ofensiva sería recuperación de Crimea.

Rusia decidió atacar preventivamente. Al menos, así lo explica presidente Putin. Puede discutirse si Rusia pudo esperar el inicio de la ofensiva ucraniana, luego responderla y así justificar su intervención. Putin argumenta que, atacando primero, se salvaron las vidas de decenas de miles de civiles.

Tampoco podemos saber si de verdad se preparaba este ataque de Ucrania a Donbass, si Ucrania atacaría en realidad o si se trata de otra provocación de la Inteligencia del Occidente contra Putin.

Los objetivos declarados por la parte rusa

  1. Proteger a la población de Donbass. Yo lo considero más como una justificación ideológica de la operación militar.
  2. Desmilitarización de Ucrania. Poner fin a la expansión de la OTAN hacia el Este, evitar la aparición de sus bases militares en los territorios limítrofes con Rusia.
  3. Denazificación de Ucrania.
  4. Creo que también hubo otros objetivos aunque no hubiesen sido declarados. Está claro, por ejemplo, que para Rusia es muy importante tener un corredor terrestre que la conecte con la península de Crimea.
  5. Es evidente que sería imposible realizar estos planes sin cambiar el gobierno en Ucrania, sin llevar al poder un gobierno leal a Rusia.

¿Algo salió mal? ¿Se equivocó Putin?

Se planeó una operación relámpago, una operación que duraría un par de semanas. El plan se basaba en una idea que el pueblo y el ejército de Ucrania apoyarían a Rusia.  No resultó. La operación se convirtió en una guerra prolongada, Rusia se quedó empantanada en Ucrania.

¿Algo salió mal? ¿Se equivocó Putin? Se puede suponer que la información que recibía Putin en los meses anteriores de la operación especial estaba incompleta. O que tuvo lugar una desinformación deliberada. Esto nos hace pensar en la posibilidad de la existencia de una quinta columna, agentes de Occidente, en el entorno de Putin.

La situación actual

Lo más importante de último periodo fue la rendición de casi 2000 combatientes del batallón nazi Azov en la acería de Mariúpol. ¿Por qué es tan importante?  1. Mariúpol queda ahora en la retaguardia del ejército ruso. Eso da la posibilidad de reorganizar las fuerzas para operar en otros frentes. 2. Por otra parte, el fin de los combates permite formar un corredor terrestre que unirá el este y el sur de Ucrania con Crimea.

Ahora las tropas rusas continúan su avance rodeando la ciudad de Severodonetsk para cerrar un bolsón con 16.000 efectivos ucranianos. El comandante en jefe del ejército ucraniano solicitó permiso al presidente Zelenski para evacuar a estos efectivos del lugar. Para evitar que pase nuevamente lo que pasó en Mariúpol. Y sí, hay índices de cierta desintegración del ejército ucraniano. A pesar del tremendo apoyo del occidente en plata y armas, hay problemas graves con el déficit del contingente. La gente no quiere ir a la guerra y morir.

Así que el conflicto se está convirtiendo en una guerra interminable y estancada. Las potencias occidentales están empantanadas en Ucrania, igual que Rusia. Ambas partes están empantanadas.

Perspectivas y consecuencias probables

Ahora es difícil pronosticar algo. Hay que tenerlo muy claro que solo la gente de la inteligencia tiene acceso a la información más o menos confiable. Pero podemos hablar de los modelos probables de cómo va a desarrollar esta crisis dependiendo de quién gane en el conflicto.

  1. Puede ser muy probable que el territorio de la Ucrania actual estará dividido en las zonas de influencia de Rusia, Polonia, Hungría y Rumania con la anexión a estos países de las regiones correspondientes.
  1. Pero en el caso de empantanarse demasiado Rusia en el conflicto, también existe una posibilidad del estallido social o golpe de Estado en propia Rusia y probable división del país en las zonas de influencia de EE.UU., Europa, China y Turquía. Como consecuencia, la pérdida de la soberanía económica y, en el peor caso, de la integridad territorial.
  1. Ahora en los medios de comunicación mundiales se discute mucho el tema de la posibilidad del conflicto nuclear.

Las opiniones de los expertos están divididas. Por ejemplo, el secretario de Defensa de los EE. UU., Lloyd Austin, en una entrevista con Fox News, dijo que la guerra nuclear es poco probable y enfatizó que no creía en tal escenario.

Por el contrario, el jefe adjunto del Consejo de Seguridad de la Federación Rusa, Medvedev, cree que la decisión de Biden de enviar a Kiev los sistemas de los misiles de largo alcance podría provocar un enfrentamiento directo y abierto entre Rusia y la OTAN. En este caso, el conflicto puede convertirse en nuclear.

Creo que ningún político o gobierno tomaría esta decisión abiertamente. Pero ¿Cómo podemos descartar la posibilidad de una provocación?

¿Cuándo termina la guerra?

Por un lado, el Occidente va a intentar prolongar la guerra hasta que, según sus planes, caiga Putin. Eso les daría una posibilidad de formar en Rusia un gobierno títere. Un gobierno que abriría a Occidente el acceso a nuestros recursos y, por supuesto, destruiría nuestro complejo militar-industrial. El envió de armamentos y millones de dólares a Zelenski es para lograr precisamente este objetivo. Aquí no se trata de ganas de salvar ni al pueblo ucraniano, ni a Ucrania como estado.

Por otro lado, la guerra puede continuar hasta que se agoten los recursos que el Occidente está dispuesto y que Rusia puede invertir en este conflicto. O va a aparecer algún factor externo. Por ejemplo, se va Biden y los republicanos llegan al poder en los Estados Unidos. En cualquier caso, la guerra no puede durar años. Todo debe terminar antes.

La situación humanitaria en Ucrania ya es demasiado difícil y el mecanismo de movilización comienza a fallar.

En Europa y en Estados Unidos la inflación seguirá aumentándose, y esto es inevitable. Estos países gastan entre 10 y 15 mil millones de dólares al mes para financiar la guerra en Ucrania. No podemos olvidarnos también del problema de millones de ucranianos refugiados en Europa.

Es probable que en algún momento (y todo indica que muy pronto) las partes prefieran negociar entre sí mismos dejando a Ucrania fuera del diálogo. Además, nadie cree en la posibilidad de un acuerdo político entre Rusia y Ucrania. Probablemente, eso va a pasar al nivel de relaciones entre Rusia y el Occidente.

A finales de este año, con el inicio del frío del invierno, todo debería aclararse.

Svetlana Agaltsova es historiadora de la Universidad Lomonosov de Moscú

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.