Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 12 de abril de 2024


Escritorio

Gobernador Ricardo Díaz: “El gran problema lo tenemos con la gran cantidad de personas que ingresaron el año pasado”

En medio de la crisis migratoria, la máxima autoridad de Antofagasta comentó la necesidad de impulsar un sistema de control biométrico que permita identificar a personas con antecedentes delictivos y actualizar la legislación sobre la materia.

Diario UChile

  Miércoles 14 de diciembre 2022 9:15 hrs. 
ricardo díaz

Compartir en

En conversación con la primera edición de Radioanálisis, el gobernador de Antofagasta, Ricardo Díaz, se refirió a la crisis migratoria que enfrenta el norte del país y que se ha profundizado en las últimas semanas a propósito de la llegada del verano que, según la autoridad, ha fomentado la llegada de personas a las fronteras.

Díaz comentó que, pese a esta situación, “ese flujo se ha regulado mucho más. Por lo menos en mi región hay presencia de militares, de Carabineros y por lo menos se están utilizando los pasos habilitados”.

No obstante, señaló que “el gran problema lo tenemos nosotros con la gran cantidad de personas que ingresaron el año pasado”, por lo que destacó la necesidad de crear un sistema que permita catastrar a esos migrantes, cuya identidad aún es desconocida. “No tenemos idea de qué es lo que están haciendo, muchos de ellos los vemos en situación de calle, tomándose plazas, veredas, viviendo en parques y eso es lo que va generando esta sensación de inseguridad”, dijo.

“Muchos de ellos vienen con documentos que no son reales. Entonces, es necesario un control biométrico de la persona, que se le tome la huella digital, que se identifique y que estos registros se comparen a través de Interpol (Policía Internacional) con antecedentes que vengan de los otros países para saber cuál es la condición y si están delinquiendo o no”, añadió.

También consideró esencial entregar mayores facultades a los encargados de migración regionales para entregar respuestas rápidas a este fenómeno, destacando que “hemos encontrado que en algunas personas hay delitos de alta connotación pública, han sido pillados in fraganti y ahí debiera correr el poder generar expulsiones mucho más rápidas. Eso es una dinámica que tiene que ver con este país tan centralista, que en el fondo todo se le tiene que preguntar a Santiago”.

Por otra parte, insistió en impulsar una coordinación entre los demás países de la región y aseveró que “la percepción es que han ingresado algunas bandas que están generando daño, que están generando comercio. Aquí ha aumentado el delito de trata de personas, ha aumentado el narcotráfico, por lo menos en mi región se han incautado mucha más cantidad de droga de lo que se incautó el año pasado, el 60% de las drogas del norte grande se están incautando en mi región, esas son situaciones que preocupan”.

En cuanto a la aprobación de la Cámara de Diputadas y Diputados al proyecto que establece la expulsión del país como pena sustitutiva para migrantes, el gobernador Ricardo Díaz sostuvo que “si se busca que el reglamento de esa ley permita la factibilidad de que sea mucho más rápido, dotando de facultades a los encargados regionales, creo que es muy buena medida. Pero si va a ser una medida que la decisión final se va a tomar en Santiago, vamos a tener que estar esperando las regiones a que se dignen a tomarlas, ahí eso puede ralentizar un poco las cosas”.

Asimismo, la autoridad local planteó que “no debiéramos tener un enfoque solamente punitivo, debiéramos también tener un enfoque preventivo. Tenemos muchas personas en situación irregular acá en el país, no todos los que entraron vienen a delinquir, sabemos que hay personas que están trabajando, pero la ley de migraciones nuestra la verdad es que quedó muy mala”.

En esa línea, apuntó que “un catastro que hicimos como gobierno regional desde agosto a diciembre tomando PCR, medimos 45 mil migrantes que entraron a nuestra región. Esos migrantes que ingresaron de manera irregular, para poder regularizarse y poder aportar, incluso, automantenerse y que no sean un gasto del Estado, no lo pueden hacer porque tienen que devolverse a su país y pedir un ingreso a través del consulado”.

“Ahí tenemos una situación real de muchos migrantes que se tienen que regularizar y que se tiene que buscar una forma de hacerlo. Si tenemos personas en situación de calle lo más probable es que terminen delinquiendo”, expresó.

Síguenos en