Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 22 de junio de 2024


Escritorio

Jorge Magasich sobre la Unidad Popular: “Es el momento donde las clases populares han tenido más poder adquisitivo”

El historiador presentó esta semana los volúmenes III y IV de la Historia de la Unidad Popular. En su contenido aborda las medidas más trascendentales del gobierno de la UP, el rol de la Democracia Cristiana y la intervención de Estados Unidos.

Diario UChile

  Viernes 25 de agosto 2023 20:06 hrs. 
Jorge Magasich

Compartir en

Como el momento donde las clases populares han tenido mayor poder adquisitivo calificó el doctor en historia y profesor en el Institut des Hautes Etudes des Communications Sociales de Bruselas, Jorge Magasich, al período que denomina como “la primavera de la Unidad Popular”.

En conversación con la primera edición de Radioanálisis, el autor de los volúmenes III y IV de la Historia de la Unidad Popular, que presentó esta semana, detalló que a partir de 1971 se decretaron una serie de medidas, entre ellas indultos a 50 militantes del MIR y el VOP que estaban presos o en clandestinidad, se disolvió el grupo móvil de Carabineros que cargaba contra las manifestaciones y los “guanacos” de la época fueron destinados a repartir agua en poblaciones, además se dio prioridad a la construcción de la Línea 2 del Metro.

Sin embargo, las medidas económicas Magasich las destacó como las más cruciales. “Los salarios más bajos, los que ganaban menos de un vital fueron aumentados, todo el mundo fue aumentado según la inflación de 1970 que fue un 35 por ciento, pero los que ganaban menos de un vital mínimo fue 45 por ciento y los que ganaban entre uno y dos 38 por ciento, aumentaron también las asignaciones familiares”, declaró.

“Con todos estos beneficios en conjunto, el ministro de Hacienda, Américo Zorrilla, calcula que un trabajador casado, padre de tres hijos, sus ingresos pasaron de 540 a 960 escudos, es una cifra que él dio en la época. Entonces, el año 71 fue efectivamente la primavera porque los desposeídos viven mucho mejor”, aseguró. 

Con una inversión del 59 por ciento del Producto Nacional en los sectores populares, el historiador definió que es el momento donde han tenido más poder adquisitivo efectivamente”. 

Paralelo a esas iniciativas, Magasich destacó la nacionalización del cobre como “la medida económica más trascendente del siglo XX, trascendente por lo que aportó al país, aportó 115,000 millones de dólares de 1971 a 2020, son cifras de Codelco”. 

Chile sin eso sería un país pero mucho más empobrecido, otra cosa es cómo se gastaron, pero llegó ese dinero al Estado chileno”, añadió. 

En cuanto a la relación de la Democracia Cristiana con el gobierno de la Unidad Popular, el doctor en historia dio cuenta que “los roces comienzan a fines de diciembre de 1970 cuando Allende presenta el proyecto de nacionalización de los bancos, que los bancos se hicieran por compra de acciones a través de la Corfo. La Democracia Cristiana quiere que sean empresas de trabajadores, después en ese período llega a la directiva Narciso Irureta que ya era más duro y, hay algo que hay que decirlo, en enero de 1971 Estados Unidos destina a la oposición chilena, pero eso era sobre toda a la Democracia Cristiana, un millón 240 mil dólares“. 

En relación al destino de ese monto de dinero, el historiador lo calificó como “un hoyo negro de la historia de Chile porque está el documento desclasificado, que lo consulté, todo dice sí mandamos este dinero a la Democracia Cristiana, pero ¿quién lo recibió en la Democracia Cristiana? Bueno, Sergio Ossa que fue el ministro de Defensa de Frei después en otros documentos desclasificados aparece agradeciendo la ayuda”. 

“Pero yo creo que era imposible que la directiva no se enterara que estaban circulando sumas colosales de dinero y que eso se destinaron a una campaña electoral en aquellas elecciones municipales extremadamente agresivas contra el gobierno de Allende”, agregó Magasich.

En relación a la incidencia de Estados Unidos en nuestro país, precisamente por ese financiamiento, el doctor en historia aseguró que las primeras intervenciones comienzan el 64′ en apoyo a la candidatura de Eduardo Frei y luego en las parlamentarios del 69‘, según documentos no solo de la CIA sino otras instituciones como las embajadas.

“En las elecciones del ’70 no apoyan a ningún candidato pese que Agustín Edwards quería, pero disciplinadamente acató, pero sí financian una campaña anti Allende, una campaña del terror donde estaban esos afiches donde aparecían tanques soviéticos frente a La Moneda y que no tuvo el mismo efecto que el 64″, declaró.

En cuanto a las instrucciones que da Nixon sobre el golpe de Estado, el historiador anunció que “fue inducido por dos influencias, una fue Agustín Edwards que aterrizó en Estados Unidos dos días antes y dio un informe a la CIA que es conocido porque la CIA tomó nota y después lo depositó, y otro fue una reunión de Frei, el presidente, con un viceministro de Educación de Estados Unidos en Viña del Mar, donde le pide que lleve un mensaje a Nixon y le dice mira, ‘dígale, por favor, que hay 98 posibilidades sobre 100 que en menos de 2 años Chile va a ser una nueva Cuba'”.

Consultado sobre cómo interpreta que hayamos llegado a un momento donde la democracia no sea un consenso mínimo, Magasich declaró que circulan dos afirmaciones. “La primera es que todavía estamos metidos en esto después de 50 años pero la respuesta es clara, lo que pasa es que estamos viviendo en la sociedad que estructuró el golpe de Estado, estamos en la sociedad que resultó de esto, entonces los resultados del golpe de Estado lo están viviendo todos los chilenos todos los días porque se impuso un proyecto a través de la violencia”, señaló.

“Ahora otra cosa que me gustaría decir es que dicen que Allende no se decidió a llegar a un acuerdo con la Democracia Cristiana. La DC estaba controlada por un grupo que estaba siendo financiado y varias veces desde Estados Unidos, ese grupo no iba a hacer una política contraria a la que quería Estados Unidos, ese acuerdo era imposible”, señaló. 

En ese sentido, el historiador afirmó que “lo que Aylwin exigía era que todos los ministerios o casi todos los subsecretarios, las altas funciones de la administración pública, o sea la Corfo, el Banco Central, etcétera, pasaran a manos de militares y ellos hicieron una política y esa política tenía que ser tomar medidas contra el ala izquierda, o sea, contra el Partido Socialista y el MIR, o sea, le estaba pidiendo a Allende que quebrará la Unidad Popular, traicionar a su partido y se transformara en una especie de monigote, una figura decorativa rodeado de militares”.

Sin embargo, para Magasich “Allende sí se decidió, Allende decidió que no iba a hacer esto, decidió no renegar de los proyectos sociales que encarnó durante dos épocas y que es necesario preservar la unidad del movimiento popular. Ahora tomó la decisión que probablemente sus críticos de hoy día no querían, pero yo creo que tienen que reconocer que sí tomó una decisión”. 

Revisa la entrevista completa acá:

Síguenos en