Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 12 de julio de 2024


Escritorio

Kandisnky y Miramar nunca debieron construirse: Fundación Defendamos la Ciudad entrega lapidaria revisión del PRC de Viña del Mar

El presidente de la organización, Patricio Herman, dijo que "la Dirección de Obras Municipales de la comuna cometió el garrafal error de otorgar los permisos definitivos", a pesar de que las construcciones violaban la normativa local vigente.

Diario UChile

  Lunes 18 de septiembre 2023 12:33 hrs. 
socavón

Compartir en

La Fundación Defendamos la Ciudad realizó una revisión del Plan Regulador Comunal (PRC) de Viña del Mar y determinó que los edificios Kandisnky y Miramar, edificaciones afectadas por los socavones, se construyeron con permisos que violaron las regulaciones de la comuna, pasándose por alto las indicaciones del instrumento que determinan qué y dónde se puede construir.

La organización emitió un comunicado en el que exponen el detalle del PRC de Viña del Mar, en el que señalaron que en la zona V3, misma área en donde se localizan los edificios de viviendas que no pueden ser habitados por riesgo latente en sus estabilidades, las edificaciones no pueden ser verticales.

El Plan Regulador Comunal establece que en dicha zona se fijan las alturas máximas para edificaciones aisladas, las que se determinan de acuerdo a las rasantes establecidas en la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (OGUC), destacándose que la misma normativa local también fijó las condiciones topográficas en el sentido de que las edificaciones en esa área deben ser escalonadas.

Asimismo, se observó que en la zona V3 se habla de “densidad neta máxima: 1.300 habitantes por hectárea”en circunstancias que las densidades son solo brutas o netas sin agregados, conforme la misma OGUC.

A la luz de este análisis el presidente de la Fundación Defendamos la Ciudad, Patricio Herman, sostuvo que “la Dirección de Obras Municipales (DOM) de Viña del Mar para esos proyectos cometió el garrafal error de otorgar los permisos y recepciones definitivas, en conocimiento de que la normativa local vigente exige construir edificaciones escalonadas en terrenos con pendiente máxima igual o superior a 29°, cuando superen los 7 metros de altura”, lo que se refleja en el Decreto Alcaldicio N° 10.949, de 2002, publicado en el Diario Oficial 13 de diciembre de 2002.

“Más de alguien del establishment podría sostener que las normas contenidas en ese PRC son interpretables o bien que las mismas están mal redactadas, lo cual se debería dilucidar más adelante en la búsqueda de la verdad, pero por ahora, por transparencia, se debe dar a conocer esta información para que las autoridades municipales y del gobierno central  resuelvan a la brevedad las penurias que están padeciendo las familias que residen en los edificios afectados por los socavones”, afirmaron en el comunicado.

Herman, también manifestó que “los inversionistas que construyeron estos edificios en altura, con el acuerdo tácito de la DOM de Viña del Mar, decidieron alterar la morfología del territorio dunar para transformar sus terrenos como si fueran planos, pues vulnerándose la topografía existente sus edificios pudieran construirse verticalmente, enmarcándose con este burlesco ardid, en las permisivas normas contenidas para las edificaciones aisladas”.

Según la organización, “de lo anterior se deduce que hay motivos más que suficientes para que la alcaldesa Ripamonti, superiora jerárquica del DOM, Julio Ventura, la Seremi de Vivienda y Urbanismo de la Región de Valparaíso y la propia Contraloría General de la República, adopten las medidas correctivas que procedan y se apliquen las sanciones que en derecho corresponden, ya que esos edificios aislados en altura nunca se debieron construir en el sector V3 del PRC de Viña del Mar“.

“En este deplorable episodio, los actores privados que levantaron temerariamente sus edificios no pueden desentenderse del problema, pues sus arquitectos y otros profesionales conocen muy bien el marco regulatorio aplicable. Por lo tanto, tendrán que asumir todos los costos asociados a sus incorrectas decisiones comerciales”, destacaron desde la Fundación Defendamos la Ciudad.

Síguenos en