Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 28 de mayo de 2024


Escritorio

Alejandra Mohor por casos de corrupción en la PDI: “Daña fuertemente la disposición de las personas a acatar la ley”

"Desde el Paco Gate comenzamos a ver que nuestra policías no solo cometían errores, sino que también podían desarrollar estructuras más o menos organizadas para verse involucradas en hechos de corrupción", sostuvo la investigadora de la CESC.

Diario UChile

  Lunes 25 de marzo 2024 16:34 hrs. 
Alejandra MohorAlejandra Mohor

Compartir en

La investigadora del Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana (CESC) de la Facultad de Gobierno de la Universidad de Chile, Alejandra Mohor, se refirió al “caso Filtraciones”, que hoy tiene al ex director de la PDI, Sergio Muñoz, en prisión efectiva, y el efecto que este episodio ha tenido en las policías.

En conversación con la primera edición de Radioanálisis, la académica sostuvo que “desde el Paco Gate comenzamos a ver que nuestra policías no solo cometían errores, sino que también podían desarrollar estructuras más o menos organizadas para verse involucradas en hechos de corrupción“.

En esa línea, Mohor afirmó que cuando dos directores de la Policía de Investigaciones se encuentran imputados “eso no solo daña la fe pública, no solo daña la confianza en las instituciones, sino que también daña fuertemente la disposición de las personas a acatar la ley y ese es justamente el problema que colma los noticieros a diario. ¿Por qué tenemos más delitos y son más violentos? Porque la disposición de las personas a cumplir con la norma está amenazada”.

Producto de las características organizacionales de las policías, principalmente en Carabineros, la investigadora señaló que “la corrupción administrativa es aquella que se ve facilitada, primero la encontramos en los procesos internos de la organización, y que se ve facilitada por estas formas orgánicas, entonces cuando pensamos en la obediencia, en el mando, porque todas las instituciones policiales deben algún nivel de obediencia a sus superiores, todas tienen alguna estructura organizativa jerárquica, el problema aquí es la limitación a las posibilidades de ir en contra del mando”.

Es decir, que “cuando estamos frente a instituciones que tienen grados de militarización importantes en sus estructuras organizacionales, sin lugar a dudas que contribuyen a que la forma de operar, el mecanismo para defraudar al fisco, para apropiarse de los dineros públicos que tuvo Carabineros, sea posible. Utilizas el mando para defraudar“.

“Cuando actúan para proteger a la institución en desmedro de la protección de la ciudadanía y de la sociedad, que es su tarea, es cuando este espíritu de cuerpo y estas estructuras institucionales se vuelven perversas para los fines que nos interesan. Entonces, se pasa de brindarse apoyo mutuo a amparar proteger y encubrir incluso no solo hechos de corrupción sino que crímenes propiamente“, añadió.

A modo de reflexión, Mohor afirmó que “lo que no hemos hecho en Chile es fortalecer realmente los mecanismos de supervisión y rendición de cuentas de las instituciones tanto internas como externas. Nuestras policías siguen siendo quienes en primera instancia toman una decisión y el Ejecutivo las ratifica, pudiendo emitir comentarios sugerencias de mejorar, pero no hay una corresponsabilidad respecto de las decisiones sobre los procesos”.

Tenemos problemas en las instituciones porque no la conocemos y en buena medida porque son instituciones bastante herméticas, han tenido que ir abriéndose porque -por cierto- no le ha quedado mucha alternativa. El Ejecutivo con mucha timidez se ha atrevido a entrar como si sintiera eso un lugar que no corresponde. En circunstancias que es la representación de la característica más importante del Estado moderno; el monopolio de la fuerza legítima. Si no estamos allí estamos entregando nuestra responsabilidad social mayor”, zanjó.

Revisa la entrevista completa acá:

Síguenos en