Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 26 de junio de 2022

Escritorio

Demanda marítima

Evo Morales presenta memoria en La Haya: “Salida al mar es un tema multilateral”

Bolivia presentó su memoria de demanda marítima contra Chile ante la Corte Internacional de la Haya. En la ocasión, el presidente Evo Morales manifestó tener confianza y afirmó que “el mar para Bolivia con soberanía es un tema multilateral”. Por contraparte, el canciller chileno, Heraldo Muñoz, señala que el libelo “carece de fundamento jurídico”.

Tania González

  Martes 15 de abril 2014 13:46 hrs. 
EVO_MORALES

La Corte Internacional de La Haya fijó el 17 de abril como plazo máximo para que Bolivia entregara la documentación que fundamenta su demanda marítima contra Chile y lo obliga a negociar. Con dos días de anticipación, Bolivia cumplió con el trámite presentando un texto de más de 200 páginas.

En la oportunidad, el presidente boliviano, Evo Morales, afirmó tener mucha esperanza y confianza en la justicia internacional, al igual que en la presidenta Michelle Bachelet.

Morales hizo un guiño a los movimientos sociales, académicos y autoridades chilenas que apoyan la demanda marítima. Además, insistió en que Bolivia es un país pacifista que al margen de la confrontación, requiere resolver un tema pendiente que involucra la integración y paz del continente americano.

“El mar para Bolivia con soberanía no solamente es un tema bilateral, sino es un tema de carácter multilateral. Si pensamos en una verdadera integración, una paz plena pues ese tema debe resolverse, no solamente tomando en cuenta a la hermana República vecina de Chile, sino también a todos los países que tenemos que ver con las soluciones pacíficas y duraderas para nuestro continente”, declaró Morales.

Una vez conocida la presentación, el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, calificó la demanda como “artificiosa”, e indicó que el equipo asesor pasa a revisar estas observaciones.

Muñoz declaró que “esta acción convoca a nuestro país a asumir con la mayor unidad, convicción y serena sobriedad una demanda artificiosa, que carece de fundamento jurídico, y que revierte un proceso de diálogo constructivo y de generación de confianzas mutuas que Chile ha privilegiado, con total respeto al derecho internacional y a los tratados que lo unen con el Estado Plurinacional de Bolivia”.

El senador DC integrante de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, Jorge Pizarro, sostuvo que el tribunal internacional no tiene competencia y Chile tendrá que realizar una campaña internacional donde explicite su posición.

Igualmente, el parlamentario lamentó que Bolivia entrara en una lógica de rompimiento de cualquier diálogo bilateral: “Varias veces ha incurrido en el error de descalificar a quien dirige nuestro país. Es no entender que cualquier posibilidad de acuerdo requiere el compromiso de ambos países, pero este es el peor de los caminos. La posibilidad de acceso al mar de Bolivia se aleja cada vez más”.

Astrid Espaliat, reconoce los ánimos optimistas del país demandante, y señala que “el Estado demandante hace la presentación de su demanda, dada una estrategia comunicacional bien clara y contundente, fue lo mismo que pasó cuando Perú presentó su demanda, que en la convicción de Bolivia esta es una cuestión histórica y nosotros allí solo tenemos que apelar a la calma de nuestra ciudadanía y a la confianza de las autoridades y los distintos equipos que se van a encargar de esto, más los argumentos bolivianos, estudiarlos y ver cuál es la mejor defensa”.

En tanto, la académica del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Lorena Oyarzún, analiza el escenario actual nacional afirmando que hay dos relaciones defínales en juego con los países vecinos.

“Cualquier tipo de acercamiento con voluntad de negociar estos temas. Siempre el tratado que tiene Perú con Chile significa que si se quisiese intercambiar o ceder una parte, generaría que la nueva frontera sería de Bolivia con Perú, pero esto debería pasar por un visto bueno de Perú”, dijo.

Por último, desde este martes Chile tiene tres meses para determinar si presentar las llamadas “excepciones preliminares” que tienden a discutir la competencia de la Corte y una vez efectuado ese plazo, hasta el 18 de febrero del próximo año puede presentar su contra memoria, en respuesta a los distintos argumentos que hace valer Bolivia.