Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

EEUU no descarta una reacción de Kiev a las provocaciones rusas

En una conversación entre Obama y Putin este 14 de abril, los dos mandatarios constaron una vez más su profundo desacuerdo sobre la crisis en Ucrania, donde los insurgentes armados prorrusos siguen ocupando edificios oficiales. Washington espera que Kiev no ceda a las provocaciones rusas.

RFI

  Martes 15 de abril 2014 11:09 hrs. 





El presidente de Estados Unidos y su homólogo ruso sostuvieron este lunes un nuevo diálogo de sordos sobre la situación en Ucrania donde los insurgentes armados prorrusos pasaron de nuevo a la ofensiva en el este del país. En la conversación telefónica solicitada por Moscu, Obama manifestó “su profunda preocupación en relación con el apoyo del gobierno ruso a las acciones de los separatistas armados prorrusos que amenazan con quebrantar y desestabilizar el gobierno de Ucrania”.

Putin calificó a su vez de “conjeturas basadas en informaciones infundadas” las acusaciones de injerencia de Moscú e instó a Obama a “hacer todo lo posible para no permitirle el uso de la fuerza y un baño de sangre”. El Kremlin anunció que Putin recibía “numerosas peticiones” de ayuda de regiones del este ucraniano y que seguía los acontecimientos “con mucha inquietud”.

El temor de Washington es, justamente, que Moscú lance una intervención con el pretexto de proteger a la población rusófona de Ucrania. En el plano militar, Estados Unidos y la Unión Europea han confirmado movimientos de tropas rusas en la frontera. La Casa Blanca teme una reacción de Kiev y por eso se congratula por el hecho de que las autoridades ucranianas no hayan cedido a las provocaciones rusas.

La última de ellas la protagonizaron dos aviones militares rusos que se acercaron al navío Donald Cook, un destroyer americano que estaba patrullando en ese momento en el Mar Negro. En el episodio, que duró una hora y media, uno de los aparatos pasó una docena de veces muy cerca de la embarcación. Según militares estadounidenses, se trató de una acción deliberada de un piloto ruso que muy probablemente seguía órdenes.

Washington por su parte ha tenido que admitir que el jefe de la CIA, John Brennan, viajó a Kiev durante el fin de semana. La visita estaba prevista de antemano, aseguró la Casa Blanca. Pero Moscú denuncia la colusión con las autoridades ucranianas, instaladas tras la destitución del régimen prorruso a finales de febrero y que Rusia no reconoce.

En el terreno, después de que Kiev anunciara “una operación antiterrorista de gran envergadura” para recobrar el control, centenares de manifestantes prorrusos asaltaron las sedes de la policía y de la municipalidad de Gorlivka, localidad de 250.000 habitantes en la provincia de Donetsk, fronteriza con Rusia. Slaviansk, ciudad símbolo de las últimas tensiones donde grupos armados prorrusos se apoderaron el sábado de los edificios de la policía y de los servicios de seguridad, la situación estaba bajo el control de los insurgentes.