Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 22 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ

Rectoría 2014: El futuro de la Universidad de Chile entre Raúl Morales y Ennio Vivaldi

Raúl Morales y Ennio Vivaldi son los dos postulantes que competirán en segunda vuelta este 25 de mayo. En este reportaje plantean sus propuestas y explican cómo nuestra casa de estudios debe enfrentar un período marcado por las reformas educacionales, mientras los candidatos que participaron analizan diversos temas.

Héctor Areyuna

  Domingo 11 de mayo 2014 23:59 hrs. 
rectores2


A segunda vuelta pasaron las dos primeras mayorías en las elecciones para nombrar al próximo Rector de la Universidad de Chile, en el periodo 2014-2018.

1. 981 académicos asistieron a votar el jueves en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, equivalentes al 62,63% de la comunidad habilitada para sufragar.

Los resultados determinaron que los comicios de este 27 de mayo incluirán al senador universitario y académico de la Facultad de Ciencias, Raúl Morales, y al vicedecano de la Facultad de Medicina, Ennio Vivaldi.

Ambos apuntan a fortalecer el rol a nivel nacional de la Casa de Bello. Raúl Morales señaló que “es en estas oportunidades cuando la Universidad marca un rumbo y decide un camino. En este sentido, ha manifestado una clara opción por ir en el programa que hemos presentado. Seguiremos trabajando por nuestra Universidad, porque necesita nuevos rumbos y nuevas personalidades, necesita buscar nuevos caminos para ser un referente nacional de la educación chilena. En ese contexto, la Universidad de Chile tiene que seguir marcando las pautas de lo que ha de ser en los próximos cuatro años”.

Por su parte, Ennio Vivaldi manifestó que “la Universidad se va a hacer en la medida que sea capaz de construir al país. Tiene que ser una mejor universidad, más transparente, con una Rectoría presente en cada uno de sus rincones, una Universidad que se haga responsable de todas sus facultades. Solo así vamos a tener esta Universidad de Chile que fue fundada para construir un país, que se ha desarrollado para mantenerlo y que hoy vuelve con toda la fuerza del mundo, con esperanza, seguridad, con la convicción de que somos la herramienta que Chile reclama para reconstruir un país de hermanos”.

Seis eran en total los postulantes. Los candidatos que quedaron en el camino, más allá de las distintas posiciones que asumieron o asumirán próximamente respecto de las dos opciones en competencia, coinciden en proyectar la Universidad para este nuevo ciclo.

Francisco Brieva, decano de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, dijo que “es una oportunidad fantástica para hacer cosas nuevas, distintas, mejores. No hay mejor oportunidad para ser rector de esta gran universidad que este momento, no cabe duda. La Universidad debe llevar el liderazgo, quien quiera que sea el rector. Es la gran universidad que tiene el país y solo puede jugar esa posición: liderar. No hay otra alternativa”.

En tanto, Gonzalo Díaz, académico de la Facultad de Artes que retiró su candidatura días antes de la primera vuelta, llamó a emprender diversas medidas: “Una redistribución presupuestaria y una transparencia del presupuesto universitario son cuestiones muy importantes para que la Universidad de Chile pueda enfrentar el nuevo periodo que se avecina. Y que tienda a terminar definitivamente con la mercantilización de la educación al interior de la misma Universidad, esta privatización que estamos sufriendo hace 40 años”, enfatizó.

Por su parte, Patricio González, académico de la Facultad de Medicina, aseguró que “un aspecto que podría hacer una diferencia entre los dos candidatos son los presupuestos de las facultades e institutos. Durante la primera vuelta se discutió que había diferencias entre distintas unidades, algunas con mayores recursos que otras. Eso tendría que llevarse a una discusión fuerte en la próxima Rectoría. Es un tema delicado y complejo y ambos lo manejan con mucha fuerza”.

A su vez, Fernando Lolas, director del Centro Interdisciplinario de Estudios en Bioética, subrayó los temas que a su juicio son más relevantes de cara al futuro: “Tenemos que insertarnos en un sistema universitario plural y diverso. Los temas que tenemos por delante son la equidad y lo que yo llamaría la justicia contributiva, no distributiva: que todos contribuyamos con trabajos relevantes y que las tareas necesarias, pero que a nadie le gusta hacer, las pongamos a trabajar nosotros por el bien de todos”, indicó.

Finalmente, había una expectativa sobre Cecilia Sepúlveda, que aspiraba a ser la primera mujer rectora de la Universidad de Chile.

La decana de la Facultad de Medicina expresó que se debe trabajar sobre la base de la coyuntura política: “Estamos en un contexto muy distinto al que tuvimos hace cuatro y ocho años. Se espera que se produzcan grandes transformaciones en diferentes áreas, fundamentalmente en educación y en todos los niveles. La Universidad de Chile tiene que asumir un liderazgo ahí, contribuir a este cambio de paradigma en que esperamos que la educación deje de ser un bien de mercado y sea un derecho social, que todos los chilenos y chilenas tengan oportunidad de una educación de calidad, equitativa, inclusiva, pluralista y gratuita”, declaró.

Participación, la gran diferencia

La mayoría de los candidatos que no pasaron a segunda vuelta creen que las diferencias en los programas de Vivaldi y Morales no son sustanciales, pero que en participación estamental muestran los principales matices.

Raúl Morales se declaró partidario de mantener el actual sistema, para evitar improvisaciones: “No estoy de acuerdo en el sentido de cambiar el modelo hasta que no lo probemos exhaustivamente. Llevamos solo ocho años con este modelo de participación colegiada y creo que tenemos que seguir avazando a futuro”, dijo.

Ante esto, Ennio Vivaldi estimó que el nuevo Rector debe encabezar un debate abierto en la materia, pero insiste que se debe sincronizar profundamente el trabajo de los distintos estamentos: “Una gran tarea de un Rector es hacer que todos los estamentos y sectores remen para el mismo lado. Es evidente que uno quiere tener la mayor sinergia entre la Rectoría, los académicos de las facultades, el movimiento estudiantil y los funcionarios”, afirmó.

Rol público y liderazgo

Vivaldi cree que el “rol público” de la Universidad de Chile se debe fortalecer a través de los proyectos que ésta ofrece al país, los que a su juicio deben especificar lo que se plantea: “No ha habido acogida por parte del Estado para este tipo de proyectos, pero creo que en este momento están las condiciones para hacerlo y es muy importante que la Universidad ya no hable en abstracto del Estado o proyectos de interés nacional, sino que sea capaz de especificar, en proyectos muy concretos, qué estamos pensando y queremos hacer. Claramente, eso va a ser una de las prioridades”, afirmó.

Por su parte, Raúl Morales planteó una serie de medidas inmediatas en su eventual gestión. Una de éstas apunta a incrementar el número de estudiantes mediante el ingreso de quienes provienen de establecimientos municipalizados: “Hay que crecer en varias dimensiones y una es el número de estudiantes. No podemos seguir siendo una universidad de elite donde en los últimos 20 años no ingresan más de cinco mil estudiantes por año. Tenemos que abrirnos fuertemente a responder a las necesidades del Estado en lo que corresponde a los estudiantes provenientes de los colegios municipalizados”, indicó.

A partir de ahora comienza una nueva etapa en el debate, más acotada, y en la que deberían darse a conocer mayores detalles programáticos que marquen las diferencias entre ambos candidatos. Solo queda esperar al 27 de mayo, día de la segunda vuelta, y al próximo 4 de junio, cuando se proclamará al nuevo Rector de la Casa de Bello.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.