Diario y Radio U Chile

Escritorio

Caso Sony abre debate sobre terrorismo y derechos digitales

La disputa mediática entre la Casa Blanca y Corea del Norte por el ciberataque que sufrió la empresa Sony Pictures a la película “The Interview” generó diversas reacciones en el mundo político. Entre ellas la afirmación de Obama de que Norcorea está detrás de esta ofensiva y la amenaza de Corea del Norte de llegar hasta un conflicto bélico con Estados Unidos por estas declaraciones, se suman a la posible inclusión del régimen de Kim Jong-un entre la lista de países terroristas.

Andrés Ojeda

  Lunes 22 de diciembre 2014 23:02 hrs. 
corea-del-norte

Decisiones que podrían modificar el escenario internacional, que abren el debate sobre la definición de terrorismo y que ponen en el centro la seguridad de los derechos digitales, a partir del caso abierto por la película The Interview, que parodia al líder norcoreano Kim Jong-Un y que provocó el rechazo del régimen de Pyongyang. El analista internacional Raúl Sohr, en conversación con Radio Universidad de Chile, analizó la intervención de Barack Obama y las últimas declaraciones de Corea del Norte.

Este hackeo preocupó a la Casa Blanca por la posibilidad de que provenga del régimen de Kim Jong-un y se transforme en un nuevo tipo de amenaza terrorista para el gobierno norteamericano, situación que Raúl Sohr desestimó: “A mí me parece que aquí hay una mala utilización del concepto terrorismo bastante peligrosa, en el sentido que, por decirlo en términos muy coloquiales, es un chacreo del concepto. Es decir, una cosa es la aplicación del método terrorista entendido como un método clandestino de lucha, armado y una cosa distinta el hackeo. Si a cualquier hacker le van a empezar a aplicar el mote de terrorista, bueno, entonces el concepto de terrorismo pierde todo sentido”, explicó el analista.

Esto teniendo en cuenta que el mismo Estados Unidos reconoció haber vulnerado información de dos secretarias de Estado, la presidenta de Brasil Dilma Rousseff y la canciller de Alemania, Angela Merkel, por lo que si incluyera a Corea del Norte en esta lista también debería formar parte de ella, indicó Raúl Sohr.

Para el analista internacional, una posible presión interna desde los sectores conservadores habría empujado a Barack Obama a hacerse parte de una defensa corporativa de la empresa Sony, luego de las reacciones que generó en la opinión pública la normalización de las relaciones internacionales con Cuba “a cambio de tan poco”: “Yo puedo imaginarme que los asesores del presidente (Barack Obama) le han dicho: ‘Presidente, ésta es una buena oportunidad para intervenir y mostrarse firme y borrar esta impresión que están buscando dar de usted de un hombre blando, conciliador. Muéstrese duro. Mostrarse duro frente a Corea (del Norte) no tiene costo”, explicó Sohr.

Esta cesión llamó la atención del analista, porque cuando suceden hechos que vulneran la seguridad de empresas privadas, rara vez una autoridad estatal sale a dar declaraciones: “A mí me llama profundamente la atención que el presidente Obama haya intervenido personalmente por la situación de una empresa. Normalmente estos son temas para ministros, para otro nivel de autoridades, no interviene directamente el presidente. Es cierto que existe cierta gravedad pero los antecedentes aún no están probados y que un mandatario intervenga, lo expone a que si se prueba que no son los norcoreanos, quede expuesto”, explicó.

Esto porque las pruebas preliminares que tiene el FBI es a basé de los logaritmos y las direcciones IP que pudo revisar la inteligencia que guardarían cierta similitud con ataques pasados y que fueron identificados como provenientes de Norcorea, pero que en ningún caso son una evidencia concluyente.

Sin embargo, Raúl Sohr sostuvo: “si este hackeo fue hecho por Corea del Norte es un tema extraordinariamente delicado para Estados Unidos, porque a pesar de que es una empresa privada, se mostró una vulnerabilidad” y agregó que “probablemente la decisión inicial de no exhibir la película la tomaron en Tokio y no en Estados Unidos. Con lo que entramos en una situación donde un país puede ejercer una censura a lo que ocurre en otro y particularmente en Estados Unidos. Por eso, esto se elevó a un rango que llama la atención”, concluyó.

Raúl Sohr también analizó la amenaza de Corea del Norte de llevar a cabo un conflicto bélico por la exhibición de la película “The Interview” y calificó este hecho como una “bravuconería”: “Bueno esas son bravuconadas. Norcorea no tiene ninguna capacidad de enfrentar, olvidemos a Estados Unidos, ni siquiera a Corea del Sur, que podría aplastar a Norcorea en un plazo relativamente breve. Por supuesto Norcorea tiene una capacidad de hacer daño y de causar bajas importantes pero tiene nula capacidad tecnológica militar para enfrentar a Estados Unidos y por eso el uso del lenguaje es desmedido. Ellos por una irritación diplomática menor, amenazan con guerras nucleares. La crisis que tuvieron el año anterior era realmente un chiste y justamente esta película “La Entrevista” es una caricatura del régimen norcoreano”, manifestó Sohr.

Los derechos digitales

Otra de las aristas que se abren en torno a este tema es el debate sobre la vulnerabilidad de la información digital de las personas. Esto porque tras el ataque quedó al descubierto información personal de 3 mil personas, todos ellos trabajadores de la empresa Sony.
Claudio Ruiz, director de la ONG Derechos Digitales, explicó la necesidad de que las empresas cumplan con altos protocolos de seguridad: “Aquellas que tienen en su poder información personal debieran contar con medidas de seguridad mucho más que aquellas que no cuentan con información personal respaldada y, en ese caso, finalmente podría ser importante que ante la existencia de filtraciones no solo notifiquen a los clientes sino que se cumplan con las penas que la ley establezca”, explicó.

Pero lo que más preocupa a Derechos Digitales es que este hecho sea usado para borrar lo positivo que significa la web para la creación y el aseguramiento de los Derechos Humanos: “Estaríamos tratando a internet como un lugar distinto, como un lugar arisco y sin reglas, cosa que está muy alejada de la realidad y pensar a la internet como un lugar propenso para difundir discursos de odio o discursos terroristas, a mí me parece que puede atentar con el corazón de las cosas que si nos gustan de internet que es un espacio que sirve para promover el discurso crítico, la innovación y muchas otras cosas que la internet y las nuevas tecnologías nos ha dado”, explicó.

En este escenario, Claudio Ruiz, espera que se haga un análisis acucioso de las consecuencias de este ciberataque.

En tanto, desde Sony indicaron que la película de “La entrevista” será pospuesta de su estreno programado para este 25 de diciembre mientras que el grupo que se adjudicó el ataque, llamado los Guardianes de la Paz, prometió represalias si se exhibe el filme y calificaron de idiotas al FBI, que les trata de seguir la pista.