Diario y Radio U Chile

Escritorio

Rusia y Estados Unidos discuten cara a cara conflictos mundiales

Sin ser publicada la agenda del encuentro, se confirmó que Vladimir Putin y John Kerry conversaron sobre el conflicto en Ucrania, Siria y Yemen, así como las negociaciones sobre el programa nuclear iraní.

Paula Correa

  Martes 12 de mayo 2015 18:24 hrs. 
kerry-putin

Este martes se reunieron el presidente ruso, Vladimir Putin y el Secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry. Si bien la agenda del encuentro no fue publicada, se confirmó que se abordó el conflicto en Ucrania, Siria y Yemen, así como las negociaciones sobre el programa nuclear iraní.

La cita que se realizó en Sochi, (donde se realizaron los Juegos Olímpicos de Invierno 2013), en lo que ha sido considerado como “una señal de distensión” luego de un periodo tenso entre la potencia soviética y las occidentales.

Sobre todo, al considerar que desde la crisis de Ucrania en 2014 no se habían sentado a conversar. El encuentro, además se dio marcado por el contexto de una nueva conmemoración de la Segunda Guerra Mundial, fecha que habitualmente permitía acercamientos entre potencias que habían sido aliadas en la guerra y, de alguna manera, contribuía a limar las asperezas.

Olga Ulianova, directora del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago, explicó que este año la situación fue muy distinta, los festejos se dieron por separado; “Los líderes occidentales asistieron a una conmemoración que se hizo un día antes, el ocho de mayo, donde el discurso era tratar de igualar el papel del fascismo y comunismo en la guerra y negar el papel de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial”, afirmó.

Considerando esto indicó que en vez de producirse un acercamiento, este año se produjo un distanciamiento.

Recordemos que Estados Unidos ha impuesto duras sanciones económicas a Rusia ante su apoyo a quienes llama “los separatistas” de Ucrania, y sus impactos ya se han empezado a ver: Su moneda ha bajado, hay una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) y escasez de productos que venían de occidente, entre otros efectos.

En ese sentido, la académica  afirmó que, ante el clima de tensión, los líderes occidentales programaron gestos diplomáticos durante los días posteriores para minimizar los efectos. La primera en reunirse con el presidente Vladimir Putin fue la canciller alemana, Ángela Merkel, en un diálogo donde los dos representantes afirmaron que si se logra solucionar la crisis “sería bueno para ambas partes”.

De hecho, hace tiempo ya que se mantiene el alto al fuego en Ucrania: si bien se registran choques esporádicos, se mantiene la tenencia de territorio por parte de los líderes pro-rusos. Para la académica, estas señales de acercamiento también están mediadas por una amenaza para Estados Unidos, ya que las hostilidades con Occidente generaron un acercamiento entre Rusia y China, fortaleciendo el eje euroasiático, situación que no le conviene al país norteamericano.

Para el analista internacional, Raúl Sohr, todo está muy vinculado. A esto se suma que la situación en Medio Oriente, particularmente la negociación de Occidente con Irán, está evolucionando, lo que empuja a Estados Unidos a buscar el respaldo ruso contra lo que considera su mayor enemigo actualmente, el Estado Islámico.

En este escenario Sohr se aventuró a hablar de un impulso de nueva reconfiguración de las relaciones internacionales, donde Estados Unidos se ha dado cuenta que no puede seguir con la estrategia con la que ha operado por años.

“Tratar de aislarlos no necesariamente da los resultados buscados”, afirmó, ya que, por ejemplo, en el caso de Rusia, aplicarle sanciones a un país tan poderoso, tan extenso, con tantos recursos, que tiene la tecnología necesaria y posibilidades de relacionarse, “es más de lo que Estados Unidos puede lograr”.

Sohr sostuvo que Estados Unidos lo intentó durante medio siglo en la Guerra Fría y eso no impidió que los soviéticos llegaran a ser potencia mundial. “Repetir esto cuando están desmantelando otro gran bloqueo, el que se hizo a Cuba, y empezar una nueva política de largo plazo de aislamiento, tiene costos desmedidos y resultados muy inciertos”.