Diario y Radio U Chile

Año XI, 21 de mayo de 2019

Escritorio

Chile Vamos amenaza con llevar Reforma Laboral al TC

Parlamentarios oficialistas criticaron la posibilidad de que Chile Vamos pueda llevar la Reforma Laboral al Tribunal Constitucional una vez aprobada, y advirtieron un “chantaje político” de parte de la derecha. En tanto, el diputado Vlado Mirosevic señaló que existe el riesgo que el Gobierno puede moderar el proyecto para evitar al TC.

Gonzalo Castillo

  Miércoles 23 de diciembre 2015 21:20 hrs. 
Reforma-Laboral (1)

El senador de la Democracia Cristiana Andrés Zaldívar hizo un llamado al Gobierno a evitar que se repita la impugnación que sufrió el proyecto de gratuidad en el Tribunal Constitucional, esta vez con la Reforma Laboral, especialmente en los artículos relativos a la titularidad sindical y la extensión de beneficios con acuerdo del sindicato, sobre los cuales parlamentarios de Chile Vamos ya han planteado reserva de constitucionalidad, por lo que pidió ser “muy cuidadosos” al respecto.

En este sentido, Sergio Morales, abogado del Programa Legislativo del Instituto Libertad y Desarrollo, sostuvo que uno de los principales pilares de la Reforma Laboral que es la titularidad sindical y la extensión de beneficios, es “una vía indirecta para forzar la sindicalización, o generar dos categorías diferentes de trabajadores”, y es lo que a su juicio atentaría contra la Constitución, ya que se coarta “la libertad sindical, y además la libertad de trabajo”, específicamente el artículo 303 del proyecto.

“La titularidad sindical significa que existiendo un sindicato, los trabajadores no se pueden organizar de otra manera para poder negociar colectivamente, e incluso en los casos en que pudieran hacerlo, que es cuando no existe un sindicato, les está vedado, en el fondo, la posibilidad de ejercer el derecho a huelga, ese es el meollo del tema. Y la norma constitucional es clarísima: la negociación colectiva es un derecho de los trabajadores, individualmente considerados cuando actúan colectivamente y no del sindicato”.

Morales además cuestionó las críticas al actuar del Tribunal Constitucional, las cuales se han intensificado con el fallo relativo a la glosa de gratuidad. El abogado de Libertad y Desarrollo, por el contrario, señaló que “el TC no debe ser mirado como un enemigo de la voluntad popular, sino como una especie de custodio que lo que viene a hacer es controlar esta juridicidad perdida”, y aseguró que no cambiar estos articulados, es altamente probable que la derecha acuda al TC.

Desde la Nueva Mayoría, el presidente de la Comisión de Trabajo del Senado, (PS) Juan Pablo Letelier, dijo estar confiado de que la Reforma Laboral y todo su articulado se apega a los mandatos constitucionales, y sostuvo que, desde su perspectiva, “tenemos un problema político nuevo en Chile que es que el Tribunal Constitucional está fallando más allá de la Constitución, y eso quedó en evidencia, en forma flagrante con su pronunciamiento sobre la gratuidad en la educación. Es gravísimo lo que ha pasado”.

No obstante, el senador por O’Higgins manifestó que lo más probable es que Chile Vamos acuda, eventualmente, al TC por este proyecto aprovechando que la composición actual del organismo, le es favorable: “Es evidente que con el nuevo rol político que está jugando el Tribunal Constitucional, evidentemente vamos a vivir una época de abuso, a mi juicio, de una institución por parte de la oposición que es minoría y que tiene, circunstancialmente, posiciones proclives mayoritarias en el TC”.

En tanto, el diputado del Partido Comunista y presidente de la Comisión de Trabajo de la Cámara, Lautaro Carmona, señaló que la posibilidad de que la oposición acuda al TC por esta reforma, “sólo confirma la posición histórica de la derecha, que cuando se trata de defender sus intereses ellos recurren a tantos resquicios legales como sea conveniente”, y además criticó que algunos senadores de la Nueva Mayoría “descubran hoy día, después de un año que habría que tomar prevenciones, por si acaso hay algún indicio de inconstitucionalidad”.

Carmona criticó a los senadores de la Nueva Mayoría que se han mostrado dispuestos a moderar este proyecto, específicamente a quienes se han agrupado en la llamada Bancada pro pyme, y los emplazó a asumir su responsabilidad en caso que el proyecto se vea truncado en su proceso legislativo: “Si hay parlamentarios que son parte de la Nueva Mayoría que quieran hacer una expresión propia de esta reforma que lo hagan de cara al sol , que se evidencien con nombre y apellido y que se develen cuáles son los contactos, los conflictos de intereses que tienen al respecto”.

El diputado del Partido Liberal, Vlado Mirosevic, llamó a la derecha a que se acostumbre a que “aquí ciertas reformas que el país está pidiendo, que hay una mayoría electa con un programa bastante claro”, por lo que, si bien les reconoce el derecho de acudir al TC, “no pueden acostumbrarse a recurrir permanentemente” a este organismo, situación que consideró “un chantaje de la derecha para meter sus condiciones en la reforma”.

Mirosevic sostuvo que el TC se está transformando en la expresión última de negociación por parte de Chile Vamos, y expresó su preocupación por el riesgo que existe de que el Gobierno pudiera ceder a estas presiones y acabe moderando la Agenda Laboral: “Existe ese riesgo que el Gobierno modere algunos puntos de la reforma. Creo que se pueden llegar a acuerdos en la medida que no comprometan el corazón de esta idea”.

Finalmente, el diputado por Arica señaló que es el Gobierno quien se comprometió a promulgar la Reforma Laboral antes del receso legislativo de febrero, pero que él preferiría que se tome más tiempo para que salga un buen proyecto desde el Parlamento.