Diario y Radio U Chile

Escritorio

El desafío del PT es traspasar el apoyo a Lula hacia Haddad

Luego que el ex presidente decidiera dar un paso al costado para que el ex ministro y ex alcalde de Sao Paulo se presentara como carta presidencial el próximo 7 de octubre, ahora el Partido de los Trabajadores deberá desplegar una estrategia que le permita entregar el amplio apoyo con que contaba Lula para la nueva fórmula al palacio de Planalto en Brasilia.

Raúl Martínez

  Miércoles 12 de septiembre 2018 7:08 hrs. 
F._Haddad

La carta del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas no fue suficiente para revertir la decisión del Tribunal Superior Electoral de Brasil de impedir la candidatura presidencial del ex mandatario Luis Inacio Lula da Silva.

Si bien la noche del lunes en un acto en una sede universitaria la imagen que copaba el escenario era la del rostro de Lula, detenido desde el 7 de abril en Curitiba acusado en el marco del caso Lava Jato, lo cierto es que en el ambiente se sentía la imposibilidad de contar con el histórico dirigente sindical como carta a la Presidencia de la República.

En redes sociales la frase se repetía en el sentido de que era necesario contar con un candidato presidencial a sólo un mes de las votaciones en primera vuelta.

Pero la decisión final demoraría menos de 24 horas. En reunión de su comité ejecutivo, el Partido de los Trabajadores leyó la carta enviada por el propio Lula donde da a conocer su decisión de no insistir con su candidatura y dejar así la posibilidad de que Fernando Haddad asumiera el desafío junto a Manuela D’Ávila (PC do B) como opción a la vicepresidencia.

En la misiva, el ex jefe de Estado hace un llamado directo: “Quiero pedir de corazón, a todos los que votarían por mí que voten por el compañero Fernando Haddad para Presidente de la República”. Más adelante agrega: “De ahora en adelante Haddad será Lula para millones de brasileños”.

Lula señala en la carta que dejarlo fuera de la contienda electoral significa que “en verdad, prohíben al pueblo brasileño votar libremente para cambiar la triste realidad del país”. Asimismo recordó que “hace más de 40 años que ando junto al pueblo defendiendo la igualdad y la transformación de Brasil en un país mejor y más justo. Y fue caminando por nuestro país que vi de cerca el sufrimiento quemando en el alma y la esperanza brillando de nuevo en los ojos de nuestra gente”.

Además, aprovechó de insistir en su inocencia y emplazar al juez del caso Lava Jato de presentar alguna prueba en su contra.

“Hace más de cinco meses que estoy preso injustamente. No cometí ningún crimen y fui condenado por la prensa mucho antes de ser juzgado. Continúo desafiando a los procuradores de Lava Jato, el juez Sergio Moro y el TRF-4 (tribunal que lleva la causa) a que presenten una única prueba en mi contra, puesto que no se puede condenar a nadie por crímenes que no practicó, por dinero que no desvió, por actos indeterminados”, precisa en el escrito.

Fernando Haddad, el reemplazo de Lula en la elección presidencial, fue ministro de Educación en su segundo gobierno y también con Dilma Rousseff. Luego renunció para ser candidato a la alcaldía de Sao Paulo la que ganó en 2013 con poco más del 55 por ciento de la votación.

El ahora candidato presidencial tiene un doctorado en filosofía de la Universidad de Sao Paulo y un magister en economía.

Las últimas encuestas indican que Haddad aparece virtualmente empatado en el segundo lugar de las preferencias junto al candidato del PDT Ciro Gomes quienes son superados por el ultraderechista Jair Bolsonaro.

El objetivo del PT es revertir ese empate y entregar el caudal electoral que potencialmente tenía Lula y que alcanzaba el 39 por ciento según los datos de las encuestadoras, para incluso alcanzar el triunfo en la primera vuelta.