Diario y Radio U Chile

Año XII, 8 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Sin camas, sin respiradores, ni personal: el colapso del Hospital El Carmen de Maipú

Trabajadores del recinto de salud alertan la grave situación que desde el día viernes se ha visto aún más compleja. Dirigentes advierten que la situación puede ser replicable en los distintos centros de salud de la capital en cuestión de semanas.

Rodrigo Aliaga

  Martes 26 de mayo 2020 19:13 hrs. 
Foto: Eseficiencia.cl





La noche del lunes, la doctora y jefa de la unidad UCI, Claudia Vega, se refirió al complejo escenario que se vive en el hospital El Carmen. “Estoy eligiendo qué cama se me va a desocupar y elegir a la persona precisa”, declaró afectada en una entrevista en el noticiero Teletrece. El llamado “dilema de la última cama” llegó al país y ha generado fuertes cuestionamientos en la gestión que ha tenido el Ministerio de Salud y el Gobierno en sus decisiones.

Lo cierto es que los funcionarios del Hospital El Carmen, ubicado en la comuna de Maipú, han enfrentado duros días desde el fin de semana pasado, cuando la cantidad de camas y respiradores habilitados terminaron por agotarse.

María José Reyes es enfermera de la unidad de urgencia en dicho recinto. Ella ha vivido en carne propia el cansancio y estrés de la situación de colapso que se vive ahí. Durante el fin de semana, como relata, un hombre de 47 años, ingresado para su hospitalización el jueves, perdió la vida a la espera de un respirador mecánico.

El sábado nos entregaron 89 pacientes hospitalizados, todos respiratorios, de esos, 17 con criterio UTI, o sea, que eran pacientes que iban para tubo. Dentro de esos estaba el paciente de 47 años, que no tenía ninguna enfermedad crónica. Estuvo tres días esperando a ser intubado”, explicó.

“Yo el lunes pasado entregué siete fallecidos. Ya no hay lugar para bajarlos a Anatomía Patológica, así que se acondicionó una sala del CAE (Centro de Atención de Especialidades) para dejar a los fallecidos. Como urgencia veíamos muerte, pero no de esta magnitud. En este momento estamos de brazos cruzados”, agregó al sombrío relato.

El hospital, que antes contaba con doce camas UCI, ahora cuenta con 30, la cuales se encuentran ocupadas. Mientras que en los ocho ventiladores existentes hay enfermos conectados. El domingo fue trasladado un paciente a Concepción, dejando uno libre que fue ocupado por un joven de 26 años.

La llegada de nuevos requerimientos de internación ha mantenido en alerta a los trabajadores del establecimiento. En el caso de que un paciente requiera una reanimación por una complicación respiratoria, los trabajadores deberán intubarlo previamente, como está establecido por protocolo nacional e internacional. Lamentablemente, ante la falta de estos equipamientos, los funcionarios no podrán hacer nada.

“No sé qué medida tomará el Director. Si llega un paciente que hay que intubar no lo van a hacer. Lamentablemente vamos a ver lo más feo de esta pandemia, la gente se va a morir. Sin ventilador difícil que se intube un paciente”, explicó Reyes.

“Tenemos unas cánulas que empezamos a usar como servicio de urgencia con los pacientes. Eso le puede dar más oxigenación, pero más allá, no tenemos nada”, agregó la enfermera.

El personal es otro recurso que juega al límite. Han llegado nuevas contrataciones, muchos de ellos jóvenes recién egresados, por lo que tampoco saben operar los respiradores y cómo actuar frente a situaciones de urgencia.

“Antiguamente, éramos doce enfermeras por turno. Ahora somos 20, pero de esos, somos 8 que manejamos pacientes críticos. No todo el personal maneja ventiladores o pacientes con criterio UCI o UTI, porque nos llegan enfermeros relativamente nuevos”, detalló.

Ante la falta de funcionarios, la dirección del establecimiento médico envió un comunicado el viernes exigiendo a sus trabajadores volver a sus funciones si estaban cursando una cuarentena preventiva. En el caso de haber sido confirmados de Covid positivo, los trabajadores debían cumplir sus 14 días de cuarentena obligatoria. En ambos casos, el hospital no realizaría exámenes de salida para confirmar el estado de avance de la enfermedad. Así lo ratificó el dirigente de la Fenats Histórica recinto médico, Emilio Guzmán.

“Ellos se basan en un estudio de una organización internacional. Quieren que vuelvan así, si siguen o no contagiados. Eso nos preocupa, sobre todo los que son de alto riesgo y que han tenido contacto directo con los compañeros. Uno ve que las autoridades se toman exámenes, una y otra vez, y resulta que nuestros funcionarios, que están ahí, no les dan el mismo trato”, condenó.

Ante la presión de los gremios y la denuncia realizada ante la prensa, la Dirección dio un paso atrás con esta decisión.

Este martes, en sesión especial del Senado, representantes de distintos gremios de la salud fueron invitados a exponer sobre la situación en que los centros de salud se encuentran actualmente.

“Nos preocupa el llamado a la normalidad en las funciones. Me parece, con el respeto que se me merecen las autoridades, que todavía el Ministerio desconoce o no maneja la información. La atención primaria no ha dejado de funcionar”, expuso la dirigente de Confusam, Gabriela Flores, sobre las medidas que han decretado los establecimientos para hacer volver a trabajar a sus funcionarios, algo que no ha sido exclusivo del Hospital El Carmen.

“Cerca de un 20% de las y los trabajadores se verán afectados por el virus. Hoy tenemos cerca de 2000 y 2500 funcionarios contagiados y un poco más de 3000 en cuarentena”, expuso el presidente de Frenpruss, Aldo Santibañez.

Pese a las alertas de las autoridades, los dirigentes de los gremios han hecho un llamado al autocuidado, pues la situación se complicará aún más en las semanas venideras, tanto para la ciudadanía, como para los trabajadores de la salud.

“Hablamos con nuestros colegas y lo único que decimos es que hay que atender a quienes vivan; si hay que atender en el suelo, lo vamos a hacer. Tampoco somos superhéroes y no vamos a tener los insumos para prestar a ayuda. Vamos a ver lo más feo de nuestra profesión”, sentenció Reyes confirmando la situación límite que se vive en Maipí.