Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Birmania vive su jornada más sangrienta tras el golpe militar

Pese a las continuas manifestaciones pacíficas y la presión internacional, la Junta militar aumenta la represión en las calles, dejando este miércoles al menos nueve muertos en el país.

RFI

  Miércoles 3 de marzo 2021 12:30 hrs. 
image_750x_60213ce7dc6b2


Este miércoles ha sido la jornada más sangrienta después de la del 28 de febrero, con al menos nueve personas asesinadas y hospitales de la región reciben en permanencia decenas de heridos, algunos en estado crítico.

Se registró un asesinado en Okkalapa Sur, cerca de Rangún y otras tres víctimas en Mandalay, entre ellas Kial Sin, una joven de 19 años sobre cuya camiseta podía leerse el mensaje “Todo saldrá bien”.

En sus bolsillos portaba un papel escrito a mano con su grupo sanguíneo y una autorización entregando en donación sus órganos: “Si resulto herida y no puedo regresar en buenas condiciones, decía la nota, pido por favor no ser salvada. Dejaré el resto de mi cuerpo a alguien que lo necesite”.

Varias personas han recibido disparos mientras filman desde sus viviendas el paso de los soldados.

Personal médico de una ambulancia fue golpeado antes de que destruyeran su vehículo.

Los manifestantes denuncian que, en lugar de dispersarlos, los policías y militares disparan a mansalva, casi como en un juego de tiro al blanco. Se burlan y se ríen de los manifestantes.

En el centro de la ciudad de Rangún, el ejército se ha instalado por primera vez esta tarde bloqueando los principales accesos. En este contexto, los vecinos temen una escalada de violencias de hoy para mañana.

Cambio de estrategia

Las manifestaciones son tan activas como desde el primer momento. Lo único que ha cambiado es la estrategia: ya no son las grandes avenidas las que están siendo ocupadas, sino los barrios mismos. Se han instalado barricadas en gran parte de los barrios centrales y periféricos de Rangún, Mandalay y otras ciudades.

Insistiendo en la táctica de resistencia pacífica, ha decido armarse de cascos y escudos para evitar la confrontación física directa con la policía. Cabe destacar que no ha habido policías heridos.

Por otro lado, los comerciantes dan muestras de apoyo con donaciones a los manifestantes y de los familiares de muertos y heridos.

Prensa perseguida

La situación de la prensa en Birmania tiende a empeorar. Si los pocos diarios que hay no han sido cerrados, de otra parte, sabemos que han recibido presiones desde las instancias golpistas. Al punto de que buena parte de la redacción, del diario The Myanmar Times renunció luego del cambio de línea editorial.

La situación para los reporteros comienza a agravarse, empiezan a ser detenidos en las calles. Esto coincide con la decisión de reprimir en la vía pública al movimiento de desobediencia.

Desde el 1° de febrero, al menos 34 reporteros de todo el país han sido detenidos mientras cumplían sus labores. Algunos de ellos han sido brutalmente golpeados, y siete permanecen detenidos enfrentando cargos graves.

En cuanto a la presión internacional, Naciones Unidas decidió suspender todos los proyectos relaciones con el cambio climático para Birmania. Pese a esto, y las condenas de la Unión Europea y Estados Unidos, se registra un incremento de la represión sangrienta y la militarización de las ciudades.

 

Por Ramón Vidales, desde Rangún para nuestro medio asociado RFI