Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Luis “Mico” Henríquez: “El arte y la cultura son motores de cambio”

El dibujante y muralista hoy figura como candidato a concejal por la comuna de Santiago gracias al respaldo del movimiento Fuerza Cultural. Por medio de esta postulación, el artista pretende generar un debate centrado en el desarrollo artístico del territorio: "Mi idea es que los espacios públicos sean intervenidos por los mismos vecinos", dice.

Abril Becerra

  Jueves 4 de marzo 2021 20:45 hrs. 
Portada Mico.


La revuelta de octubre de 2019 sacudió los barrios de todo el país con cabildos, asambleas territoriales y organizaciones incipientes. El dibujante y muralista Luis “Mico” Henríquez fue testigo de ese proceso en el Barrio Yungay en Santiago, donde ha vivido por cerca de 20 años. Según relata, la movilización de octubre activó un tejido social que parecía dormido en el sector, decantando en agrupaciones en las que él mismo comenzó a participar.

Así, entre diálogos con los vecinos y jornadas dedicadas a la pintura, el artista decidió presentar su candidatura como concejal por la comuna de Santiago. Respaldado por el movimiento Fuerza Cultural que surgió al calor del estallido social, el dibujante develó una postulación fuertemente conectada con el desarrollo artístico del territorio: “Mi idea es que los espacios públicos sean intervenidos por los mismos vecinos”, dice.

¿Por qué decidió postularse como concejal?

Lo hice impulsado por los intereses que estaban brotando en el Bario Yungay y que se manifiestan de manera muy potente después del estallido social cuando se instala una asamblea de vecinos. Esa fue una experiencia muy enriquecedora, porque surgieron varias organizaciones paralelas y funcionales que no existían antes del 18 de octubre: organizaciones feministas, un grupo de apoyo a la gente que estaba cesante, un grupo de derechos humanos. Esas ganas de participar necesitaban tener un correlato en el municipio, que requieren tener una voz en lo institucional. Además, se dio la coincidencia de que participaba en el movimiento Fuerza Cultural, que agrupa fundamentalmente a gente del mundo de la cultura y las artes.

¿Cómo la postulación cambió sus rutinas como dibujante y muralista?

No fue mucho, porque seguí haciendo lo que estaba realizando con el grupo Acción Territorial Yungay, que surge desde las asambleas territoriales, es decir, confección de carteles, propaganda, murales. Tratamos de comunicar y expresar con estos medios temas relacionados con lo que pasaba en el barrio y con lo que ocurría a nivel nacional. El dibujo y el muralismo fueron mi manera de aportar a Acción Territorial Yungay. Es lo mismo que estoy haciendo como estrategia de campaña para difundir mi postulación a la concejalía por Santiago.

mico

¿Cuáles son los temas que le gustaría colocar sobre la mesa como concejal? 

El arte y la cultura son motores de cambio en la manera de vivir, participar y hacer barrio. En Santiago no hay que levantar ni crear espacios para que la cultura se manifieste. Basta con abrir las escuelas los sábados y domingos, abrir las plazas y los espacios públicos para que los vecinos las ocupen con necesidades culturales. No es necesario tener un escenario en cada plaza, porque las plazas ya son escenarios. Se requiere quizás apoyo en el sentido de iluminación y amplificación. Con mucho menos los vecinos han sido capaces de hacer actividades culturales. El municipio tiene una red de escuelas enormes. Esos espacios pueden perfectamente transformarse en espacios de recreación, de cultura, verdaderos centros culturales abiertos a las comunidades del barrio. La idea es entregarles a los vecinos esa posibilidad para que ocupen esos espacios vacíos para actividades que pueden ir desde lo deportivo, lo recreativo hasta lo cultural. Es hacer del arte un instrumento de participación y empoderamiento de los barrios.

¿En qué medida este proyecto podría beneficiar a los artistas que se han visto perjudicados por el cierre de espacios culturales? 

Es justamente una oportunidad para los artistas, para que puedan tener una posibilidad para desarrollar sus capacidades. Los artistas viven de su trabajo, de su creación. Entonces, es una excelente oportunidad para que todos los artistas se puedan manifestar y mostrar lo que hacen y se puedan ir recuperando estos espacios. Se pueden generar mejores aforos en los espacios públicos, en la calle la gente se puede juntar. Abrir los espacios públicos es una oportunidad para los vecinos y para los artistas que se han visto perjudicados por el efecto de la pandemia.

Durante el estallido social las calles de Santiago fueron intervenidas con rayados y murales que, posteriormente, fueron eliminados. ¿Qué opinión tiene frente a este tema? 

El artista que trabaja en la calle y que pinta tiene que estar dispuesto a que su obra dure 24 horas, un mes o bien un año. Ningún artista callejero puede quejarse de que su obra desaparezca. Todos pretendemos generar un espacio de tolerancia, de acoger respecto de esas manifestaciones, pero no nos engañemos: sabemos que el arte callejero puede ser efímero por la censura, por efecto de la intolerancia, por un intento de normalizar la situación de la calle.

Pero, ¿considera que hay que hacer algún tipo de rescate ahí?

Ojalá se produzca un cambio en el municipio de Santiago y que deje de ver como actos vandálicos estas obras y las conserve. Yo aspiro a eso, a que el municipio entienda que censurar, borrar, para que después vuelvan a aparecer las obras, es un camino sin retorno. Muchos murales de comunas que rodean Santiago han sido conservados. No veo activas a las brigadas municipales borrando todos los murales de sus comunas. Eso está ocurriendo particularmente Santiago, porque tiene un efecto emblemático al ser la comuna capital. Confío en que después del 11 de abril se produzca un cambio en el municipio para que permita, con un criterio de acogida, recepción, de tolerancia o de poner en valor, las expresiones artísticas que se den en la calle en la comuna de Santiago.

Mural-de-Mico-en-el-GAM-2020.-620x349

¿Cómo cree que el debate sobre los derechos culturales deben ser abordados en la Convención Constitucional? 

Debería dársele un valor muy importante al derecho a la cultura y a la franja muy amplia de respaldos legales y constitucionales que debe tener la creación, la difusión y la defensa del patrimonio cultural y artístico. Sino se hace constitucionalmente, los reglamentos siempre van a ser más débiles. Lamentablemente, veo que el debate se va focalizando en derechos sociales que son muy válidos: la jubilación, la salud, la educación, la vivienda. Veo muy disminuido el tema de los derechos culturales y la defensa del patrimonio cultural. Eso es preocupante.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.