Diario y Radio U Chile

Año XIII, 30 de julio de 2021

Escritorio MENÚ

“Adaptarse o morir”: la crisis de la centroizquierda que pone en jaque al Partido Socialista

Tres expertos del análisis político reflexionan sobre el actual ambiente político en nuestro país y concurren en una idea: lo ocurrido el fin de semana pasado fue un terremoto cuyas réplicas aun no terminan. Mireya Dávila, Claudio Fuentes y Marco Moreno entregan sus visiones y proyectan posibles efectos en un escenario que está en constante cambio.

Claudia Carvajal G.

  Viernes 21 de mayo 2021 10:50 hrs. 
izquierda-chilena


Un escenario completamente líquido. Esa es la conclusión generalizada entre observadores y analistas respecto de la actual situación que atraviesa la centro izquierda luego de los pobres resultados electorales de este fin de semana recién pasado.

Durante la semana se bajaron tres pre candidaturas presidenciales en el sector: la del diputado Marcelo Díaz en favor de la opción de Gabriel Boric, y las de Pablo Vidal y Heraldo Muñoz, en pro de la postulación de Paula Narváez.

En la Democracia Cristiana, en tanto, se ha podido apreciar un público despliegue de recriminaciones y acusaciones que provocaron la renuncia del timonel y único integrante de esa tienda en la Convención Constituyente, Fuad Chahín. Finalmente, en horas de la tarde del miércoles la senadora Ximena Rincón retiró su nombre como opción presidencial, mientras que su par Yasna Provoste, declinó asumir la carrera por La Moneda… por ahora.

Si bien la crisis es general en la centro izquierda, ciertamente su lado más dramático se ha visto en la Falange. Las causas, en tanto, son comunes a todos los partidos, como explicó a nuestro medio Marco Moreno, cientista político y Director de la Escuela de Gobierno de la Universidad Central.

marco moreno

Marco Moreno.

“La gran fortaleza que tenían los partidos era su trabajo territorial, la red de militantes en las comunas y todo eso en los últimos años se perdió y la política se gubernamentalizó: nadie quería estar en la oposición y todos querían ser gobierno, entonces los parlamentarios se dedicaron a representar a sus gobiernos y no a sus militantes. Las decisiones las dejaron de tomar las comisiones técnicas sino que las directivas empezaron a consultar a gente de fuera de los partidos políticos como enfrentar determinados temas. Toda esa vida partidaria y especialmente el trabajo territorial es algo que los partidos deben hacer de aquí a noviembre para recuperar algo de ese capital que tenían”.

En ese mismo sentido se manifestó Claudio Fuentes, profesor titular de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales quien además señaló que esta desconexión con los territorios no es algo reciente ni mucho menos atribuible a la situación pandémica que enfrenta hace más de un año nuestro país.

Hace dos décadas que los partidos perdieron el vínculo fuerte territorial y dejaron de tener presencia en las organizaciones sociales y el efecto de eso es lo que estamos viendo hoy y se traduce en disminución del poder electoral, en la reconfiguración político social que hará emerger nuevas alternativas políticas”.

En cuanto al confuso y complejo panorama que enfrenta particularmente la Democracia Cristiana, la académica del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Mireya Dávila, apuntó justamente a la falta de estructura territorial como una de las principales causales de los problemas de la Falange.

“Parte de la robustez de la DC tenía que ver con la militancia de base que logró sobrevivir a la dictadura y apoyó a los gobiernos de la Concertación, sin embargo, este problema no es exclusivo de la DC, porque hay un alejamiento general de las élites partidarias a las bases, pero a la DC además le jugó en contra la falta de proyecto político y de liderazgo”.

Mireya Dávila.

Mireya Dávila.

El PS como partido bisagra

Lo que está ocurriendo en la centro izquierda ha dejado al Partido Socialista en una especie de bifurcación, ya que su resultado en las elecciones fue claramente más auspicioso que el de sus históricos compañeros de coalición con 15 representantes en el órgano encargado de redactar la nueva Carta Fundamental.

“El mundo social demócrata está perplejo y eso se expresa en este desorden que estamos viendo” explica Marco Moreno, quien agrega que lo que se observa es una falta total de claridad estratégica respecto de cómo enfrentar lo que viene”.

Para Mireya Dávila, el asunto no está tan claro pues los socialistas deben tomar una determinación tomando en consideración dos perspectivas fundamentales: la electoral y la histórica.

“Durante la transición la Concertación se movió mucho hacia el centro, pero el PS siempre formó parte de esa coalición. La alianza electoral anterior del PS con la izquierda no tuvo malos resultados, pero el gobierno de la UP fue traumático, en cambio, en su unión con la DC les fue bien. Entonces, no sé hasta qué punto le sea tan fácil al PS abandonar a la DC ni hasta qué punto pesará la memoria, la historia y los cálculos electorales. No se puede realmente proyectar lo que va a pasar “.

Respecto del rol del PS, el académico de la UDP, Claudio Fuentes, manifestó que si bien fue el que presentó resultados menos malos, ello no es suficiente para que se le pueda considerar como bisagra.

Claudio_Fuentes_v-1

Claudio Fuentes.

“Los partidos deben asumir el riesgo y entender que el principal riesgo es perder y que no es muy alto”.

Antes de que el acuerdo entre el bloque PC-FA y el PS sucumbiera, Marco Moreno analizó el escenario que se abría especialmente para los socialistas ante la posibilidad de presentarse juntos a una primaria y la disyuntiva de enfrentar a Paula Narváez con Daniel Jadue y el diputado Gabriel Boric.

“Sus opciones presidenciales pasan por una mayor cercanía con ese mundo, porque él como sabemos, entiende mucho más la lógica de lo que significa el poder y cómo éste se administra. En cambio, Jadue insiste en un discurso de un frente anti neoliberal que genera ciertas incomodidades en un sector del PS y del PPD. Entonces en una primaria de estos cuatro partidos, PS, PPD, FA y PC, evidentemente la pelea estaría entre Boric y Jadue. Y ese es el riesgo de concurrir a ella, porque el PC es un partido disciplinado que moviliza y la gente del FA está exultante con los resultados obtenidos el fin de semana, entonces, en los hechos esto sería una derrota de la candidata Paula Narváez”.

Los resultados electorales del fin de semana recién pasado demuestran que en las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales se dará una reconfiguración de los partidos políticos y aunque ello parece un cambio drástico, para Mireya Dávila no lo es tanto pues la reinvención es algo inherente a la política en sí. “En la política nadie muere”, aseveró la doctora en Ciencia Política.

Si no hay reconfiguración de los partidos políticos es un suicidio político. Está claro que el sistema de partidos, como lo conocíamos hasta el viernes, cambió y el resultado de ese cambio dependerá del desarrollo de la gestión política y de estos nuevos partidos que entran. Hay un cambio desde el punto de vista electoral, lo que tendremos que saber es cómo ese cambio se traduce en gestión política en el tiempo”.

Adaptarse o morir es la consigna siempre en política, salvo para el PC que se adapta menos y sobrevive. Hoy estamos en una especie de auge de ese partido, es decir, su estrategia funcionó y eso es interesante de analizar respecto de su estructura partidaria y sus militancias y, tal vez, en esta lógica de dispersión ellos pudieron identificar las demandas sociales de manera más nítida” reflexionó la académica de nuestra casa de estudios.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.