Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 22 de mayo de 2022

Escritorio

Natividad Llanquileo por declaraciones de Cuéllar: “¿Cómo le pedimos a la gente que crea en lo que estamos haciendo cuando el Estado está respondiendo de otra forma?”

La vicepresidenta adjunta de la Convención aseguró que la disposición que los Poderes del Estado han manifestado respecto a las comunidades mapuche atenta contra la credibilidad del proceso y afecta la participación ciudadana que se está desarrollando.

Maria Luisa Cisternas

  Jueves 20 de enero 2022 17:27 hrs. 
natividad_llanquileo2

Como extremadamente grave calificó la vicepresidenta adjunta de la Convención Constitucional y escaño reservado por el pueblo mapuche, Natividad Llanquileo, las declaraciones del Jefe de Defensa Nacional para la Araucanía, Luis Cuéllar. En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, la activista por los derechos humanos consideró que el desafío que emitió el general del Ejército hace remontar al período en que el Presidente Piñera declaró la guerra al pueblo movilizado bajo el contexto del estallido social. En ese sentido, dijo que habrá que ver si el gobierno decide desmarcarse de alguna forma de las palabras del uniformado.

Bajo su parecer, una contienda como la guerra no es posible dada las proporciones que guarda un territorio como La Araucanía, en el sentido de que “para estar en un estado de esas características necesitamos estar en igualdad de condiciones y lamentablemente aquí la situación es bien desigual, por lo tanto es muy complejo los comentarios  del jefe de zona”, consideró.

“Estamos frente a una Fuerzas Armadas y frente a un pueblo que es indefenso, que no tiene una preparación militar, no tiene una preparación que vaya a enfrentarse a un ejército o a las Fuerzas Armadas, como ellos lo han señalado”, añadió.

En ese sentido, Llanquileo sostuvo que el escenario por el que cruza el “Wallmapu” es bastante delicado, en cuanto se ha naturalizado la presencia de los militares en el territorio, dejándose de lado cuestionamientos en torno a qué es lo que significa tener a las Fuerzas Armadas patrullando en las comunidades. Del mismo modo aseguró que se han soslayado las denuncias que han surgido respecto a la violencia perpetrada a la infancia mapuche, mujeres y adultos mayores. 

“Se naturaliza algo que no es natural con esta alta presencia policial que ha habido siempre, que además es bien contradictorio porque te dice que te va a atacar la delincuencia, que te va a terminar supuestamente con el microtráfico y narcotráfico que ellos señalan, pero al mismo tiempo no te da absolutamente ninguna respuesta, no hay avance a lo que ellos han denunciado entonces es complejo porque yo he estado en el lugar y no he tenido ningún problema de delincuencia. Puedo entender que estén sucediendo situaciones porque tampoco me consta que no sea así, pero la gente lo que espera más allá de esta presencia, que se dé respuesta y que todas estas situaciones que están ocurriendo puedan terminar”, sostuvo. 

Y es que el estado de excepción impulsado desde el Ejecutivo y visado siete veces por el Congreso Nacional está lejos de hacerse cargo de las demandas históricas que ha enarbolado el pueblo mapuche, aseveró. A su parecer, esto ya es parte de una disposición cristalizada en el Poder Ejecutivo y en todos los Poderes del Estado.

“Lamentablemente ningún gobierno se ha querido hacer cargo especialmente de un problema que viene desde hace muchos años que es la devolución de territorios que fueron usurpados, incluso a pesar que existe una política de restitución de tierras, a través de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena. Esto tampoco logra resolver el problema precisamente porque el año pasado se hace la devolución del presupuesto que había para la compra de tierras, entonces hay una decisión política detrás que es bastante nefasta y negligente en la función que se ha dejado por ley en la restitución de las tierras”.

La agudización del conflicto en la Macrozona Sur deja a los convencionales del pueblo mapuche en un dilema difícil de subsanar, comentó la vicepresidenta adjunta de la Convención. Esto considerando que la militarización de la zona alimenta la desafección de las comunidades en las instituciones, acarreando con eso la credibilidad del proceso constituyente como un mecanismo efectivo para la resolución del conflicto.

“Nos ponen en una situación bien compleja porque nosotros estamos en un proceso de participación popular donde se solicita a los pueblos indígenas ingresar su iniciativa pero queremos decirle también a la gente que sus iniciativas van a ser consideradas, van a ser escuchadas, que además viene un proceso de consulta indígena que tendrá que ser considerado. Pero ¿cómo le pedimos a la gente que crea en lo que estamos haciendo cuando el Estado está respondiendo de otra forma?”, cuestionó.

En ese sentido añadió que pese a que han utilizado los mecanismos institucionales para abordar el diálogo, “nos encontramos con un portazo en la cara”, lo que radica en un problema ético para los convencionales en cuanto “mientras nosotros estamos acá, nuestra gente está siendo reprimida”, aseguró. Llanquileo aseguró que la esperanza está puesta en el proceso constituyente para efectos de avanzar, entre otros aspectos, en el derecho al territorio que ya se empieza a ahondar al interior de la Convención.

En lo relativo al gobierno de entrada y a las disposición que Iskia Siches manifestó sobre extender el diálogo con la CAM, Llanquileo sostuvo que, más allá de conversar, la próxima administración debe dar respuestas concretas, tal como deponer el estado de excepción constitucional.

“Lo otro que es importante, una política de restitución de tierras que es urgente y obviamente algo que es importante poder revisar es cómo se está aplicando la legislación en los territorios indígenas, especialmente en materia penal, en materia civil, cómo están ocurriendo hechos graves como por ejemplo de que se devuelvan los recursos que existen disponibles a través de la ley de presupuestos para la restitución de tierras, que no se están ocupando”, acotó.