Diario y Radio Universidad Chile

Año XV, 28 de enero de 2023

Escritorio

¿Dónde debe ir el Gobierno? La tensión de los oficialismos que se buscará superar con un nuevo cónclave en Cerro Castillo 

La pugna entre el Frente Amplio y la ex Concertación volvió a agudizarse tras las declaraciones del timonel de RD, cuestión por la cual Vallejo hizo un llamado a la unidad oficialista en un momento particularmente crítico para el Gobierno.

Maria Luisa Cisternas

  Lunes 24 de octubre 2022 19:00 hrs. 
boriccc

Compartir en

Tensión generaron en las coaliciones de gobierno las declaraciones que el presidente de Revolución Democrática, Juan Ignacio Latorre, vertió en entrevista con El Mercurio. “Que no vengan a decirnos cómo gestionar una coalición, porque en su momento también tuvieron crisis”, señaló el parlamentario, dirigiendo un emplazamiento a Socialismo Democrático que terminó por abrir el debate sobre las contradicciones que hay al interior del oficialismo.

La relación ya se ha visto remecida por episodios como el que protagonizó Fidel Espinoza (PS).  En junio pasado, el senador arremetió contra Giorgio Jackson (RD) durante la tramitación de una prórroga del estado de excepción. “Aquí ha habido ministros más preocupados de la destrucción de las instituciones democráticas”, criticó, insistiendo luego en que hay ministros más preocupados por estar destruyendo la soberanía popular”. 

Es así que desde los partidos aludidos no tardaron en replicar a Latorre. El senador PS, José Miguel Insulza, -quien dio por muerto el proyecto de aunar al oficialismo en un único conglomerado tras el impasse del ministro Jackson en Twitch- consideró incomprensibles las declaraciones del legislador RD. “Parece ser una entrevista creada para volver a conflictos de nuestra coalición“, afirmó a radio Pauta.

A su vez, en conversación con el Diario de Cooperativa, el senador Ricardo Lagos Weber (PPD) consideró que las declaraciones del frenteamplista “no ayudan en nada al Gobierno, no ayudan en nada a encontrar puntos de entendimiento”. 

Desde el Frente Amplio, el nuevo presidente de Convergencia Social, Diego Ibáñez, exhortó a terminar con los conflictos entre las coaliciones oficialistas para priorizar las demandas ciudadanas. “Hay una cuestión bien concreta: el oficialismo tiene cerca de 40 por ciento en la Cámara de Diputados y Diputadas y tiene minoría en el Senado; nuestra responsabilidad y nuestro mayor acto de apoyo y de transformación es construir transversalidad”, señaló.

Y añadió que “eso implica que la política tenga menos peleas egocéntricas y narcisistas y hable más de los problemas cotidianos de la gente. Necesitamos construir mayoría para combatir el alza del costo de la vida, mayoría para darle más seguridad a nuestros barrios, para luchar contra el narcotráfico y en eso nosotros nos vamos a dejar el pellejo por ser un puente de diálogo entre ambas coaliciones y que nos centramos en lo importante, que es lo que el importa al pueblo chileno: el buen vivir”.

De su arremetida contra la ex Concertación tuvo la oportunidad de referirse este lunes el senador Latorre.”Lo que yo planteo es que acá no tenemos que repetir recetas del pasado, recetas que en su momento fracasaron”, indicó, en el marco de una nueva reunión por la reanudación del proceso constituyente.

“Por ejemplo, si uno mira los dos últimos gobiernos de la presidenta Bachelet, las crisis que tuvieron esas coaliciones, la Concertación y la Nueva Mayoría, no pudieron procesarlas a tal punto que terminaron entregando el gobierno a la derecha, a Piñera en dos oportunidades. A eso me refiero yo con que acá no hay recetas para el actual momento político”, acotó.

Por lo demás, el senador reparó que “desde que antes que asumiera el Gobierno, desde sectores de la ex Concertación no ha pasado una semana en que no han criticado públicamente al Frente Amplio, a Apruebo Dignidad, al Gobierno. Y no me quejo“.

Nuevo cónclave oficialista

La diferencia, que se suma al largo listado de roces entre Socialismo Democrático y Apruebo Dignidad, conflictúa al Gobierno en un contexto de aumento en la desaprobación del Presidente, el que ascendió al 66 por ciento según el último sondeo Cadem. Este factor, conjugado a la derrota del pasado 4 de septiembre, hace al Ejecutivo poner un pie en el acelerador sobre aquellas gestiones que lleven respuestas inmediatas a la ciudadanía y evitar a toda costa las polémicas que puedan eclipsar los avances.

De ahí que en La Moneda estén buscando superar la tensión entre ambas coaliciones con un nuevo cónclave oficialista en Cerro Castillo. Dando cuenta de la instancia, la ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo, dijo esperar que en la sede de Viña del Mar “no solo estén los partidos oficialistas sino que también representantes parlamentarios y parlamentarias oficialistas, junto con los ministros y ministras del comité político, para discutir políticamente cómo avanzar más y mejor”. 

“Queremos reforzar la importancia de este espacio no sólo a propósito de una u otra declaración que a veces vemos por la prensa sino porque estratégicamente, para este Gobierno y para el país es fundamental la unidad para avanzar. De nada sirven las polémicas por la prensa, las diferencias por la prensa, necesitamos trabajar unidos y unidas para avanzar en las urgencias ciudadanas”, afirmó.

Ahora bien, Vallejo precisó que sus palabras no apuntan exclusivamente al senador de Revolución Democrática. “Es un llamado general porque nos hemos lamentablemente acostumbrado a las polémicas por la prensa y quedamos en discusiones superficiales, coyunturales producto de eso, pero la verdad es que la ciudadanía espera mucho más de nosotros, espera que nos salgamos de las polémicas por la prensa, de la lógica del cahuín, y empecemos a trabajar en unidad, porque el trabajo y no la polémica es lo que nos va a permitir tener resultados en el corto plazo, que es lo que se demanda por los chilenos y las chilenas”, sostuvo. 

La instancia, a desarrollarse el próximo domingo 6 de noviembre, es una oportunidad para desarrollar una “síntesis intergeneracional y de buscar nuevas recetas”, reconoció Latorre. “Estamos pasando por un momento complejo, sin duda alguna, pero yo creo que se puede revertir, pero eso implica buscar la unidad de propósitos en el oficialismo”, indicó.

No obstante, el parlamentario aseguró que “podemos hacer una nueva síntesis, pero eso no pasa por esconder nuestras diferencias o por hacer un llamado a una unidad vacía con hipocresía, sin poder tener una discusión sincera”. 

Un nuevo diagnóstico por parte del oficialismo también fue bien visto por el secretario general del PPD, José Toro. “Yo también creo que hay que superar el neoliberalismo y creo que desde ahí no hay un problema de fondo entre las dos coaliciones. El problema es quizás práctico de cómo nosotros entendemos esas diferentes superaciones“, señaló a Radioanálisis.

En ese sentido, consideró que Socialismo Democrático y Apruebo Dignidad “necesitan un encuentro que permita resolver estas ideas matrices que son ideológicas políticas: ¿Cuál es la superación del neoliberalismo? ¿Cuál es el nuevo modelo de desarrollo y de crecimiento que le vamos a proponer al país en base a eso?¿Qué fórmulas son neoliberales y cuáles no?”. 

Comité político ampliado

Las declaraciones del senador frenteamplista fueron abordadas en la instancia que aúna a los y las presidentas de los partidos de Gobierno los días lunes en el palacio de La Moneda. Allí, la presidenta del PPD, Natalia Piergentili reconoció que el parlamentario de RD extendió sus disculpas al Socialismo Democrático, y dio por superado el episodio que tensionó los ánimos del oficialismo. 

“Lo importante es que tenemos disensos de ciertas formas de abordar los problemas públicos, sí, pero no tenemos disenso sobre cuál es el foco, cuál es el programa, que es algo relevante y de fondo, de modo que cuando tú tienes diferencias en la forma o en cómo se abordan en algunos diagnósticos, es mucho más reparable y claro que el llamado a la unidad es algo que nosotros acogemos desde el Socialismo Democratico y que finalmente es parte de lo que queremos implementar”, señaló.

En tanto, la presidenta del partido Socialista, Paulina Vodanovic, dijo necesario superar las diferencias entre las coaliciones de Gobierno, considerando los réditos que acarrea a la oposición. “Yo no le voy a dar el gusto a la derecha de estar dando espectáculos por televisión. Nosotros somos una fuerza política importante, el Partido Socialista ha estado y estará apoyando al Gobierno y esa es nuestra misión y no estar comentando ni haciendo chimuchina de cosas que ya se dan por superadas”, afirmó.

Por su parte, la ministra Segpres, Ana Lya Uriarte, indicó que todos quienes están en el Ejecutivo o pertenecen a las coaliciones que lo sustentan, están llamados a ” trabajar muy duro para que a el Gobierno le vaya bien y eso significa naturalmente cada vez acoplar y ensamblar mejor las coaliciones”. 

Marco Moreno, sobre división oficialista: “Es una discusión demasiado abstracta para la gente”

Analizando la tensión al interior del oficialismo, el analista  político y director de la Escuela de Gobierno y Comunicaciones de la Universidad Central, Marco Moreno, consideró que las diferencias entre Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático se han ido agudizando en el último tiempo. “Se ha ido haciendo más compleja la relación entre los sectores más bien hegemónicos del Gobierno y los sectores reformistas y eso se ve en las distintas declaraciones que los actores hacen en relación a cómo ven el proceso hacia adelante”, señaló.

“Convive al interior del oficialismo una disputa entre sectores más hegemónicos que quieren mantener a como dé lugar un programa de Gobierno que hoy día tiene dificultades de viabilidad política y otros sectores que entienden que ya no es posible imponer un programa tal como fue, con que se ganó las elecciones de diciembre del año pasado, y a lo más se puede avanzar y ése es el principal objetivo, en cambios graduales, en cambios moderados, en reformas”, añadió.

Por lo demás, Moreno afirmó que los partidos de la ex Concertación han abierto la autocrítica desde hace varios años. “No en vano perdieron el Gobierno el año 2017 a manos de Sebastián Piñera, de ahí comenzó una reflexión sobre las razones por las que la centroizquierda ha perdido el poder después de casi 20 años de administrarlo y evidentemente las razones tienen que ver con que los partidos se habían desconectado de los ciudadanos y al mismo tiempo se habían gubernamentalizado, es decir se habían dedicado a gobernar y menos a representar intereses de la ciudadanía y ese fenómeno de autocrítica de ese sector político ya tiene varios años”.

“Son varios años los que han llevado a Socialismo Democrático a replantearse cómo volver a retomar el poder. La reconfiguración de los partidos políticos, los movimientos que estamos viendo en ese sector, la creación de nuevas fuerzas, es un poco expresión de ese proceso de crítica”, acotó.

Asimismo, el analista político consideró estéril la discusión sobre cuál fuerza es más antineoliberal. “El presidente en su discurso el 18 de octubre señaló que el estallido social no había sido una revolución anticapitalista, por  lo tanto sostener y plantear una división que en un extremo tienes partidarios del neoliberalismo y en otro extremo tienes contrarios al neoliberalismo, es una discusión demasiado abstracta para la gente y los problemas de la ciudadanía”.

“Las fuerzas políticas hoy día no se mueven en un eje de más neoliberalismo/menos neoliberalismo. Son otros los clivajes, otras las discusiones que están marcando la disputa política en el sistema actual político chileno“, sostuvo, añadiendo que “podemos hablar de élite/pueblo como han planteado algunos, pero hablar de neoliberalismo y antineoliberalismo es una discusión un poco trasnochada respecto a lo que está pasando en el mundo y lo que está pasando en Chile”. 

Síguenos en