Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 19 de mayo de 2024


Escritorio

Patricio Zapata por futuro del proceso constitucional: “Está en un punto crítico”

El profesor y abogado cuestionó a consejeros republicanos de preferir "hablarle a su barra brava" en la discusión por zanjar una nueva propuesta y reparó en los dichos del senador Chahuán de cerrar el debate en caso rechazarse el texto en diciembre.

Natalia Palma

  Jueves 7 de septiembre 2023 20:02 hrs. 
Santiago, 2 de mayo 2016.
Se reúne para conocer los objetivos y características de los diálogos ciudadanos que ha iniciado el Gobierno para la elaboración de una nueva Constitución. En la imagen el abogado constitucionalista e integrante del Consejo Ciudadano de Observadores del Proceso Constituyente, Patricio Zapata. 
Sergio Piña/Aton ChileSantiago, 2 de mayo 2016. Se reúne para conocer los objetivos y características de los diálogos ciudadanos que ha iniciado el Gobierno para la elaboración de una nueva Constitución. En la imagen el abogado constitucionalista e integrante del Consejo Ciudadano de Observadores del Proceso Constituyente, Patricio Zapata. Sergio Piña/Aton Chile

Compartir en

En el marco de las tratativas que se siguen suscitando en el Consejo Constitucional para llegar a acuerdos, a raíz de los desencuentros que han marcado la votación de algunas de las enmiendas entre el oficialismo y la oposición, el abogado y profesor de Derecho Constitucional de la Pontificia Universidad Católica, Patricio Zapata, si bien dijo no dar por muerto el actual proceso, señaló que está en “un punto crítico”.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el docente y ex candidato a convencional en 2021 sostuvo que ante este escenario se requiere de “una acción muy decidida, muy amplia para sacarlo de la condición en la que se encuentra. Desgraciadamente, se fue postergando la necesaria discusión política de fondo, porque una cosa era discutir artículo por artículo, enmienda por enmienda, pero hasta qué punto las mayorías estaban dispuestas a aceptar como eje lo que habían propuesto los expertos”.

Según Zapata “siempre se supo que esto iba a ser muy difícil, el resultado de las elecciones de mayo lo volvieron aún más difícil porque, paradojalmente, los menos entusiastas de tener una nueva constitución quedaron con una posición muy potente y los menos disponibles para conversar estaban obligados a conversar para que esto funcionara”.

En esa línea, comentó que con respecto a cómo ha avanzado el proceso “a medida que pasaban las semanas uno iba observando que lo que más parecía preocupar a los republicanos era atender a su público, a su clientela, mandarles señales permanentes de ‘no se preocupen, estamos defendiendo sus intereses’ y eso explica que la primera cosa que se vota sea el rodeo”.

“Uno puede entender que un sector político esté intentando cuidar su vínculo con su grupo más cercano, pero así no se hace una constitución. Yo pensaba que el Partido Republicano fuera muy duro en el Congreso, muy crítico con el Gobierno, pero que, en el Consejo, donde tenía una posición de poder, fuera con vocación de país, de Estado para demostrarles a los chilenos que piensan distinto que ellos sí se la pueden, pero prefirieron hablarle a su barra brava”, cuestionó.

Con todo, pese a que el abogado evitó calificar como irreversible la falta de acuerdos en el Consejo, comentó que “si uno tuviera que apostar, uno diría que se ve muy mal aspectado, en una situación crítica”.

Por otra parte, Patricio Zapata se refirió a las declaraciones del senador y timonel de Renovación Nacional, Francisco Chahuán, quien en conversación con Radio Pauta afirmó que desde el sector no validarán un nuevo proceso constituyente, plegándose a la presentación de proyecto junto al senador republicano, Rojo Edwards, para dichos efectos en caso de no prosperar la nueva propuesta el 17 de diciembre.

“Es muy extraño esto de poner por escrito en la ley o en la constitución que no voy a hacer algo el día de mañana que quizá quiera hacer. Si el país está realmente cansado y, en algún sentido, lo está, si realmente después del plebiscito de diciembre hay un agotamiento, no vamos a tener un nuevo proceso constituyente. Los políticos hacen lo que hacen cuando ven que hay agua en la piscina ¿Por qué ponerlo por escrito? ¿Por qué anunciarlo ahora?”, señaló.

A juicio del docente “esta es una muestra más de poco compromiso con el proceso actual. Cuando tú ya empiezas faltando cuatro meses a dibujar lo que será el post 17 de diciembre, no estás trabajando por el proceso, le estás hablando nuevamente a tu voto duro, estás tratando de quedar bien no sé con quién, pero desde un punto de vista técnico es inútil. Si después del plebiscito de diciembre no hay ningún ánimo, eso no es necesario prohibirlo y si hay voluntad ¿por qué lo vamos a prohibir? Eso es un mal uso del derecho constitucional amarrarnos a discutir ciertas cosas por un cierto número de años”.

Zapata remarcó que este tipo de discusiones dependen más bien de la voluntad ciudadana. “Los que saben un poco de derecho constitucional recuerdan que la constitución de 1828 decía que ella no iba a poder ser revisada hasta 10 años después para que no hubiera más discusión constitucional, bueno, tuvimos la constitución del 33′, cinco años después, porque cuando las cosas van en una dirección y el pueblo tiene una voluntad va a conseguir las mayorías ¿Por qué poner un obstáculo innecesario?”.

Es por esto mismo que reparó en la convicción por parte de Chile Vamos de avanzar hacia una nueva constitución. “Supongo que la promesa no consistía en decir ‘muchachos, si gana el Rechazo, vamos a tener una elección el próximo año’, creo que la promesa era ‘si gana el Rechazo, nosotros vamos a jugarnos a fondo por tener una buena y nueva constitución’, eso fue lo que yo escuché. Entonces, esa deuda, esa obligación por lo menos pido que se intente cumplir”, dijo.

En esa línea, indicó que “nosotros los abogados a veces alguien no puede cumplir con una obligación, por caso fortuito, por fuerza mayor, pero por lo menos me interesa ver que el deudor trató de cumplir de buena fe, le puso empeño. Esta declaración es de alguna manera una confesión extraña de que ya están en otra”.

Síguenos en