Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 25 de mayo de 2024


Escritorio

Cristóbal Bellolio: “Es un texto que no une porque se construye sobre la victoria de un sector y la derrota de otro”

El profesor en Teoría Política afirmó que el resultado de este proceso tiene un tenor "más sobrio, menos performático, menos rabioso y estridente que el anterior, pero no por eso menos partisano, sectario y maximalista".

Natalia Palma

  Sábado 11 de noviembre 2023 16:13 hrs. 
Cristóbal BellolioCristóbal Bellolio

Compartir en

Con un tenor “más sobrio, menos performático, menos rabioso y estridente que el (proceso) anterior, pero no por eso menos partisano o sectario y maximalista”, calificó el analista político y académico de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez, Cristóbal Bellolio, la ceremonia de cierre del Consejo Constitucional

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el profesor de Teoría Política entregó su apreciación tras el fin de esta etapa del proceso que terminó con la entrega del borrador al Presidente Gabriel Boric, pero cuyo destino será plebiscitado este 17 de diciembre.

Considerando la experiencia de la Convención, donde el académico señaló que como vara evaluó que todos los sectores estuviesen presentes en la propuesta final, Bellolio afirmó que el actual proceso “entendiendo que ha sido distinto en aspectos formales, en maximalismo y partisanismo creo que ha cometido los mismos dos errores”.

“La razón por la cual creo que este no es un texto que une es porque básicamente se construye sobre la victoria de un sector y la derrota de otro, antes era la victoria de la izquierda sobre la derecha, ahora es la victoria de la derecha sobre la izquierda y es maximalista, así como el texto de la Convención de alguna manera constitucionalizaba muchas cuestiones que son de política ordinaria este texto también lo hace, es decir, aquellas cuestiones que deben discutirse democráticamente en los parlamentos, que tienen que ver con cuál es la agenda del gobierno que gana”, declaró.

Me parece que es un error elevar a política constitucional cuestiones que deben ser parte de la política ordinaria“, recalcó.

En su lugar, afirmó que las cosas que deben estar en la Constitución son aquellas en que estamos todos de acuerdo y “por eso, le ponemos una especie de seguro, se llama un quórum supramayoritario, tres quintos para que no sea cualquier mayoría la que pueda cambiar eso”.

Considerando las proyecciones que entregan los sondeos, donde la postura por el En contra sigue liderando la carrera, Bellolio señaló que “un rechazo de la actual propuesta no debe leerse como abrazar las ideas de la izquierda, sino que debe leerse como un castigo de la ciudadanía a la lógica que imperó en los dos procesos”. 

“No es que ahora volvemos a ser de izquierda. En Chile si gana el En contra significa que la ciudadanía castigó dos veces procesos adversarios en lugar de consensuales“, precisó.

Sobre la posibilidad que el proceso quede abierto de ganar dicha opción, el académico sostuvo que cualquiera sea el resultado “el proceso constituyente se cierra, es un argumento que ninguna de las dos campañas se puede atribuir en exclusiva ¿por qué? Porque si gana el ‘a favor’ ya tenemos nueva Constitución, se cerró el proceso constituyente más allá de que se le van a hacer varias reformas después”.

“Si gana el ‘en contra’ también se cierra el proceso constituyente y nos quedamos con la que tenemos, que ahora se puede modificar por cuatro séptimos, por lo tanto, para todos los efectos relevantes ya no es la tramposa que en algún minuto la izquierda denunció, ya no es la de Pinochet”, zanjó.

En relación a la estructuración del sistema político propuesto en la nueva Constitución, Bellolio declaró que “queda básicamente igual de defectuoso, no es cierto que el sistema político se vaya a arreglar con la propuesta que propone la derecha y todos los problemas se vayan a resolver, no es cierto específicamente porque más allá de la dimensión institucional -que es muy importante cómo reducimos la fragmentación, cómo facilitamos la gobernabilidad- acá también hay un factor cultural-humano que no tiene que ver con la institución, sino que tiene que ver con si tenemos actores políticos realmente leales al sistema”.

Aunque tengamos técnicamente la mejor Constitución del mundo no va a funcionar si en la práctica política los actores no son capaces de cambiar la forma cómo están haciendo la política, si lo único que tenemos es polarización, desconfianza y estamos esperando a la primera vuelta de manos para destruir a nuestro adversario. Entonces, no hay ninguna constitución que sea capaz de aguantar eso”, aseguró.

Por útimo, recalcó que “esto no es una cuestión solamente de la letra de la Constitución, hasta la mejor letra puede ser inútil si los intérpretes son malos”.

Síguenos en