Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 30 de mayo de 2024


Escritorio

“Escuchar lo que pasa en el norte”: alcaldes alertan crítica situación migratoria tras años de políticas deficientes

Pese a que diputados proponen cerrar fronteras y una policía militar especial, autoridades locales ponen foco en las debilidades de la legislación chilena y la diplomacia con países vecinos.

Bárbara Paillal

  Viernes 19 de abril 2024 23:18 hrs. 
Crisis migratoriaCrisis migratoria

Compartir en

La frontera norte de Chile es foco de la crisis migratoria y reflejo de las tensiones diplomáticas en Sudamérica. Al ingreso de personas migrantes de forma irregular, una gran cantidad producto del éxodo masivo desde Venezuela, se suma la llegada de organizaciones criminales. Situación advertida por autoridades locales previo a la pandemia.

Un corredor humanitario, refugios de tránsito, Policía Militar Especial e incluso el cierre de las fronteras por 24 meses -solo para Venezolanos- son parte de las medidas barajadas por el mundo político. Sin embargo, alcaldes de zonas críticas como Colchane y Arica ponen foco en las debilidades de la legislación chilena y las relaciones diplomáticas con países vecinos.

Entre 300 y 400 personas migrantes al día son las que ingresan por los más de 70 pasos no habilitados solo en la comuna de Colchane, esa es la estimación que maneja su alcalde, Javier García. Esto, aún cuando existen puntos de observaciones instalados con presencia de Carabineros y del Ejército, despliegue en el marco de la Ley de Infraestructura Crítica.

“Es una realidad que seguimos viviendo tras años de políticas migratorias fracasadas, no eficaces en la práctica y que dan cuenta que todas esas medidas no son aptas para poder controlar efectivamente el ingreso irregular. Más aún, cuando vemos hace días grupos de migrantes esperando locomoción frente al cuartel del Ejército y Carabineros, abordando camiones para poder llegar a la ciudad como también migrantes en mayor número apostados o pernoctando en las plazas de nuestro pueblo”, sostuvo.

Fuerzas Armadas desplegadas en la frontera norte.

Fuerzas Armadas desplegadas en la frontera norte.

El jefe comunal cuestionó así la “normalización” de los ingresos irregulares y, producto de ello, se inclinó a adoptar medidas más drásticas y -a su juicio- efectivas como la no regularización de personas que ingresan por pasos no habilitados y las expulsiones como un desincentivo. Además, indicó que al no existir voluntad del gobierno venezolano de recibir a los expulsados o entregar datos de personas con antecedentes penales se debe evaluar mantener la relación diplomática. “Por cierto, que son medidas severas, pero que hoy día simplemente son necesarias, de lo contrario vamos a perder esta batalla como Estado”, apuntó.

Para el edil, más importante, también son las debilidades en la legislación chilena, puesto que afirmó de nada sirve tener una policía especial de fronteras sin las facultades que permitan la reconducción. “Vemos con preocupación que la reconducción no está operando con Bolivia. No vemos ningún avance en términos de relaciones o de fortalecimiento de diálogo con Bolivia, ya que, por ejemplo, migrantes que ingresan por pasos no habilitados, conducidos al campamento, ellos simplemente ingresan al país, no existe hoy día posibilidad de devolverlos al país de origen”, acusó.

Colchane además mantiene un 98% de población indígena que, García, indica son transgredidos en sus derechos de vivir en un ambiente acorde a su cultura. “Hoy las personas y las familias tienen que construir cierres perimetrales que son construcciones ajenas a nuestra cultura y que, por cierto, lo hacen por falta de seguridad y eso es un tema que el Estado se ha olvidado”, señaló.

Si bien el funcionamiento de la Infraestructura Crítica detuvo el espiral de crecimiento de ingresos irregulares, el edil de Arica, Gerardo Espíndola, declaró que “sería bastante iluso pensar que teniendo al Ejército en la frontera chileno-peruana vamos a tener un espacio totalmente infranqueable. Los coyotes, los traficantes de personas siguen ocupando diferentes técnicas y las van modificando en la medida que conocen el comportamiento de las autoridades chilenas o de las Fuerza Armadas y de Orden”. Para el edil, el “desorden migratorio” dejó de manifiesto que “la frontera de Chile es totalmente permeable”. 

Consultado por propuestas como cerrar las frontera, Espíndola cuestionó “si conocen cómo es la frontera, no sé cuál será el imaginario que tienen ellos en su cabeza de lo que significa cerrar la frontera, ¿poner un muro? ¿hacer una zanja? ¿colocar una reja grande? Ni siquiera Estados Unidos ha logrado establecer un muro en todas las fronteras que tienen, sobre todo con México, y eso es un plan que viene desde la época de Clinton y, de hecho, Donald Trump en kilómetros no alcanzó ni siquiera a avanzar lo que sería la frontera chileno-peruana que es la frontera más pequeña que tiene Chile”.

“Observo que, especialmente en materia legislativa, tenemos a muchos parlamentarios que están más bien preocupados de los gallitos, más preocupados de las cuñas o de propuestas un tanto inoficiosas y no de estar escuchando lo que pasa en el norte y en general leyes que apunten a la cárcel directamente al crimen organizado y a esta cadena de trabajo”, dijo.

Además, considerando que la problemática recae sobre el ingreso irregular, apuntó a fortalecer las relaciones diplomáticas con las naciones del continente. “Con Perú se mantiene un trabajo mucho más fuerte, con Bolivia se esta retomando, pero hay que meterle mucha más presión para que sea mucho más rápido el ejercicio diplomático y enfrentar en conjunto, no solo a la crisis migratoria, que es un gran problema, sino que a eso hay que sumarle que en medio de este desorden migratorio, aprovechan de colarse todas estas bandas criminales como el Tren de Aragua”, planteó.

En un segundo punto abogó por inyectar más tecnología y recursos a la protección de la frontera a objeto que en los espacios donde no puedan llegar las policías, esté disponible el seguimiento satelital. Por último, que el Congreso Nacional avance en la legislación, ya que “una persona que está en la frontera y con su auto agarra a un grupo de migrantes y los trae hasta la ciudad, es parte de la cadena de los traficantes de personas, pero para Chile solamente es una falta por trasladar personas, como si fuera un Uber“.

Por último, el jefe comunal recalcó que previo al 2020 advirtieron la presencia del crimen organizado en Arica. Una ciudad que pasó de tener seis homicidios al año a tener 45 en 2022. “Lamentablemente como somos una ciudad lejana, que tiene 250 mil habitantes y no estamos cerca de Santiago, por supuesto que no se nos tomó en cuenta y finalmente cuando esto llega a la capital después de tres, cuatro años, que nosotros lo veníamos advirtiendo, saltan todas las alertas y se empiezan a tomar acciones, pero de manera bien reactiva. Esto se podía haber evitado mucho antes“, cuestionó.

Gabriel Gaspar: “Corresponde preguntarle a quiénes están en terreno”

El ex subsecretario de Defensa durante inicios del Gobierno de Gabriel Boric y subsecretario para las Fuerzas Armadas de Michelle Bachelet, Gabriel Gaspar, sostuvo que la porosidad de la frontera norte refleja la pérdida del control del territorio por parte del Estado.

Para recomponer el escenario, la otrora autoridad indicó que “hay un tema ahí de ingreso descontrolado y de una deficiente política migratoria porque hoy día en Chile no está claro qué es lo que queremos, si impedir o controlar el ingreso de los ilegales”.

“Frente a ello, el Estado propone para el sur, para el norte, para la ciudad, una política que en mi opinión es equivocada, porque es insuficiente, que es suponer que en Chile está en peligro la infraestructura crítica. Lo cual en mi opinión es un error porque ni los mapuches radicales en el sur, ni las bandas del norte, ni las mafias de las grandes ciudades quieren atacar a la infraestructura crítica, sino lo que quieren es controlar territorios y someter a la población para poder extorsionar”, señaló.

El ex subsecretario de Defensa declaró que corresponde “preguntarle a quiénes están en terrenos, que son las policías, las Fuerzas Armadas, el Ministerio Público, cuál es el balance y la experiencia de ellos en estos dos años y qué medidas concretas proponen. Tomar también al mismo tiempo la misma pregunta a las autoridades locales, en concreto alcaldes y gobernadores, y sobre la base de esas opiniones constituir una respuesta para lo cual no se requiere nuevas leyes, ni nuevos ministerios. Simplemente voluntad política, claridad en el objetivo y decisión en el actuar”.

Imagen de Portada: Agencia ATON.
Síguenos en