Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Alejandro Guarello: “Los países como Chile tienen que defenderse de las transnacionales”

Organizaciones artísticas y músicos critican el rechazo de la comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología del Senado al proyecto de ley que busca promover un 20% de creación chilena en las radios.

Damaris Torres C.

  Viernes 7 de febrero 2014 16:05 hrs. 
Consola-Radio



En una reunión especial que el senador Jaime Quintana solicitó a los miembros de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología se rechazó la idea de legislar en torno al proyecto de ley que busca promover un 20% de música chilena en las radios nacionales.

Los miembros de la cámara alta que votaron a favor de la iniciativa fueron Alejandro Navarro e Ignacio Walker, mientras que Ena Von Baer, Carlos Cantero y el propio Quintana decidieron oponerse, aduciendo a problemas en la fiscalización y el contenido.

Al respecto el presidente de la Unión Nacional de Artistas (UNA), Edgardo Bruna, señaló que acá se niega la posibilidad de discutir, lo que favorece el monopolio existente en las emisoras.

“Con esto, evidentemente, se niega la discusión, pero en ese caso la pregunta es si yo estoy pensando como el senador Quintana que no se puede fiscalizar, por lo menos doy la posibilidad que el proyecto se discuta en el senado, entonces no puedo ni podemos entender ese tipo de actitudes, porque en el fondo esto favorece el monopolio que existe en las radio sobre la música extranjera y no chilena”, sentenció el actor.

En tanto el presidente de la Sociedad Chilena de Derecho de Autor (SCD), Alejandro Guarello, explicó que el tema de la fiscalización está resuelto porque las radios lo hacen al emitir planillas, por lo tanto cada una da cuenta de su programación; y además, “hace ya un año está en marcha un software que reconoce automática y digitalmente todo lo que se transmite en 100 radios que están en cadena, es decir son muchas más, y que en uno o dos años más estaremos fiscalizando unas 300, por lo tanto este tema es algo viable y que está en marcha”, sostuvo.

En ese sentido dijo que acá hay una campaña muy fuerte de la Asociación de Radiodifusores de Chile, Archi, que considera que este proyecto vulnera su libertad editorial.

“No hay un fundamento, aquí hay una campaña muy fuerte de la Archi con argumentos muy débiles sobre que esto es una imposición a la libertad, etc., pero no, se trata, simplemente, de un porcentaje de música chilena que es de todos, por eso no comprendemos que el senador Quintana de declaraciones que dicen que el reggaetón o la cumbia no son chilenos, y eso es ridículo, porque los chilenos pueden hacer cualquier música, y con el sólo hecho que la hagan o interpreten quiere decir que es nacional”, enfatizó.

Para mejorar la identidad

El proyecto en cuestión busca agregar un inciso en la ley 19.928 sobre fomento de la música que consiste en la transmisión de un 20% de música chilena en las radios del país, como ocurre en Brasil donde es obligación divulgar un 50% de ella, Francia un 40% o en Canadá un 35%.

Si bien, los artistas consideran que este no es un número sustancial, creen que es un primer paso para poder vivir de sus creaciones como cualquier trabajador.

El compositor Francisco Villa, manifestó que esta es una demostración de la falta de voluntad de los políticos chilenos “y la de incomprensión, también, de la importancia que tiene la música en términos de fijar o dar una posibilidad a que la identidad nacional vaya dando forma definitiva a una serie de otros elementos que tienen que ir democratizando la sociedad”.

Villa espera también que esta ley permita que todos los músicos chilenos se vean beneficiados y que ese 20% no signifique que se toque sólo a los más reconocidos.

En ese contexto, Guarello, insiste que los países pequeños, como Chile, tiene que defenderse de las transnacionales que imponen sus productos.

A partir de este revés el presidente de la SCD asegura que se continuará con el procedimiento legal, primero irá a la sala, y si se aprueba pasará a comisión mixta en un congreso diferente a partir del 11 de marzo, por lo que pone sus esperanzas en el criterio de los parlamentario.