Diario y Radio U Chile

Escritorio

La sangrienta lucha entre hermanos en Ucrania

La crisis política y social que vive la nación que alguna vez formó parte de la Unión Soviética ha tomado el camino del enfrentamiento armado, donde los nacionalismos juegan un rol preponderante en el afán de conseguir a cualquier costo la derrota del enemigo. Los analistas coinciden en que se trata de un conflicto complejo de larga data en que además confluyen intereses económicos y geopolíticos de las grandes potencias.

Cristián Zúñiga P.

  Sábado 30 de agosto 2014 10:19 hrs. 
crisis en ucrania

El conflicto empezó en Ucrania –país de 40 millones de habitantes-  en noviembre del 2013, cuando estallaron escándalos de corrupción del gobierno y la polarización en torno a la posible incorporación de la nación en la Unión Europea.

La situación generó fuertes protestas por una parte relevante de la población en rechazo a la  negativa del presidente proruso Viktor Yanukovich de firmar el acuerdo de asociación con la Unión Europea, que culminó con el derrocamiento del mandatario.

Cabe señalar que Ucrania emerge como estado independiente en 1991, cuando cae la Unión Soviética, pero tiene un problema importante en su interior, ya que hay una población en la zona sureste que se siente más cercana al mundo ruso, que exigió un estatuto federal que contemplara sus diferencias.

Luego en las elecciones presidenciales del 25 de mayo ganó el oligarca y empresario Petro Poroshenko, quien prometió alcanzar la paz  y proteger las zonas en conflicto. Rusia reconoció los resultados, tal como el resto de la comunidad internacional.

Una de las situaciones que empeoró la crisis es la falta de prudencia sobre la pluralidad cultural del país: al sur de Ucrania, en Crimea, vive una población de origen ruso que no estuvo de acuerdo desde el principio con las protestas en Kiev que derribaron a Yanukovich. Se sienten rusos y naturalmente pidieron ayuda a Putin. Crimea es un sitio estratégico porque ahí está apostada la flota rusa, que arrendó el puerto de Sebastopol hasta el 2047.

poroshenco

Petro Poroshenko, presidente de Ucrania.

El analista internacional Guillermo Holzmann señaló que el componente nacionalista y la fragmentación ideológica expresada en los partidos políticos no permiten lograr las mayorías necesarias, ni lograr la estabilidad suficiente para poder sostener el gobierno y la conducción de Ucrania.

El experto en relaciones internacionales explicó que estos factores y la creciente escalada del conflicto hacen elevar los enfrentamientos bélicos entre las autoridades centrales de Kiev y los movimientos rebeldes.

“Movimiento rusos y prorusos de corte nacionalista distintos a los fascistas que estaban en el gobierno de transición empiezan a realizar acciones en el este de Ucrania, que es la zona industrial más importante de ese país, afectando una zona importante del territorio. Los prorusos empiezan a organizarse primero con grupos bastante dispersos hasta que logran tener un mando único, donde van surgiendo aquellos nacionalistas rusos que toman la idea de poder independizarse, y generar una autonomía mediante un proceso de referéndum parecido al que se vive en Crimea”, indicó.

Por su lado, la profesora del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA), Olga Lepigina, señaló que tanto el gobierno anterior encabezado por Yanukovich, como las actuales autoridades, tienen responsabilidad en la falta de solución a la crisis que vive el país.

“El gobierno actual tiene responsabilidad en el conflicto porque lo interpretó como un conflicto terrorista, a pesar de que es un conflicto civil. Quizás antes se podría haber entablado un diálogo con la gente del sur oriente de Ucrania. Actualmente se convirtió en una guerra civil completa y es muy difícil llegar a un buen término por la vía pacífica”, señaló Lepigina.

El académico del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, Gilberto Aranda, sostuvo que en la actualidad el conflicto se encuentra entrampado debido a un congelamiento de las posiciones más duras de ambas partes.

El profesor apostó por la posibilidad de una salida negociada a la crisis en la cual deberían participar los involucrados directos y también las grandes potencias de la Unión Europea más la presencia de Estados Unidos y Rusia.

“Lo prudente aconseja que los liderazgos políticos se sienten a la mesa para encontrar soluciones imaginativas que reconozcan de alguna manera las diferencias y entreguen garantías a Rusia de respetarlo y en ese proceso las potencias involucradas, tanto Rusia respaldando a los rebeldes, como Estados Unidos y la Unión Europea encabezada por Alemania, pueden jugar un rol clave al exigir a Kiev por un lado y a los extremistas por otro que se sienten a la mesa y lleguen a un acuerdo”, indicó.

mapa del territorio de Ucrania

Según el informe entregado en los últimos días por el asistente del Secretario General para los Derechos Humanos de la ONU, Iván Simonovic, el número de muertos por los combates llega a 2.593 y casi a las 3.000 personas al incluir los 298 fallecidos del accidente del avión MH17 (Malaysia Airlines).

Ucrania es un país industrial que produce aviones, trenes, automóviles y tanques. Además se le considera un inmenso granero y tiene importantes reservas de gas. Sin embargo, la economía ha estado en recesión desde 2012, pero según el FMI, este año podría crecer un modesto 1,5%.