Diario y Radio U Chile

Año XII, 15 de julio de 2020

Escritorio MENÚ

Alejandro Navarro: “Es inmoral haber recibido platas de SQM”

El vicepresidente del Senado insistió en la necesidad de convocar una Asamblea Constituyente para reformar la Constitución de la dictadura, cuerpo legal que, a juicio del senador, es un elemento que posibilita profundizar la crisis que vive el país.

Raúl Martínez

  Miércoles 8 de abril 2015 12:19 hrs. 





“Nadie debió haber recibido plata de Soquimich, menos la izquierda”, sostuvo el vicepresidente del Senado, Alejandro Navarro, quien calificó este hecho como inmoral y consideró que ahonda la crisis de credibilidad que cruza a la gente.

El parlamentario indicó que los legisladores involucrados en este tipo de hechos deben ser sancionados con la pérdida del cargo, situación que hoy no está contemplada en la ley.

En conversación con Radio Universidad de Chile, Navarro sostuvo que se debe terminar con las donaciones privadas y secretas, las que sobrepasan el límite legal, ya que hoy existe un mecanismo de financiamiento público para las campañas políticas que se deduce de la cantidad de votos que recibe cada candidato.

Para el representante del MAS, la crisis que vive el país se funda en una Constitución que es antidemocrática y que debe ser modificada, a pesar de quienes critican esa idea: “Hay algunos que creían que los que planteábamos Asamblea Constituyente fumábamos opio; una Asamblea Constituyente en medio de una revolución, de una crisis, pero sostenían que no había crisis. Y lo dijimos y lo hemos venido diciendo durante tanto tiempo: en Chile hay una crisis”, puntualizó el vicepresidente del Senado.

Al respecto, retrató los problemas sociales que tiene el país con la baja participación ciudadana en las elecciones, donde “seis de cada diez chilenos no votan y los que votan son el 40 por ciento y menos, hay una crisis de legitimidad, de participación y de representatividad”, comentó Navarro.

Navarro agregó que la Constitución de 1980 “se agotó hace rato. Pero hoy día crujió, se quebró, está nauseabunda. Esta Constitución no resiste más porque no tiene ningún mecanismo de participación ciudadana vinculante que haga efectivo el empoderamiento de la ciudadanía cuando delega la soberanía a través del voto en sus representantes”.

Por eso, insistió en la necesidad de convocar una Asamblea Constituyente que sea redactada con el pueblo, que “está pidiendo un cambio profundo, institucional” en el país.