Diario y Radio U Chile

Año X, 19 de octubre de 2018

Escritorio
Claudia Pozo

Una deuda generacional

Claudia Pozo | Viernes 23 de marzo 2018 8:02 hrs.

Chile está experimentando un acelerado proceso de envejecimiento poblacional, sustentado por los alrededor de 3 millones de adultos mayores que EXISTEN en la actualidad. Para el año 2050 se elevará del 17 al 28 por ciento de la población. En las próximas tres décadas se estima que en el mundo existirán por, primera vez, más personas mayores que menores de 15 años, llegando a 2 mil millones en 2050, según la ONU. Sin duda, una deuda generacional.

En los últimos ocho años, las autoridades de turno han buscado impulsar cambios de fondo, sin embargo, aún falta un largo camino. Una mirada inclusiva, positiva y saludable hacia este sector, sobre todo, hacia los más vulnerables o en situación de calle, es lo que hoy demandamos. Una vejez digna y entrelazada con los avances y la modernidad.

El Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA), hace unos días señaló que “hay un desafío a nivel del Estado, más allá de los gobiernos de turno y se requiere una respuesta para enfrentar esta demanda que se viene encima con una población que envejece”. Esas autoridades hoy no están en sus cargos, sin embargo, la señal más potente que el nuevo gobierno está en la misma línea, se produjo cuando la Primera Dama, Cecilia Morel, realiza su primera actividad mediática en un hogar para ancianos. Nos provoca esperanza, a pesar que sabemos que muchas de las banderas de lucha que se explicitan al principio de un nuevo gobierno mueren en el intento y, hasta a veces, sin un impulso.

Señora Morel, como directora del único Centro Abierto para el Adulto Mayor de la comuna de Macul y dependiente de la Fundación de Beneficencia de los SS.CC, quiero y necesito confiar en el Plan Integral de Envejecimiento Positivo; en el acompañamiento a la familia en eventuales cuidados; y en la creación del Plan Auge para la Tercera Edad. Así también, en el incentivo a la participación laboral de las personas mayores; en la eliminación de la edad tope para acceder a los programas del Sence y, en definitiva, en el fortalecimiento del SENAMA.

Estos anuncios se realizaron hace una semana atrás y nuestro país sigue envejeciendo. Esa es la realidad, mirada desde afuera. Si lo vemos desde la perspectiva de un anciano con nombre y  apellido de 79 años, es aún más desgarrador. No queda segundo, para esperar la presentación de un proyecto, la acogida de éste en ambas cámaras, ni menos la discusión en estas instancias.

E-S-T-A-M-O-S  E-N-V-E-J-E-C-I-E-N-D-O.

E-S  U-R-G-E-N-T-E  L-A  G-E-N-E-R-A-C-I-Ó-N  D-E   U-N-A  P-O-L-Í-T-I-C-A  F-U-E-R-T-E  Y  S-E-R-I-A.

R-E-C-H-A-Z-A-M-O-S   D-O-C-U-M-E-N-T-O-S  I-N-U-N-D-A-D-O-S  D-E  B-U-E-N-A-S  I-N-T-E-N-C-IO-N-E-S.

T-O-M-E-M-O-S  U-N-A  D-E-C-I-S-I-Ó-N  C-O-M-O  N-A-C-I-Ó-N.

S-E  A-C-A-B-A  N-U-E-S-T-R-O  T—I—E——M———P——————-O.

*La autora es miembro de la Fundación Beneficencia de los SSCC