Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 19 de abril de 2024


Escritorio

Proceso electoral cercado por conflictos sociales

Columna de opinión por Hugo Mery
Viernes 11 de enero 2013 11:41 hrs.


Compartir en

La entrega de los resultados de la última CEP se vio eclipsada en las horas siguientes por el violento asesinato del matrimonio de agricultores Lushinger-Mackay  en Vilcún, al incendiar su propiedad un grupo de desconocidos. Esto demostró que, al iniciarse un proceso electoral que durará hasta fines de año, los conflictos sociales seguirán desplegándose por doquier y cercarán los intentos de los políticos por llegar a La Moneda y el Parlamento.

La reacción de las clases dirigentes a una acción que ciertamente no favorece a la causa mapuche fue errática y, en el caso de quienes están en el gobierno, desproporcionadamente parcializada. Está claro que la oposición no puede rasgar vestiduras por el desmedro aborigen, que se arrastra desde fines del siglo 19, y que tampoco supo enfrentar. Incluso la Concertación, estando en el gobierno, pidió aplicar la ley Antiterrorista y de seguridad Interior del Estado, quitándoles credibilidad a sus críticas al actual régimen por anunciar lo mismo.

Claro que esta vez Piñera y sus colaboradores se pasaron de la raya, al precipitarse a consignar autorías grupales con un solo sospechoso detenido, un machi herido a bala, y alentar malsanamente la indignación de los agricultores víctimas del “ terrorismo mapuche”: el siempre ponderado Andrés Chadwick agradeció como extraviado ministro del Interior el bloqueo de caminos por los camioneros en protesta por los daños a sus máquinas, y el dirigente gremial Luis Mayol respaldó ahora  como ministro de Agricultura que los propietarios se armen para repeler por sí mismos los atentados a sus predios.

Fue un punto para el Presidente Ricardo Lagos, quien no toleró el corte de caminos por los autobuseros durante su gobierno y les invocó la ley de seguridad interior; Chadwick debió retroceder en sus declaraciones, sin que Mayol hiciese otro tanto, sólo subrayando que la autodefensa debía ser proporcional.

En este contexto, un hermano del primer detenido se fue a su vez preso con un arma que mantenía en su casa y un tercer mapuche por tener dos (conseguidas,  según él, a través del patrón que lo contrató como nochero).

No se trata de relativizar el inicuo crimen de los agricultores, sino de establecer diferentes tratamientos; como el hecho que el carabinero condenado por asesinar hace cinco años al joven comunero Matías Catrileo siga trabajando en la institución.

El gobierno está  presionado por los empresarios, algunos de los cuales emitieron fuertes declaraciones de desconfianza durante la  visita del Mandatario y sus ministros a la zona, apenas ocurrió el ataque que inició una seguidilla de hechos violentos a razón (sinrrazón) de por lo menos uno diario. Pero la virtual militarización de la Araucanía sacó a relucir la raigambre derechista de una alianza que se dice de centro derecha y que no se da cuenta que con la represión no hace sino incendiar más los campos.

Sería la oportunidad para que la oposición de centro izquierda se anime, por fin, a enfrentar lo que constituye un ethos cultural. El punto es que la gente ya no le cree, ni en este ítem ni en el educacional ni los regionales ni locales; ahora tampoco en el asunto de las isapres: ¿por qué tiene que resolver engorrosamente la Corte Suprema de Justicia un cobro unilateral que las instituciones políticas –poderes ejecutivo y legislativo- , no son capaces de normar?

Las encuestas como la CEP pasan y los problemas sociales quedan marcados en la conciencia colectiva, después de desaparecer de las planas noticiosas, aunque la cobertura medial de los últimos sucesos de la Araucanía ha persistido por harto tiempo en amplios espacios: ¿sólo porque la sangre motiva a los editores? Si así fuese, el despliegue mediático tiene la virtud de sedimentar ideas y sensaciones.

Los candidatos de este año tendrán que asumir la nueva situación. La única manera de que Michelle Bachelet no baje dramáticamente del 54% de favoritismo que le asigna la última encuesta es que, adelantándose a los cabildeos de los desordenados partidos que la acompañen en su reelección, sea capaz de formular una maciza y convincente propuesta para enfrentar tanto problema que acucia a la gente.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.