Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 18 de abril de 2024


Escritorio

Universidades chilenas: un sistema a la deriva


Lunes 16 de marzo 2015 13:11 hrs.


Compartir en

Según las estadísticas del Ministerio de Educación, había en Chile en 2014 un millón cien mil estudiantes universitarios en las carreras de pre-grado, de los cuales, la gran mayoría corresponde a los inscritos en las carreras universitarias tradicionales. Esta cifra representa un aumento de 37.5 por ciento en relación al número (800 mil) de inscritos del año 2008 y de 340 por ciento respecto de los que había en 1990 (250 mil).

Hemos asistido pues a un crecimiento exponencial de la matrícula universitaria que resulta tanto más espectacular cuanto que Chile, que posee aproximadamente un cuarto de la población de un país como Francia (17.8 millones contra 65 millones), aparece con un número de universitarios que equivale a la mitad de los que hay en la sexta potencia mundial que posee 2 millones 390 mil estudiantes en sus universidades.

Ante este crecimiento vertiginoso de nuestra situación universitaria la primera cosa que se plantea es la del porvenir de los diplomados en el mercado del trabajo. Para el observador menos atento aparece de inmediato como evidente que Chile no está en condiciones de ofrecer una vida profesional acorde con las aspiraciones de cada uno de los egresados de la enseñanza superior y esta situación constituye una fuente de frustraciones en lo inmediato y de conflictos mayores en un mediano y largo plazo.

Los límites de la talla del país juegan, sin lugar a dudas, un rol importante, pero parece indiscutible que la situación que enfrentamos es la consecuencia del tipo de economía en boga desde hace 40 años. En efecto, el mercado laboral chileno no solamente es -a menudo- caótico sino que está caracterizado frecuentemente por prácticas discriminadoras en que las redes de influencia prosperan abiertamente para hacer avanzar a algunos y postergar a los más.

Nuestro país tiene pues la obligación de plantearse unas estrategias de planificación de sus recursos humanos que la ideología neoliberal ha condenado única y exclusivamente porque esas estrategias “sentían” el socialismo. Por lo demás, son estos mismos neoliberales que, transformándolo en un buen negocio, han empujado al crecimiento irresponsable de un sistema universitario nacional que parece cada vez más ser un barco que se tambalea en la tormenta.

Muchos otros problemas acompañan lo que es hoy en día nuestra realidad universitaria y esos problemas deberán ser tratados con la misma seriedad que los señalados aquí arriba. Así, urge que nos preguntemos si un país como el nuestro puede permitirse un crecimiento sin fin de la matrícula universitaria, en circunstancias que nuestros alumnos de básica y media siguen recibiendo una educación tan insuficiente que ella los condena desde la más temprana edad.

José Cañas C.

El contenido vertido en esta Carta al director es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

Envíanos tu carta al director a: radio@uchile.cl