Diario y Radio U Chile

Año XI, 24 de agosto de 2019

Escritorio

Científicos inician estudio de muestras para determinar origen de la marea roja

La microbióloga de la Pontificia Universidad Católica, Mónica Vásquez, advirtió que los resultados de la investigación que busca determinar las causas de la marea roja podrían demorar más de los tres meses que se tenían presupuestados, a pesar de que el trabajo en terreno fue rápido.

Tania González

  Viernes 3 de junio 2016 10:12 hrs. 
Marea Roja2

Más de 10 días han pasado desde que un grupo de científicos convocados por el Gobierno comenzó su investigación sobre el origen de la Marea Roja. Se embarcaron en un crucero de muestreo junto a pescadores de la zona de Chiloé con el propósito de examinar el borde costero y el área de vertimiento de salmones.

La microbióloga de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Pontificia Universidad Católica, Mónica Vásquez, indicó que ahora esperan encontrar trazadores de nutrientes que se puedan asociar a productos provenientes de los salmones.

“Queríamos ver si podíamos pesquisar extensión de la propagación de las micro algas. El crucero partió desde Talcahuano hacia el sur y muestreamos en distintos puntos georreferenciados e ir determinando la composición de fitoplancton, también recomendamos muestras de bivalvos de zonas costeras para analizar presencia de toxinas”, señaló.

La experta explicó que en Puerto Montt se quedaron las primeras muestras y el material restante fue destinado a Talcahuano, con todo ahora realizaran los estudios en laboratorio.

“La gente trabajó más de 20 horas diarias durante una semana en esta tarea. Fuimos capaces de montar una campaña que generalmente demora meses en preparar, en cinco días. Recibimos la colaboración con material y personas del Instituto Milenio de Oceanografía -IMO-  que está ubicado en la Universidad de Concepción”, afirmó.

En cuanto a la relación con los pescadores, Mónica Vásquez indicó que estuvieron en constante conversación con los científicos a bordo del crucero, donde se les enseñó cómo se sacaban las muestras y el procedimiento de modo transparente. Asimismo, se les reconocieron las respuestas que no podrían dar con los estudios.

La microbióloga aventuró que en tres meses (como se tenía presupuestado) no se podrá tener resultados, puesto que se requieren hacer chequeos, estandarizaciones y se mandar muestras a algunos laboratorios extranjeros, de modo tal que no haya suspicacia a la hora de la interpretación de los datos. En efecto, no descartó petición de prórroga al Ejecutivo.