Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 16 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ

Derecha por el apruebo: el pragmatismo Lavín-Longueira que busca seducir al centro

Los analistas Mireya Dávila y Benjamín Ugalde coinciden en que los últimos sucesos al interior de la derecha responden a razones prácticas de orden eleccionario. Para la académica del Instituto de Asunto Públicos la apuesta de ambos políticos va por contar con los votos del centro, mientras que para el Doctor en Filosofía la derecha debe optar por el Rechazo en orden a respetar su ideología.

Claudia Carvajal G.

  Lunes 31 de agosto 2020 20:19 hrs. 
longueira_y_lavin


Las aguas del oficialismo no están quietas. Desde que el llamado estallido social hiciera patentes las desigualdades en nuestro país, la derecha ha evidenciado una profunda separación en cuanto a la forma de enfrentar la crisis social y, luego del acuerdo nacional, también en relación al plebiscito y eventual proceso de redacción de una nueva Constitución para nuestro país.

Durante los últimos días, la zozobra ha sido mayor desde que su principal figura presidencial, el alcalde Joaquín Lavín (UDI), asegurara en una entrevista que “Chile necesita un gobierno de centro, que incorpore muchos conceptos de la socialdemocracia europea”. Por otra parte, durante el fin de semana recién pasado, el ex candidato presidencial Pablo Longueira, anunció su retorno a la vida política activa retomando su militancia en la tienda ubicada en calle Suecia, que votará por aprobar la idea de una nueva Constitución y que se postulará como miembro del órgano encargado de su redacción.

Para Benjamín Ugalde, doctor en Filosofía y académico de nuestra casa de estudios, la fijación del domicilio político de Joaquín Lavín y las declaraciones del ex presidente de la UDI, Pablo Longueira, responden a un mismo concepto: pragmatismo.

“Pienso que los líderes de alguna forma han optado por un cierto pragmatismo ideológico y eso quiere decir que se está privilegiando una alternativa pragmática hoy a costa de las ideas que movilizarán a la centro derecha, que la han movilizado y que la van a movilizar en el futuro y el ejemplo más evidente de esto es Joaquín Lavín declarándose socialdemócrata. Hay una suerte de capitulación ideológica virtual de algunos líderes de la derecha en el sentido que se toma una ideología, que en todo el mundo es de centroizquierda, que opta por un Estado omnipresente en todos los ámbitos de la vida social y se abandonan las ideas tradicionales de la derecha, que son la defensa de un mercado libre y justo, las libertades individuales, la seguridad, etcétera. Yo soy crítico de ese pragmatismo porque creo que es pan para hoy y hambre para mañana”.

Benjamin Ugalde

Benjamin Ugalde

Ugalde afirmó que en las democracias deben existir los frenos y contrapesos ideológicos y el que la derecha se ponga detrás de la opción Apruebo solo para asegurar votación es, reitera, una capitulación ideológica, la renuncia a sus principios por motivos prácticos.

Si todo es Apruebo no hay quien ponga freno, por decirlo así, al afán refundacional y revolucionario. Creo que la derecha está llamada a mantener la cordura para decir que vamos por el Rechazo, pero si gana el Apruebo por supuesto que vamos a formar parte de la convención constitucional o la convención mixta, pero vamos con nuestras ideas. Una cosa no quita la otra”.

El académico criticó las declaraciones de Pablo Longueira a El Mercurio respecto de que la alternativa Rechazo podría dejar a la derecha mal parada ante la eventual elección de constituyentes, las que calificó de falaces.  Consultado por la situación en la que se encuentran las bases de los partidos políticos de la derecha que han visto como su líderes han manifestado ser proclives a un cambio constitucional que deje atrás la Carta Fundamental ideada por Jaime Guzmán, Benjamín Ugalde afirmó que es necesario que la centroderecha  no renuncie a su ideología, incluso si eso le cuesta votos.

“Eso es un chantaje. Creo que si hay dos opciones democráticas es porque se puede elegir, y en el próximo proceso democrático tienes que formar parte, naturalmente. Esa lógica me parece bien peligrosa porque es un intento de dejar fuera de un proceso político a algunos agentes. No hay nada más autoritario que eso y nada más antidemocrático”, señaló el analista.

Por su parte, la académica del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Mireya Dávila, también analizó la irrupción de Pablo Longueira en el escenario político en la antesala del plebiscito. Tal como Ugalde, la profesora Dávila señala que esta estrategia es puramente pragmática y orientada a la participación en un futuro órgano constituyente y una posible carrera presidencial de Lavín.

 

Mireya Dávila

Mireya Dávila

 

“Esto es muy interesante porque remece la lógica política de la derecha, creo que lo de Longueira es una apuesta pragmática por la que se reconoce que el plebiscito de octubre está perdido y que, lo que aquí hay que jugarse es la convención del próximo año. El lío es cómo se soluciona eso internamente, porque ya hay voces críticas al interior de ese partido, pero Longueira es uno de los viejos duros de la UDI y creo que es bien respetado internamente, entonces esto produce ruido a la gente que está apostando por el rechazo. En el fondo la duda si es que, en esta dupla con Lavín, competirán formalmente en vista a una próxima elección presidencial. No veo que la actual presidenta de la UDI vaya a ir en contra de eso, así es que se hace complejo el panorama para el núcleo más duro que quiere votar Rechazo”.

¿Buscar el centro o mantener a sus votantes?

Consultada sobre si esta suerte de apertura a ideas que son más bien representativas de la izquierda puede llevar a que la derecha pierda aquella parte  de sus electores que son los que se identifican más con los principios ideológicos pro mercado, la doctora y Magíster en Ciencia Política, aseveró que esto efectivamente responde a una apuesta por obtener resultados electorales.

“Hay un vacío en el centro y están sacando cálculos electorales pensando que perder el núcleo de la derecha es menos malo que ganar el centro, porque se están dado cuenta que la máquina del Apruebo es tan fuerte, que las ganas de cambiar la Constitución son tan fuertes que ellos están siendo super pragmáticos. Lavín tiene una capacidad camaleónica que, más allá que yo esté en desacuerdo con él, con su discurso y la lectura que hace de las mayorías están orientadas hacia la gente que va a votar y ahí él es muy efectivo. Mirado desde fuera del sector, es muy astuto lo que hace Longueira junto a Lavín en términos de querer ocupar el centro, porque la historia de la UDI con la dictadura son temas que nos importan a algunas personas pero, desde el punto de vista de la mayoría, no estoy tan segura que les haga ruido”.

En cuanto a si los votantes históricos de derecha puedan sentirse abandonados por sus líderes y optar por acercarse a la propuesta de José Antonio Kast, la académica del INAP aseveró que esa alternativa es totalmente plausible.

La gran amenaza que tiene la UDI ahora es José Antonio Kast porque, además del punto de vista del liderazgo, Kast es bien potente porque construyó un partido solo, habla muy bien y se conecta bien con un cierto sentido común en la derecha. Sin embargo, en términos de voto la gente que podría irse hacia ese sector es menos que la que ganaría la derecha si es que va con Lavín y Longueira al centro”.

Benjamín Ugalde,  desde una perspectiva distinta, llega a la misma conclusión, pero el Doctor en Filosofía por la Universidad de Chile considera que, en orden a respetar a las bases, los timoneles de la derecha deberían “hacer la pérdida” pues, para balancear las fuerzas políticas es importante que haya votación por el Rechazo.

1576859326-papeleta-1

 

Los líderes de la derecha debieran ir por el rechazo aunque pierdan. Creo que debe haber un líder que haga la pérdida, ya sea Joaquín Lavín, Felipe Kast, Desbordes, el que sea, pero que haya un un planteamiento que responda a sus bases, porque las amplias bases de la derecha están por el rechazo. Sin embargo, ninguno quiere hacerlo, todos quieren hacer ganancia y eso puede tener como efecto que se regale el electorado a José Antonio Kast”.

En ese mismo ámbito, la profesora Dávila reflexiona sobre la historia de la derecha en la historia de nuestro país. “Recordemos que hay varias derecha y hay que estar atentos a cuál será la que va a ganar. En términos electorales, creo que la que va a ganadora es la de Lavín. Totalmente”, asevera.

Otra de las históricas militantes de la derecha, la alcaldesa Evelyn Matthei ya transparentó su decisión de correr nuevamente por la banda presidencial, pero a diferencia de sus compañeros de partido, ha mantenido en reserva su opción de sufragio para el 25 de octubre.

 

Foto @Archivo
Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.