Diario y Radio U Chile

Año XII, 31 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ
Gonzalo Pavez Sepúlveda

¿Por qué el Covid no nos abandona?: Sobre medioambiente, pandemia y urbanismo

Gonzalo Pavez Sepúlveda | Jueves 1 de octubre 2020 18:46 hrs.


El presidente Sebastian Piñera hace unas semanas, le solicitó públicamente al coronavirus que se vaya del país y nos deje tranquilo. A lo cual el  virus hizo oídos sordos.

¿Por qué el covid_19 ha sido  tan inclemente con Chile?

En el seminario público dictado por el Doctor en biología molecular y bioquímica de la Universidad de Valparaíso Alejandro Dinamarca, declara:  “la variable más importante que afecta al índice de contagios del Coronavirus es la  densidad poblacional, es decir, cuantas personas habitan en un kilómetro cuadrado (Hab por km2”).

Para analizar bien esta hipótesis, tomaremos como referencia lo que ha pasado en la comuna de Viña del Mar, que junto a Valparaíso son las  comunas con más contagios de la V región y las más densamente pobladas, Viña lleva más de 3 meses en cuarentena total.

Viña posee una densidad poblacional de 2.748 (Hab por km2) esto es muy superior a la densidad promedio de la región de Valparaíso 93,9 (Hab por km2), incluso muy superior a la densidad de Santiago de 461,77 (Hab por km2).

Esto nos entrega un indicio que la tesis del profesor Alejandro Dinamarca está en lo correcto.

¿Quién decide, o cómo se ordena la densidad poblacional de una ciudad?

Esta variable se rige por el Plan Regulador Comunal, este documento es el encargado de definir la visión de ciudad que los habitantes desean para su territorio, los usos de suelo de cada sector, las alturas de las edificaciones, la densidad poblacional, etc. En conclusión, este documento moldea las ciudades y la interacción social entre las personas.

¿Personas porfiadas o una pésima de planificación urbana?

Volviendo a la pregunta inicial y el comportamiento del virus en el país debemos incluir al análisis otra variable, la falta de áreas verdes por habitante.

Según el estudio  de la mesa de Área Verde del centro de políticas públicas de la Universidad Católica del año 2017 define las áreas verdes públicas como, “espacios abiertos en zonas urbanizadas ubicadas al interior de asentamientos urbanos que cumplen funciones sociales, ambientales y económicas, están caracterizadas siempre con la relevancia de vegetación y las clasifica según su tamaño, plaza menor de 2 hectáreas y parque mayor de 2”.

Este estudio propone el Indicador de Accesibilidad Urbana a Áreas Verdes (IAUAV), que se compone de dos variables, la capacidad de carga metros cuadrados por habitantes (m2 por hab) y la accesibilidad de la población a las áreas verdes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda 9 (m2 por hab), la Agencia Europea para el Medioambiente 20 (m2 por hab), la Organización de Naciones Unidas 60 (m2 por hab).

¿Cuáles son los números de Chile?

El promedio de Chile es de 4,2 (m2 por hab), en la quinta región, según el estudio del 2017 de la UC antes citado, tenemos un promedio de 3,6 (m2 por hab).

¿Y las áreas verdes de nuestro caso de estudio “la ciudad jardín”?

Viña del Mar posee 3,5 (m2 por hab) muy inferior a los 9 recomendados por la OMS. Es evidente la falta de  áreas verdes que posee Viña, teniendo un impacto profundo en la calidad de vida, la salud mental y general de las personas. Los lugares que los habitantes frecuentan para poder distraerse, son lugares cerrados con mala ventilación como malls y tiendas del retail donde el COVID_19 tiene una duración más larga en el ambiente aumentando el riesgo de contagio.

¿Cuáles son los cambios necesarios que nos obliga a realizar la pandemia del COVID 19 en nuestras ciudades?

Queda clara la necesidad de desarrollar ciudades más verdes y amigables con el patrimonio natural de cada territorio.

Los Planes Reguladores Comunales, deben plasmar la visión objetiva de los habitantes y sus necesidades, resguardando la salud y los derechos humanos, deben basarse en los datos e investigaciones científicas y no ceder las decisiones ciudadanas a los intereses económicos de las inmobiliarias y otros actores.

Un gran ejemplo de lo anterior es el Plan Regulador Comunal (PRC) de Viña del Mar del 2002 que se encuentra totalmente obsoleto y no es representativo de las necesidades actuales de la población.

Hay que considerar que la actualización del PRC de Viña se encuentra detenido sin razón aparente, más que el cuidar el negocio de las inmobiliarias por parte del municipio y no entregar la visión de ciudad futura impuesta por los ciudadanos en la Evaluación ambiental estratégica del PRC.

La autoridad debe ceder  a la decisión ciudadana aumentar las áreas verdes en la ciudad, limitar las alturas de los edificios e implementar “un parque para el paño Las Salinas”. De esta manera poder enfrentar de mejor forma la pandemia actual del coronavirus u otra que nos pueda azotar a causa del calentamiento global.

 

El autor es vocero de del Movimiento “Un Parque para Las Salinas – Viña del Mar”.