Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 12 de junio de 2024


Escritorio

Disputa por la hegemonía en la derecha y agenda de seguridad: los escenarios para el oficialismo tras las elecciones del 7 de mayo

Una agudización del tono se prevé en Chile Vamos en caso de ser derrotados por la colectividad de JAK, lo que a juicio de analistas, supone para el Ejecutivo mayor flexibilización en la agenda y un acucioso trabajo de diálogo en el Senado.

Maria Luisa Cisternas

  Martes 2 de mayo 2023 19:51 hrs. 
Santiago, 9 marzo 2023.
José Antonio Kast, junto a parlamentarios del Partido Republicano, responde al Presidente Gabriel Boric por sus declaraciones tras el rechazo a la Reforma Tributaría y llama a un pacto transversal para reactivar la economía
Juan Eduardo Lopez/Aton ChileSantiago, 9 marzo 2023. José Antonio Kast, junto a parlamentarios del Partido Republicano, responde al Presidente Gabriel Boric por sus declaraciones tras el rechazo a la Reforma Tributaría y llama a un pacto transversal para reactivar la economía Juan Eduardo Lopez/Aton Chile

Compartir en

Pese a que la elección de este domingo 7 de mayo consiste en definir al grupo de consejeros constitucionales que terminarán de redactar la nueva propuesta constitucional, lo cierto es que en los comicios de este fin de semana se define mucho más que los 50 escaños en cuestión. Al margen del debate constitucional, el proceso eleccionario radica en una medición de fuerzas entre los partidos políticos presentes en el Congreso Nacional, que podría reformular las coordenadas en las que se mueve el debate legislativo. 

Entre ellas, seguridad se asoma como una de las agendas que entraría en particular tensión. No solo porque la crisis ha entrado en la primera línea de la contienda electoral -considerando que la disminución de la criminalidad ha sido uno de los principales compromisos de campaña- sino además por el desafío legislativo que implica despachar los 29 proyectos de ley que contempla el fast track en seguridad, y que ya concita diferencias entre el oficialismo y la oposición, por ejemplo, en lo referido a la moción sobre usurpaciones.

Es aquí donde una eventual victoria de la derecha en las elecciones del domingo -vale decir, que Republicanos y Chile Vamos (Chile Seguro) logren adjudicarse el quórum de 3/5 que se requiere para aprobar o rechazar las normas constitucionales- podría costarle al Gobierno y al oficialismo su cuota de incidencia sobre la agenda de seguridad. Más aún en el escenario que Republicanos logre imponerse a Chile Vamos, en cuanto se avizora la exacerbación de una postura, que ya se reconoce como radicalizada, en la tríada de la UDI, RN y Evópoli. 

En ese sentido, el diputado e integrante de la Comisión de Seguridad de la Cámara, Jaime Araya (Ind-PPD) trajo a colación el voto favorable que extendió Chile Vamos para la eliminación del Instituto Nacional de Derechos Humanos, asegurando que el sector se ha dejado pautear por la derecha más dura que representa José Antonio Kast.

La demostración más clara es que la interpelación de la ministra Tohá viene a ser la guinda de la torta de una estrategia, errada a mi juicio, en que ellos quisieron también hacerse los duros como Republicanos a objeto de conservar un cierto electorado que yo creo que la verdad de las cosas, es bastante retrogrado“, criticó.

Por lo demás, advirtió que “Chile Vamos cuando quiera retroceder a un espacio de una derecha más dialogante y más democrática, la verdad de las cosas es que no lo va a poder hacer, va a estar atrapada en esta cancha que se construyó José Antonio Kast y me parece que en esos términos el Gobierno tiene que pasar a la ofensiva con medidas que no pasen necesariamente por el Parlamento”. 

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el analista político y académico de la Universidad Autónoma, Tomás Duval, reconoció que “hay sectores de Chile Vamos que han exacerbado sus posiciones producto de esta fuerte tensión que existe en la oposición por quién tiene la hegemonía” y advirtió que “la disputa por la hegemonía en la derecha, en la cual el Partido Republicano pueda aparecer como un actor relevante, puede dificultar a la propia oposición en su agenda”.

El analista político ligado a Renovación Nacional, Tomás Duval, es magister en Ciencia Política de la Universidad de Chile y licenciado en Historia de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Foto: Archivo.

Tomás Duval.

Abordando el desafío que se le puede generar al Ejecutivo con la victoria de Republicanos, Duval señaló que “en términos cualitativos, yo creo que la agenda del Gobierno en materia de seguridad y en otras, va a tener que recurrir y hacer parte a la oposición en las distintas iniciativas, si quiere de alguna manera tramitarlas y que estas sean efectivas. Creo que ese va a ser el punto central y lo segundo, es ver cómo se comportan las fuerzas oficialistas, si en esa coyuntura las dos coaliciones van a votar con los proyectos de Gobierno o no. Eso va a ser un elemento central”.

Ahora bien, Duval reparó que “si Chile Vamos entiende que no es igual al Partido Republicano, ahí tiene un espacio para poder desarrollar su acción política y creo que ese espacio puede darse con menos dificultades en el Senado que en la Cámara de Diputados. Me parece que ahí hay un camino donde el ministro Elizalde puede insertarse dentro del Congreso”.

En el caso de la Cámara, advirtió que “está mucho más fragmentada, entonces es más dificil. Pero yo creo que si se quiere, a pesar del resultado electoral, avanzar en esos proyectos, me parece que hay ahí una instancia no menor de avance, que podría avanzar vía Senado y posteriormente en la Cámara”.

Abordando este escenario, el analista político y académico de la Escuela de Gobierno y Comunicaciones de la Universidad Central, Marco Moreno, señaló que la imposición de la derecha en las elecciones de consejeros constituyentes puede devenir en una “reconfiguración de la cartografía electoral del sistema político” que dificultará la tarea que tiene el Gobierno para viabilizar sus agendas.

“Si en la oposición por ejemplo, el Partido Republicano, el Partido de la Gente, logran acercarse o imponerse a los partidos clásicos de la derecha, la UDI, Renovación Nacional o Evópoli, evidentemente vamos a tener ahí una correlación de fuerzas más compleja para el Gobierno para avanzar en una agenda legislativa”, señaló.

Y añadió que “lo propio ocurre en el propio sector, en el oficialismo, porque vamos a ver cómo se da la correlación de fuerzas entre los dos pactos que están compitiendo: Frente Amplio con el Partido Comunista, más el Partido Socialista, más lo que conocemos como Socialismo Democrático. Por lo tanto, va a depender mucho de esa configuración que tengamos el próximo lunes 8 la posibilidad de que el Gobierno pueda hacer viable su agenda de reformas. Especialmente la tributaria y la de pensiones, que son las que tienen más posibilidades de avanzar”. 

Sobre la influencia que ejerce el Partido de José Antonio Kast, Moreno señaló que “la estrategia del Partido Republicano es seguir polarizando el escenario político en esta idea de nosotros/ellos”. 

“El Partido Republicano está pensando en las elecciones el 2025 o incluso en la del 2024 y esa es su gran apuesta y por eso está trabajando en esta elección un poco para prefigurar ese escenario, por lo tanto, lo que va a buscar es endurecer sus posiciones en la Convención a lo menos, donde pudiera tener un nivel de influencia importante y desde ahí negociar en el Parlamento donde no tiene un número importante, en el Senado tiene solo un senador y en la Cámara de Diputados tiene una bancada un poquito más grande. Desde ahí de alguna manera generar algunos juegos que le permitan obtener algunas ganancias respecto del tema parlamentario”, sostuvo.

Marco-Moreno

                     Marco Moreno.

Identificando un margen de maniobra del Ejecutivo, el analista consideró que “el Gobierno tendrá que echar pie atrás en su agenda y concentrarse en un par de cosas a las que puede llegar a acuerdo con la otra derecha”. 

“Podría haber un inédito espacio de negociación entre el oficialismo y la derecha, fuera del Partido Repúblicano, justamente buscando generar consenso y acuerdo. Pero para eso el Presidente tiene que ser capaz de alinear a su coalición, especialmente al Frente Amplio y al Partido Comunista, que han sido bien refractarios para avanzar en entendimientos con la oposición”, añadió.

Con todo, la apuesta de Chile Vamos en la recta final de la elección de consejeros constituyentes es la de marcar distancia con la propuesta política de Republicanos. Dando cuenta de ello, el jefe de bancada de diputados y diputadas de la UDI, Guillermo Ramírez, llamó a la ciudadanía a aislar a los extremos en las elecciones de este domingo.

“Chile lo que necesita es cerrar este capítulo de nueva Constitución, una reconciliación institucional y para eso se requiere diálogo, se requiere moderación, se requiere seriedad, se requiere técnica y no solamente política y eso hoy día se está dando al interior de la Convención y el comité de expertos”, afirmó.

Por tanto, llamó a “cuidar lo que hemos avanzado, cerrarlo con buenos constituyentes que vengan a aportar y a enriquecer ese texto que hoy día existe y no a los que vengan a dinamitar el proceso. Unos porque no quieren ningún cambio y otros porque quieren esperar el momento indicado para refundar el país tal como intentaron hacerlo a partir del 18 de octubre”.

Imagen: Agencia ATON.
Síguenos en