Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 30 de mayo de 2024


Escritorio

“Con esto la carrera queda en el piso”: La preocupación de estudiantes y académicas de Educación Parvularia por la Sala Cuna Universal

La principal crítica es que el proyecto equipara a los jardines infantiles con cuidadores vecinales. De todas maneras, hay expectativa en torno a la indicación sustitutiva que presentará el Gobierno el próximo 6 de mayo.

Fernanda Araneda

  Domingo 14 de abril 2024 8:40 hrs. 
Manifestación en contra del proyecto de Sala Cuna Universal.Manifestación en contra del proyecto de Sala Cuna Universal.

Compartir en

Preocupación generó hace un par de días la aprobación en general, en la Sala del Senado, del proyecto de Sala Cuna Universal.

La iniciativa, que fue presentada durante el gobierno de Piñera, originalmente surgió para ampliar el acceso a la sala cuna a independientes y trabajadoras de empresas pequeñas, pero, sin embargo, desde hace varios años, provoca rechazo entre parlamentarios, parlamentarias, trabajadoras de la educación inicial y académicas. Incluso, el pasado viernes 5 de abril, la Asociación de Trabajadores de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (AJUNJI), convocó a una marcha para protestar contra el proyecto.

La crítica a la Sala Cuna Universal también está presente en la carrera de Pedagogía en Educación Parvularia de la Universidad de Chile. Varias de sus docentes firmaron una carta en contra de la iniciativa y esta semana, las estudiantes paralizaron sus actividades para volcarse al estudio del proyecto.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, la jefa de carrera de Educación Parvularia, Daniela Puentes, explicó que el principal problema de la iniciativa, tal como fue aprobada por el Senado, es que equipara el cuidado y la formación que entregan los jardines infantiles con el servicio que dan guarderías.

“En el fondo, el cuidado de los niños queda relegado a personas que están instaladas en las comunidades que no tienen el perfeccionamiento ni una trayectoria formativa. Hoy día, en educación parvularia son cinco años de formación, está asociada a la política pública y a elementos de temas transversales como la inclusión o la educación emocional. Entonces, hay varios elementos que quedan fuera, porque se espera que estos cuidadores de niños, los que tiene el proyecto, queden a cargo como una especie de cuidado vecinal, domiciliario, comunal. En esos espacios, nosotros nos cuestionamos, ¿qué pasa con las infancias que presentan alguna discapacidad? ¿Estas personas están preparadas?”, cuestionó.

Por otra parte, Puentes puso en duda el que realmente se trate de un proyecto universal. “No todos van a tener acceso, porque de esta ley quedan fuera mujeres que por ejemplo tienen trabajos informales, madres que no trabajan, dueñas de casas o madres que tienen un trabajo remunerado y que no pueden acceder a la sala cuna que quieran escoger”, indicó.

A lo anterior, la representante de las estudiantes de Educación Parvularia de la Universidad de Chile, Antonia Acevedo, agregó a “las madres estudiantes o las madres que no trabajan por la cantidad de horas específicas que pide el proyecto. Ellas quedan fuera y por ende también sus hijos”, advirtió.

“No vamos a tener profesión” 

Otro punto relevado tanto por académicas como por estudiantes, es la desvalorización que podría sufrir la carrera de Educación Parvularia en caso de efectivamente se pongan a la par jardines infantiles con cuidadores vecinales.

Al respecto, Antonia Acevedo afirmó que “se nota mucho la visión que tienen las personas de la educación parvularia. Si ya la carrera está muy desvalorizada, con esto queda en el piso”.

En esa misma línea, Daniela Puentes señaló que “el proyecto precariza el trabajo que se ha construido en educación parvularia a lo largo de los últimos 70 u 80 años”.

“Ha sido una lucha para las educadoras y las técnicos en párvulo tener un espacio dentro de la profesión docente. Las educadoras entraron posteriormente a estos procesos de evaluación docente, siempre vamos atrás de los procesos que va teniendo, a nivel general de la política pública. Hoy día estamos posicionados y esto lo que hace es retroceder todo ese camino que hemos avanzado”, dijo.

“Nosotros con mis compañeres nos hemos visto un poco aproblemados. Es la inseguridad de qué va a pasar si es que esto se aprueba cuando salgamos. No vamos a tener profesión y eso nos da mucha inseguridad”, añadió Antonia Acevedo.

Las mejoras que estudia el Gobierno

El próximo 6 de mayo es el plazo que el Ejecutivo tiene para presentar indicaciones al proyecto que se aprobó en el Senado y por el momento, se ha adelantado la presentación de una indicación sustitutiva, que cambiaría de manera importante el contenido de la ley.

“Acá hay un tema de fondo y es que a nosotros como Gobierno nos parece que no se puedan hacer colisionar dos derechos: el derecho a las madres o padres trabajadores a tener a su hijo en una situación de cuidados, con el derecho de esos niños y niñas a tener una buena educación”, aseguró el ministro de Educación, Nicolás Cataldo.

Con el objetivo de incluir la “perspectiva pedagógica”, la subsecretaria de Educación Parvularia, Claudia Lagos, se reunió el viernes 12 de abril con académicos y académicas de diversas casas de estudio, entre ellas la Universidad de Chile.

“En este encuentro que tuvimos se nos informa que en el proceso de mejora sustitutiva que se va a presentar el 6 de mayo ya el Registro de Cuidadores no iría. Eso es una gran cosa para avanzar en temas del proyecto de ley y eso va a implicar que ya no vamos a entrar en la misma línea, las educadoras de párvulos, en este registro de cuidados de adultos mayores y de personas con discapacidad”, contó Daniela Puentes.

Asimismo, se solucionaría la equiparación entre jardines infantiles y cuidadores vecinales. “En parte se resuelve, pero siguen habiendo elementos que hay que seguir trabajando. Se enmienda en parte, pero hay que seguir trabajando en cómo generar mejores sustitutivas al mismo proyecto y ojalá, esperamos, que el día 6 de mayo se puedan entregar”, concluyó la académica.

Síguenos en