Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 24 de junio de 2024


Escritorio

Mega-Colusión Bancaria Mundial

Columna de opinión por Roberto Meza
Miércoles 15 de febrero 2012 11:13 hrs.


Compartir en

Hace una semana, el FBI de Estados Unidos inició una nueva y decisiva fase de investigación sobre eventual colusión para manejar las Tasas Libor (y Tibor) por parte de una serie de grandes bancos mundiales como JP Morgan, UBS, Credit Suisse, Deutsche Bank, Societe Generale, RBS, Rabobank y HSBC, entre otros. Los ilícitos se habrían estado llevando a cabo desde 2006, es decir, un año antes del desate de la crisis subprime y dos antes de la quiebra de Lehman Brothers.

La información, poco difundida en Chile, fue dada a conocer por la prestigiosa revista Business Week y el diario The Wall Street Journal, señalando que la denuncia provino de la Comisión de Competencia (Comco) de Suiza, que detectó que la tasa Libor (acrónimo de London Interbank Offered Rate, o tasa interbancaria de oferta de Londres) y su equivalente japonés, la Tibor (T, de Tokio) habrían estado siendo manipuladas por esos bancos.

Como se sabe, la Libor es uno de los puntos de referencia claves del mundo financiero y refleja un promedio de precio del dinero al cual los bancos prestan a otros bancos. La investigación iniciada el 2010 por el FBI, se basa, como dijéramos, en dictámenes de la Comco suiza que ya estarían validados, dando paso así a una compleja investigación que permita determinar hasta donde la influencia de dichos bancos alteró las tasas Libor y Tibor durante, al menos, los últimos 10 años.

La sospecha de los denunciantes es que los principales bancos internacionales habrían ejercido la citada manipulación mediante una colusión a gran escala, generando distorsiones al normal funcionamiento de los mercados. Según los medios citados, las indagaciones iniciales demostrarían que la confabulación de los banqueros aceleró la crisis de 2007-2008, influyendo negativamente en el comportamiento de los mercados inmobiliarios y financieros, con las consecuencias por todos conocidas, especialmente en Europa.

De hecho, el lunes la agencia Moody’s rebajó la calificación que le otorga a la deuda soberana de España y otros cinco países europeos, al tiempo que colocó en perspectiva negativa a Francia, Austria y Reino Unido, que tienen la máxima nota “Aaa”. La revisión a la baja de calificaciones y perspectivas de nueve países europeos “refleja su susceptibilidad a los crecientes riesgos financieros y macroeconómicos que emanan de la crisis de la zona euro” y el impacto que tienen esos factores sobre la confianza de mercados con “un alto potencial de futuras sacudidas para las condiciones de financiación de países y bancos bajo estrés”, dijo Moody’s en un comunicado.

De confirmarse las denuncias de la Comco y llegar a buen puerto el esfuerzo investigativo de la FBI, la eventual mega-colusión no sólo mostraría el grado de deterioro y corrupción al que llegó el sistema financiero internacional debido al poder incontrarrestable que logró instalar en el mundo abusando de las libertades concedidas por los Gobiernos para su operación, sino la difícil tarea que tienen por delante las clases políticas de los diversos países para recomponer las confianzas de los ciudadanos en la economía de mercado y resolver los graves problemas de asimetría de información que, en estas y otras materias, no sólo se afecta a los consumidores chilenos sino de todo el mundo y que tienen, como se ha visto, a Grecia en el preámbulo de una crisis social de proporciones.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.