Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 21 de enero de 2022

Escritorio MENÚ
Julio Hurtado

Matta sur: La gran batalla de Santiago

Julio Hurtado | Miércoles 19 de diciembre 2012 17:09 hrs.


La noticia fue breve, rápida e inesperada. La primera medida que tomó la nueva alcaldesa de Santiago fue congelar los permisos de construcción otorgados para el sur de avenida Matta. El 75% de los permisos aprobados este año en la comuna de Santiago están en ese lugar. Hoy hay 51 proyectos en distintas etapas de tramitación con un promedio de 21 pisos.

Esta inusual demanda se debe a la construcción de las líneas 3 y 6 del metro. Es decir una apropiación privada de la renta producida por una inversión publica.

Las anteriores autoridades entregaron irresponsablemente estos permisos, pese a que se está diseñando un nuevo Plan Regulador para la comuna, el cual limita las alturas de las nuevas construcciones en esa zona. Sabemos las incestuosas relaciones entre el poder económico y el poder político. Pero, este caso es demasiado evidente.

Por otro lado, ya han pasado casi dos semanas desde la medida alcaldicia y, extrañamente, la Secretaria Regional Ministerial de Vivienda aun no procesa esa demanda, tal como lo establece nuestro ordenamiento jurídico. Reiteramos que sabemos las incestuosas relaciones entre el poder económico y el poder político. Pero, este caso es demasiado evidente.

Por otro lado, desde hace meses  que la Cámara Chilena de la Construcción viene planteando una mayor liberación en las restricciones de altura para esos barrios, es decir, todo lo contrario de lo que plantea el nuevo Plan Regulador.

Estas “expresiones-presiones” se han hecho a través de entrevistas, artículos, cartas al director, titulares (“suben los precios de las viviendas debido trabas de municipio”) y editoriales. Aspectos que hemos analizado en varias oportunidades en estos comentarios.

La alcaldesa se incorporó en una batalla muy difícil, ya que los intereses involucrados son muy poderosos. Además, se debe tener en cuenta que, comunicacionalmente, es una tarea muy complicada informar la preocupación edilicia en el sentido de salvar patrimonio, formas de vida, retener a la población original. ¿Que es la preservación del patrimonio y los estilos de vida frente a la construcción, “modernización” y miles de empleos? Esta dificultad se acrecienta teniendo en cuenta la alineación disciplinada de los medios a favor de la “modernización inmobiliaria”.

Por otro lado, los actores son muchos y la gran mayoría ruidosos y activos aliados de las empresas inmobiliarias. Partiendo por la Dirección de Obras de la Municipalidad, siguiendo por la Seremi y todo el Ministerio de Vivienda, y por el gobierno nacional, y terminando por los gremios empresariales, por los medios de comunicación y por los partidos políticos.

Resulta sorprendente el tibio apoyo que públicamente han expresado dirigentes vecinales, profesionales y técnicos y centros universitarios. Cabe mencionar que incluso es probable que la alcaldesa no cuente con el apoyo de los partidos de su coalición, ni siquiera del propio, ya que la penetración en los partidos, por apoyo el financiero-electoral de las inmobiliarias, es transversal.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.