Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 21 de junio de 2024


Escritorio

La marcha digital de Swett


Lunes 16 de junio 2014 10:04 hrs.


Compartir en

Empresas, gobiernos, ONG`s y movimientos sociales utilizan las redes para difundir sus visiones, influir en la agenda de los medios tradicionales, convocar adherentes y movilizar. La interdependencia es absoluta y la competencia por transformarse en un actor relevante es el espacio virtual demanda energía y creatividad en constante mutación.

Si el gobierno anterior sufrió directamente el despertar de los movimientos articulados a través de redes sociales, en este período hemos presenciado el fenómeno provocado por Juan Pablo Swett, presidente de la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech) que catapultó a su gremio y a un pequeño medio de comunicación digital, Chile B, al difundir un video que explicó el impacto de la reforma tributaria sobre las Pymes.

El video de Swett tiene hoy 70 mil visitas. Habla de dos conceptos que dolieron a las autoridades. Dice que la reforma, al eliminar el FUT, terminaría siendo un pase gol a los bancos y clama por distinguir entre las grandes empresas y las pequeñas y medianas, que perderían su capacidad de crecer y competir.

La difusión de este video tuvo un impacto que no podemos medir. Sí sabemos que existen 10 millones de cuentas de Twitter, que los Smartphones ya suman 7 millones en manos de chilenos y que el gobierno perdió significativamente apoyo a la reforma llamada a financiar los cambios al sistema educacional (de 62% a 49% en un mes según Plaza Pública Cadem).

Sin duda, el gobierno resintió el llamado de Swett. Respondió con un video distinto, que aprovecha el desarrollo de infografías, alterna imágenes con la lógica del formato Prezi y desarrolla un lenguaje ideológico que contrasta drásticamente con el tono concreto y pragmático del presidente de Asech. Así, el gobierno cometió un error importante, porque respondió a una asociación gremial, acusando el golpe y levantando a la misma al nivel de interlocución más ansiado por cualquier agrupación. ¿Cuántas marchas organizó Camila Vallejo antes de lograr ser validada de esa manera por la autoridad?

Por otra parte el Ejecutivo se abrió un flanco enorme al defender un proyecto de ley y no una política pública. Para quienes no están familiarizados con las restricciones que tiene el gobierno en la difusión de material propagandístico aclaramos que la ley solo permite gastar en publicidad de programas en ejercicio que deben ser difundidos, permitiendo comunicar los beneficios a los que pueden acceder las personas. Al contrario, el material producido por el Ejecutivo contiene un lenguaje añejo, que busca la polarización de clases, marcando argumentos falaces como el promedio de ingreso de 4.500 familia (fijándolo por sobre los 80 millones) y no hace la diferencia en lo que llama las 7 grandes familias con la realidad de las Pyme. En síntesis, ese esfuerzo por encrespar el debate se mostró tosco, por decirlo de buena manera.

El gobierno se equivocó también, porque señaló que la consecución de todos los objetivos pasa por esta reforma. Dijo, textualmente, que con esta reforma lograríamos “educación pública de calidad y gratuita, mejor salud pública, más y mejores hospitales, más especialistas, más ambulancias y mayor acceso a medicamentos, más acceso a la cultura, al deporte, a un medioambiente limpio y también mejores pensiones”. En síntesis, un slogan que ya no cuenta con credibilidad en la ciudadanía cada vez mejor informada y que demanda mensajes concretos de parte de las autoridades. A sabiendas de ello, le entregó en bandeja a la oposición el cuestionamiento sobre cuál es el destino que el Ministro Arenas visualiza para los recursos adicionales que serían recaudados con la reforma. Nuevamente, un error cometido en Twitter y difundido a través del resto de las redes

Obviamente, al haber logrado la respuesta del Ejecutivo, Asech editó una segunda versión, empeñada en dar sustento a la acusación de que la clase media sería la principal afectada por la eliminación del FUT. Nuevamente Swett obtuvo 70 mil visitas, algo más que la primera edición y golpeó fuerte diciendo “el emprendimiento no tiene color político y es el motor de la igualdad de oportunidades” y demostró que una Pyme tipo pasaría a pagar 20 veces más impuestos con la eliminación del FUT.

En definitiva, la información en redes genera movimiento e impacta a la pauta de otros medios y, de ahí la política pierde autonomía y se ve obligada a corregir su agenda y la forma en que plantea la solución a los problemas sociales. El movimiento generado por Swett finalmente provocó un cambio en el lenguaje y en la disposición del gobierno a dialogar, todo un éxito comparado con la capacidad de presión e incidencia que están mostrando, hoy, los partidos de centroderecha.

José Miguel Izquierdo, socio fundador de Main Comunicación.