Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Malaimagen y Alberto Montt: La ilustración como herramienta de justicia y memoria

“Mala Memoria” es el certamen de ilustración que organiza Balmaceda Arte Joven y el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. El objetivo es convocar a jóvenes a que retraten y den su opinión sobre hechos que involucran la defensa o violación de DD.HH.

Diana Torres

  Miércoles 1 de abril 2015 20:54 hrs. 
AFICHE  1



“La pluma es más poderosa que la espada” reza el tópico literario, que se refiere a que un escrito puede ser más potente que una estocada o incluso un arma.

Esta frase ha sido recurrentemente utilizada por ilustradores para defender sus dibujos críticos hacia la sociedad o hacia hitos que han marcado la historia de la humanidad, y es bajo esta primicia que se realiza el concurso nacional de ilustración “Mala Memoria”.

El certamen, organizado por Balmaceda Arte Joven y el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos (MMDH), hace el llamado a jóvenes entre 18 y 25 años a presentar un trabajo inédito que aborde un acto de violación o defensa de los Derechos Humanos; o una demanda democrática ocurrido entre los años 1973 y 1990.

La idea es destacar que hay hechos que simplemente no se pueden olvidar, ya que sólo de esta forma se avanza como sociedad democrática.

Para el dibujante de humor gráfico, Guillermo Galindo, mejor conocido como Malaimagen, quien es parte del jurado; la instancia es propicia para que personas que no han sido afectadas por estos hechos puedan dar su opinión.

“Me parece muy bueno, para dejar un testimonio gráfico de un período de la historia de Chile, y además porque abre el tema a generaciones más jóvenes que lo ven todo desde una perspectiva distinta a las personas que vivieron en esta época”.

Lluvia.

Malaimagen, Lluvia.

“Estos concursos amplían los horizontes y muestran cómo ellos ven estos temas. Lo que ocurre con la nueva constitución, los políticos que apoyaron la dictadura y ahora niegan de aquello, y cómo el tema de los Derechos Humanos sigue condicionando gran parte de la sociedad chilena”, argumentó.

El autor agregó que “se pueden tocar todos los temas, pero hay que saber a dónde apuntar para no meter el dedo en la herida, ya que en esa línea lo interesante se produce cuando nace la pregunta sobre de qué manera se abordan temas tan delicados, con tantas heridas abiertas”, comentó.

Por su parte, para el diseñador gráfico, ilustrador y también jurado, Alberto Montt, las opciones que da esta técnica permite entregar una visión de los hechos desde lo personal, más allá de lo concreto.

“El tema gráfico es muy eficiente para comunicar mensajes, y pueden ser incluso un desestabilizador del sistema. Los vemos ahora en Latinoamérica, entonces todo este llamado tiene que ver con eso, que se promueva un espacio donde la gente pueda opinar con libertad, porque eso habla de una sociedad que se está sanando”, enfatizó.

Ovejas 3 copy

Alberto Montt, Ovejas.

Para Montt, lo importante es retratar temas variados, que sean de interés de las personas. Más aún, que los jóvenes comenten a través de la gráfica sus opiniones, bajo el criterio de la autonomía “nunca está demás, nunca sobra la voz del otro cuando vivimos en una sociedad democrática”, finalizó.

Respecto del trabajo personal de cada artista, nace la pregunta sobre aquella delgada línea entre la crítica y la burla. Para ambos este es un tema que han ido trabajando según su madurez profesional.

Para Malaimagen el dibujo que se hace sobre lo cotidiano, sobre la realidad, tiende a ser un reflejo de la sociedad.

“Lo que uno traspasa a dibujo a ilustraciones es una representación de lo que se está viviendo y el poder que eso tiene es una tribuna de comunicación. Para mi el dibujo es la tribuna para opinar, expresarme, plantear inquietudes, denunciar cosas. Creo que es importante que todas las personas manifiesten su opinión, digan lo que está pasando. El primer triunfo que tiene cualquier expresión plástica es sacar cosas contenidas, que no queremos transmitir. Pero cuando hablamos de humor gráfico, no creo que genere un poder al nivel de quienes se retrata, uno trata de hacer un poco de justicia, desde su tribuna”, sentenció.

calumnias

Malaimagen, Calumnias.

 

Mientras que Alberto Montt señaló que es importante ver cómo se manifiesta la gente.

“Cruzar la línea es subjetivo y sólo se puede reconocer en la práctica, pero siento que lo ideal es que se juegue con los espacios intermedios, porque si no hay transgresión el ejercicio no tiene sentido. Esto busca ver cómo funciona a nivel de sociedad la aceptación de los procesos. Yo hablo de aquello que me es importante al momento que estoy dibujando, tiene que ver con las plataformas, para mi es un espacio que acoge mis facetas. En este caso es una herramienta para no olvidar, porque definitivamente hay cosas que no se pueden olvidar”, precisó.

La pluma y la espada.

Alberto Montt, La pluma y la espada.

El concurso “Mala Memoria” comenzó el primero de abril, y para todos quienes deseen participar pueden hacerlo enviando entre abril y junio sus ilustraciones. De todos ellos el jurado elegirá 24 personas que podrán participar en un taller intensivo con  Alberto Montt y Malaimagen, además de exhibir su trabajo a través de una exposición que se inaugurará en diciembre en la explanada del Museo de la Memoria. Para postular las bases se encuentran disponibles en el sitio malamemoria.cl