Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

“Lucía”: Un retrato de la primera dama de Pinochet

En este montaje los actores recorrerán parte de la biografía de Lucía Hiriart de Pinochet, para hacer memoria sobre cómo esta mujer adquirió poder político y económico durante la Dictadura. Según Sebastián Vila, director de la obra, uno de los objetivos principales del montaje es recordar cómo ella actuó en contra de los derechos humanos y cómo con el tiempo, quedó en el anonimato y en la impunidad.

Abril Becerra

  Miércoles 1 de julio 2015 18:02 hrs. 
lucia



Cuando la Junta Militar llegó al Edifico Diego Portales, Lucía Hiriart también hizo su arribo. Allí, se instaló en una oficina para dirigir las funciones del CEMA y para coordinar sus actividades políticas y de caridad. Sin embargo, con el tiempo se supo que en esa oficina Lucía mantuvo un armario con innumerables prendas y vestidos y que, además, desde ese escritorio la Fundación CEMA se convirtió en una organización ligada al lucro.

Hoy Lucía Hiriart vuelve al Edificio Diego Portales, actual Centro Cultural Gabriela Mistral, pero envestida de un anonimato absoluto; nadie la reconoce, no tiene poder político, ni económico, y peor aún, nadie obedece sus órdenes.

Esta es parte de la historia que recoge la Compañía La Trompeta en su nuevo montaje llamado Lucía, trabajo que está inspirado en las biografías de diversas esposas de dictadores, pero que se centra en una en particular: Lucía Hiriart de Pinochet.

Esta obra fue creada durante 2014 y se trabajó de acuerdo a distintos textos, uno de ellos, Doña Lucía de Alejandra Matus en donde se relata, desde cómo Lucía se convirtió en la pareja de Pinochet, hasta cómo en la actualidad mantiene escasos con sus cercanos.

Según Sebastián Vila, director de la obra, en el montaje se muestra una Lucía con innumerables facetas. “Es una obra que muestra varios lados de ella, pero por sobre todo, es la mujer del dictador, es la mujer que creó CEMA Chile y es la mujer que no acepta vivir en el anonimato, sin el poder que tenía antes”, dijo.

Vila explicó también que en Lucía se da a conocer, por ejemplo, cómo ella llega a un escenario muy familiar, el edificio Diego Portales, y se da cuenta de que nadie acata sus mandatos.

Bajo esta dinámica el director comentó que Lucía, junto con no entender la situación  y junto con no sentirse importante, comienza a recordar escenas claves de la Dictadura, como por ejemplo, sus declaraciones de prensa en contra de los derechos humanos o la creación de CEMA.

Según Vila, uno de los objetivos principales de esta obra es “traer de vuelta a Lucía”.

“Buscamos reflexión y recordar, traer ese personaje que hoy goza de anonimato y de impunidad. Ella por una serie de resquicios legales ha salido libre, y nosotros con esta obra queremos volver a confrontar ese personaje. Queremos traerla de vuelta y queremos reírnos, porque recordemos que esta obra es una comedia. Pero no es una burla. Es una risa que intenta generar la reflexión”, indicó.

Además, según Vila una de las ideas es repensar la imagen de la mujer tras el poder. De acuerdo a esto indicó que la personalidad de Lucía es muy similar a la de Lady Macbeth.

En la elaboración del personaje Vila comentó que se destacaron ciertos elementos de Hiriart, entre ellos, su religiosidad y su conservadurismo.

Esta obra está dirigida por Sebastián Vila y en la dramaturgia se encuentra Ximena Carrera. Por otro lado, el elenco está conformado por Carmina Riego y Gonzalo Pizarro.

Lucía se exhibirá en el GAM desde el 4 hasta el 26 de julio.  Las entradas tienen un valor de $6.000  (entrada general), $ 4.000 (estudiantes y tercera edad) y  $5.000 y $3.000 (preventa).