Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 23 de julio de 2024


Escritorio

El príncipe y los intelectuales


Martes 13 de octubre 2015 10:21 hrs.


Compartir en

Los príncipes se valen de los intelectuales mientras ellos les son útiles para sus logros. Cuando los intelectuales se ponen al servicio de los intereses del príncipe y formulan justificaciones para sus actos o los inspiran en decisiones que les darán más poder (caso Guzmán con Pinochet). Pero cuando el intelectual no le sirve al príncipe, entonces será considerado enemigo y aunque se parte sólo por descalificaciones (“él no sabe de política”, por ejemplo), se puede terminar con las más atroces persecuciones. Es cierto que hay veces que los intelectuales pueden tener aproximaciones muy distintas sobre las decisiones que se deben tomar y entonces se abrirá un debate que puede ser muy conveniente en la sociedad. Nadie tiene “siempre” la razón y todos, incluso los príncipes que se sienten superiores, pueden equivocarse. Incluso hay algunos que tienden a equivocarse mucho.

Hay cuestiones prácticas en las que la mera teoría no basta. Pienso, por ejemplo, en el sistema de movilización colectiva de Santiago, cuando el Presidente Lagos Escobar encarga a teóricos que nunca andaban en micros la elaboración de un plan de cambios radicales. Claro, ése fue un error. Pero descalificar a los intelectuales como lo ha hecho Ignacio Walker, con el coro de algunos políticos acomodados al poder, es propio de quienes se creen superiores o dueños de un poder especial.

El tema no es entre el senador y Engel, sino entre los intereses del primero y sus colegas con la mirada de una sociedad cansada de abusos. Tuvimos una larga dictadura y luego una política encapsulada que se ha ido desprestigiando crecientemente. Este desprestigio no sólo es fruto de la desvalorización que la dictadura hizo de la política, sino sobre todo de la acción (conducta) de los dirigentes políticos durante los últimos 26 años. Desde el indecoroso pacto de transición que los lleva a adoptar las orientaciones básicas del sistema de Guzmán y Pinochet hasta la conducción cupular que inhibe la participación y desvaloriza la acción política.

No cabe duda que una democracia sin partidos no funciona, porque termina en manos de caudillos y de aventureros o cautiva por quienes solo se mueven por sus intereses. Lo vemos en Venezuela, por ejemplo, donde la crisis de los grandes partidos por su corrupción y mediocridad terminó en lo que hoy existe. Pero eso no puede significar que los partidos tengan permitido hacer lo que les plazca a sus dirigentes. Los partidos se deben a dos realidades: su doctrina y sus militantes. Los partidos sin doctrina (partidos programáticos, pragmáticos, de clase, de intereses) pueden dañar severamente la convivencia democrática, pues sus decisiones no tienen más permanencia que la conviene a sus dirigentes. Los partidos sin militantes reales, falsifican la democracia. Decir que la Democracia Cristiana, por ejemplo, tiene 110 mil militantes es una alteración de la realidad, pues en sus elecciones internas nunca votan más de 20 mil. Y eso pasa en todos los partidos. Entiendo que los dirigentes que esperan recibir dinero del Estado por cada militante inscrito, quieran seguir manteniendo la realidad actual. Pero reconozcamos que eso es un atentado a la ética y a la democracia. Tener partidos falseados es tan grave como no tener partidos, porque lo que sucede es que la democracia se desvaloriza, abriendo el camino a aventuras de diversas especies.

Necesitamos certezas: que los que quieren ser militantes lo digan claramente en un acto personal de renovación del compromiso y no mediante subterfugios o trampas. Ampliar plazos no es sino una manera de seguir postergando lo central.

Pero el príncipe quiere seguir gobernando y para eso necesita intelectuales que le sirvan y no lo critiquen. Entonces dice que él sabe de política y el intelectual no. Dice que él conoce la realidad y nadie sabe tanto como él, aunque haya estudiado y, sobre todo, sea capaz de pensar en forma libre. Separa el pensamiento y las ideas de la acción política, tal como separa la ética de su propia conducta u olvida la doctrina que no le sirve a sus intereses de poder.

El senador Walker no tuvo reparos en contradecir la voluntad de los miles de militantes que aprobaron ciertas pautas claras de acción para los demócrata-cristianos en el V Congreso de 2007. No le importó que se acordara el rechazo a los aportes de las empresas a los candidatos ni que se dijera que el voto debía ser obligatorio igual que la inscripción. Porque él tiene su propia mirada y es la que vale. Dice que no se puede responsabilizar a los militantes: estamos de acuerdo, pues ha sido él como dirigente el que ha hecho daño al Partido. Él y quienes le han dado sustento han conducido a la reducción de los electores reales, a la disminución de casi un millón de votos de la DC, al desprestigio de la tarea política y al deterioro ético.

Mientras antes y mejor se haga el proceso de reafiliación, más posibilidades tenemos de que la democracia se fortalezca y que los partidos tengan dirigentes que representen lo que sus bases piensan.

¡Cuidado intelectuales, los príncipes están en armas!