Diario y Radio U Chile

Escritorio

Argentina a horas de elección presidencial que define futuro del kirchnerismo

Este domingo, el pueblo argentino definirá al próximo mandamás de Casa Rosada en unas elecciones presidenciales que se anticipan favorables al oficialismo, encarnado en el sucesor de Cristina Fernández, Daniel Scioli, representante del Frente para la Victoria. Mientras que sus más cercanos perseguidores, Mauricio Macri, del derechista pacto Cambiemos, y Sergio Massa, del progresista Frente Renovador, aspiran llevar el resultado final a una segunda vuelta.

Gonzalo Castillo

  Sábado 24 de octubre 2015 17:58 hrs. 
Scioli, Macri y Massa

Con el reparto de las urnas y boletas electorales por el territorio por parte del Correo Argentino, se dio inicio al proceso electoral que determinará al futuro Presidente de la Nación Argentina, que en los próximos cuatro años ocupará el sillón de Casa Rosada.

Los principales candidatos a quedarse con el triunfo este domingo son, en orden decreciente, Daniel Scioli, quien representa al oficialista Frente para la Victoria, Mauricio Macri, ex presidente de Boca Juniors y jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, quien lidera la alianza de derecha Cambiemos, y Sergio Massa actual diputado, ex intendente de Tigre y ex jefe de gabinete de Cristina Fernández, líder del progresista Frente Renovador.

En general, si bien tanto las encuestas como los expertos electorales anticipan la posibilidad de que la elección se defina en segunda vuelta, no obstante el triunfo final del ungido por Cristina Fernández como su sucesor, Daniel Scioli se da por descontado, ya que ni Macri ni Massa han sido capaces de presentar un proyecto que ponga en riesgo las políticas de protección social anunciadas por Scioli que se implementarán en caso que resulte electo.

En materia del proceso eleccionario, la Cámara Nacional Electoral implementará fuertes medidas para asegurar la transparencia de los comicios. De partida, más de 96 mil efectivos de las Fuerzas Armadas y de seguridad federales y provinciales custodiarán los 15 mil establecimientos en los que podrán votar más de 32 millones de electores a lo largo y ancho del país.

“La seguridad, la organización y la absoluta transparencia de las elecciones generales que se celebrarán este domingo están plenamente garantizadas”, aseguró el ministro de Justicia, Julio Alak, quien agregó que “el acto electoral contará con el control de 190 mil presidentes de mesa y suplentes, elegidos por la Justicia Federal con competencia electoral, y la participación de unos 500 mil fiscales de los partidos políticos”.

Además, el titular de Justicia recibió este viernes a una nutrida delegación internacional compuesta por magistrados, académicos y expertos en temas electorales quienes participarán como observadores en las elecciones de este domingo, como parte de las medidas pro transparencia de estas votaciones.

Otras de las medidas que se implementarán para asegurar un proceso eleccionario limpio, está la identificación precisa del personal que trasladará las papeletas desde los locales de votación hasta los centros de carga de datos. Y si bien la Cámara Electoral había pedido que se dotara de GPS a todos los móviles que deben hacer el traslado de la documentación, finalmente sólo los camiones que deban recorrer largos trayectos contarán con este sistema.

Además, una vez que finalicen los primeros escrutinios se darán a conocer los primeros cómputos provisionales, sin embargo habrá que esperar hasta el martes para que el escrutinio definitivo comience y se conozcan los resultados definitivos y oficiales de la votación.

En el caso que el ganador de esta primera vuelta lo haga con más del 45 por ciento de los votos, inmediatamente es ungido como Presidente de la República. También si consigue el 40 por ciento de los votos, siempre y cuando obtenga una ventaja de más de 10 puntos con respecto del segundo.

Se espera que a las 23 horas de este domingo se entreguen los primeros cómputos, aunque las autoridades anunciaron que si existen datos confiables con anterioridad, es posible que se haga un primer balance de votos más temprano.