Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 5 de marzo de 2024


Escritorio

Con marcha en Santiago conmemoran muerte de comunero Alex Lemún

Paula Correa

  Viernes 13 de noviembre 2015 16:17 hrs. 
103

Compartir en

Este jueves se cumplieron 13 años del asesinato del joven mapuche Alex Lemun, quien murió en Temuco cinco días después de recibir un impacto de bala en la cabeza por parte del oficial de Carabineros Marco Aurelio Treuer.

En noviembre de 2002, el dirigente de sólo 17 años fue herido mientras participaba en la recuperación del Fundo Santa Elisa, en la comuna de Ercilla, terreno de la empresa Forestal Mininco, de la firma CMPC, del Grupo Matte.

Luego del asesinato del Lemun, se desarrolló  la llamada “operación paciencia”, un operativo policial diseñado durante el gobierno de Ricardo Lagos para contener a las comunidades movilizadas.

Para el abogado Lorenzo Morales, defensor de diversas causas mapuche, el sobreseimiento de la investigación de la muerte de Álex es uno de los casos más representativos de la forma en la que actúa el Estado chileno: “Es uno de los casos más emblemático en términos de impunidad total porque la Fiscalía Militar sobreseyó a todas las personas involucradas, no dejando ninguna posibilidad a las personas que querían articular los derechos pertinentes para abrir el caso. Se intentó vanamente y el sobreseimiento era tan fuerte que finalmente produjo un equivalente jurisdiccional de tanto peso como el de una sentencia”, afirmó.

Por ello, los comuneros marcharon por Santiago recordando la muerte de Lemun. Matías Painemilla, werkén del hogar mapuche Remulikan expresó su disconformidad ante los proceso judiciales en los casos de Álex Lemun, Jaime Mendoza Collío, Matías Catrileo y otros dirigentes, apuntando a la necesidad de manifestarse ante lo que consideró “señales de discriminación” y “las más claras injusticias hacia el pueblo mapuche”.

La familia decidió llevar el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), acción que se concretó a través del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL)  el 2006.

El caso fue admitido a inicios del 2013, evidenciando una posible violación a la vida, la integridad personal, la protección especial a la niñez, la igualdad ante la ley, las garantías judiciales, y a la protección judicial. En estos momentos la causa está en pleno trámite y avanza su revisión en los Tribunales Internaciones.

Síguenos en