Diario y Radio U Chile

Año XI, 8 de diciembre de 2019

Escritorio

Antofagasta exige ser declarada zona saturada de contaminación

El agua y sectores residenciales están contaminados con sustancias altamente tóxicas, por eso el municipio y el Colegio Médico nacional piden que el Tribunal Medioambiental defina la categoría. Además, anuncian manifestaciones de no existir un plan de contingencia inmediato para cuidar la salud de los habitantes.

Diario Uchile

  Sábado 20 de febrero 2016 13:21 hrs. 
ANTOF

“Lo que está viviendo la comuna de Antofagasta es una situación dramática y gravísima, nosotros hemos realizado una sería de medidas, pero que no solucionan el tema de fondo. Nos sentimos aislados, no escuchados por las autoridades”.

Con esas palabras la alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo describió el crítico momento que vive el lugar. Los problemas de contaminación se vuelven insostenibles, por ello las autoridades municipales en conjunto con el Colegio Médico de Chile pedirán al Tribunal Ambiental declararla zona saturada.

No solo existe contaminación en las aguas de la ciudad, las que según un reciente estudio contienen niveles de hierro por sobre la norma. Además, existe una segunda investigación que detectó alta concentración de polimetales em sectores residenciales cercanos al puerto, donde actualmente se acopian concentrados de cobre.

Según el documento elaborado y difundido por el gremio galeno, en el polvo se encontraron altos niveles de arsénico, cadmio, plomo y manganeso. Sobre el plomo, las cantidades superarían en tres veces la norma canadiense para el material particulado sedimentable.

De visita en la zona. El toxicólogo de la Universidad de Chile y presidente del Departamento de Medio Ambiente del Colegio Médico, Andrei Tchernitchin, explicó que “el estudio de bioaccesibilidad demuestra la alta toxicidad, porque se disuelve en el estómago y luego pasa a la sangre un porcentaje importante, causando daño”, según comentó a El Mercurio.

En ese escenario, las autoridades locales evalúan dirigirse hasta La Moneda con sacos de polvo sedimentoso en señal de protesta, mientras exigen un plan de descontaminación para evitar que más gente enferme y muera de cáncer o enfermedades cardiacas, consecuencias directas de la exposición a las sustancias tóxicas descritas.