Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 6 de diciembre de 2022

Escritorio

La responsabilidad del Estado en la contaminación del lago Llanquihue

La Superintendencia de Servicios Sanitarios cursó una multa millonaria a la sanitaria que opera en la cuenca del Llanquihue por el uso injustificado de aliviaderos de aguas lluvias. Los alcaldes de Llanquihue y Puerto Varas anunciaron nuevas acciones en contra de la empresa de aguas.

Francisco Velásquez

  Jueves 28 de junio 2018 17:35 hrs. 
file_20170927200549

Compartir en

Una multa de cuatrocientos millones de pesos cursó la Superintendencia de Servicios Sanitarios a la empresa ESSAL por hacer un uso injustificado de los aliviaderos de tormentas.

Las acusaciones del municipio de Puerto Varas respecto de esta situación datan desde el año 2010, pero solo en 2017 el alcalde Ramón Bahamondes interpuso una denuncia en contra de la sanitaria en el Tribunal Ambiental de Valdivia por la contaminación del acuífero.

Este caso tiene varias aristas, ya que el uso injustificado de aliviaderos de aguas lluvias por el que la sanitaria fue multada responde a una falta de infraestructura por la que el Ministerio de Obras Públicas debería responder. En entrevista con Diario y Radio Universidad de Chile, el Seremi de Obras Públicas de la región de los Lagos, James Fry, dijo que “la Contraloría General de la República no ha generado las acciones pertinentes para destrabar la toma de razón de los planes maestros”.

Lo que significa que lo único que falta para revertir la ausencia de infraestructura de colectores de aguas lluvias es la toma de razón del organismo fiscalizador, para que esto pase a la firma del Presidente de la República, Sebastián Piñera.

Otro de los involucrados es el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, ya que, según el alcalde de Puerto Varas, son ellos los que deberían resguardar que el desarrollo de la construcción en la comuna responda a un desarrollo que permita seguir con un buen funcionamiento como ciudad, pero por el contrario, existe una apertura absoluta a permitir todo tipo de desarrollos inmobiliarios. Por parte de la comuna, el edil ha asistido a la Comisión de Vivienda de la Cámara de Diputados para resguardar estos tópicos y se encuentra en conversaciones con la Cámara Chilena de la Construcción, que, según la autoridad, es necesario vigilar en su proyección.

La empresa ESSAL es la concesionaria desde el año 2000 y, según el alcalde Bahamondes, en el contrato suscrito por la empresa y el Estado se presentó un diagnóstico de la comuna y su situación sanitaria, documento que debió ser revisado en 2010.

El alcalde planteó que “el ducto que recoge todas las aguas servidas de Puerto Varas tiene un diámetro de 20 centímetros, lo que hace imposible trasportar el flujo que hoy tiene la ciudad, ya que la población ha crecido un 30 por ciento en 17 años, lo que ha traído también una nueva urbanización que ha colapsado el plan obsoleto de la sanitaria ESSAL”.

El alcalde de Llanquihue, Víctor Angulo, dijo que espera que la multa cursada a la sanitaria “sirva para que la empresa tome conciencia respecto a los cuidados que tiene que tener con nuestro medio ambiente, tanto del lago Llanquihue como del río Maullín”.

A lo que agregó que “es importante esta demanda, porque estamos apuntando a que la empresa no siga vertiendo aguas sin tratar al río Maullín, pensando que esto es una fuente de diversidad importante y que la comuna de Maullin está trabajando para que este afluente, desde su nacimiento, sea declarado santuario de la naturaleza, y para eso necesitamos que esté libre de contaminación”.

Frente a esto, el edil de Puerto Varas,  planteó que con acciones como las de la sanitaria “nos estamos farreando un país por objetivos cortoplacistas, en el sentido que lo que existe bajo la tierra, como minerales, se va a terminar, y tenemos proyección bajo otros aleros de desarrollo, como el turismo, la identidad del territorio y de su comunidad, es ahí donde el estado debe poner el acento”.

A lo que Ramón Bahamondes agregó que “el que la Superintendencia de Servicios Sanitarios haya impuesto una multa viene a redoblar nuestra confianza en que no vamos a fallar en los Tribunales Ambientales. Porque los afectados acá es la gente más humilde que usa nuestro lago en tiempo de verano, porque es la alternativa de distracción y porque es una reserva natural que es única en el planeta, cómo vamos a contaminar el tercer lago más grande de Sudamérica”.

Este complejo problema sanitario tendrá una nueva causa, pero esta vez será de parte de la comuna de Llanquihue, que interpondrá una demanda en Tribunales Ambientales en contra de la Sanitaria ESSAL por contaminar con aguas no tratadas el cauce del Río Maullín.

“Contratamos lo servicios de la Universidad Austral, quienes van a hacer el análisis de las aguas y así tener antecedentes de respaldo mucho mejor elaborados, para que nuestra demanda sea viable y poder lograr que la empresa no siga botando aguas que no estén tratadas sanitariamente al río Maullin”, planteó la máxima autoridad de Llanquihue.

En la mima línea, el jefe comunal planteó que como comuna se oponen tajantemente a la ampliación de la planta de tratamiento ubicada en Llanquihue, la que recibe los residuos de dicha comuna y Puerto Varas. Víctor Angulo, dijo que exigirá que se construya una planta para las comunas vecinas, porque no están dispuestos a tener todos los residuos en Llanquihue.

También adelantó que la comuna de Maullín pretende iniciar los trámites para que el río sea declarado santuario de la naturaleza, y para esto debe estar libre de contaminación.

Síguenos en